Embarazo y Asma


el asma en personas embarazadas
El embarazo es un período de cambios constantes a nivel orgánico y mucho más si la embarazada padece de algún tipo de enfermedad como por ejemplo asma, lo que genera la necesidad de manejar muy bien los síntomas para llevar adelante su salud y la de su bebé.

El asma debe mantenerse controlada durante todo el embarazo ya que de lo contrario podría resultar un problema tanto para el bienestar de la mujer como para la sobrevivencia y el crecimiento del bebé. Lo importante en este caso es prevenir los problemas para evitar internaciones desnecesarias, ausencias al trabajo y visitas constantes al especialista.

Las embarazadas, deben evitar, en lo posible, los factores que pueden generarle un episodio de asma, incluidos alérgenos específicos como los acáridos del polvo en la casa, pelos de animales o productos irritantes como el humo de cigarrillo.

Una vez confirmado el embarazo es necesario hacer una consulta con el médico especialista en alergias para determinar cuál será la mejor manera para manejar el asma y qué tipo de medicamentos deben tomarse. El especialista será el encargado de indicar los medicamentos más eficaces tanto para el problema de asma como para la alergia y que puedan utilizarse sin peligro durante el embarazo.

Estudios recientes han demostrado que un asma maternal bien llevada durante el embarazo no incrementa el riesgo de complicaciones ni para la madre ni para el bebé, ya que con una debida atención éste  nacerá sano y sin ningún tipo de problemas.

Sin embargo, existe una relación directa entre el bajo peso al nacer y el asma, por ello es tan importante controlar los síntomas de la enfermedad.

El asma incontrolada genera una disminución en la cantidad de oxígeno en la sangre de la madre y como el bebé recibe oxígeno de ella una reducción en la cantidad puede generar una cantidad menor de oxígeno en la sangre del feto. Todo esto interfiriere en el crecimiento y afecta la supervivencia del feto, que necesita un suministro de oxígeno de manera constante para su desarrollo y crecimiento normal.

Los medicamentos inhalados para controlar el asma son apropiados para embarazadas, ya que es mayor el riesgo de padecer asma incontrolada. Sin embargo, los medicamentos por vía oral deben evitarse a menos que sean absolutamente necesarios para controlar los síntomas.

Existe una tendencia a que el asma empeore durante el embarazo cuando está finalizando el segundo trimestre, cosa que no ocurre con tanta frecuencia si el asma está bajo control.

La inmunoterapia o “inyecciones contra la alergia” no están contraindicadas durante el embarazo ya que no afectan al bebé y por otra parte, la mayoría de las mujeres con asma pueden realizar técnicas de respiración Lamaze sin dificultad.

Es importante mantener todos los cuidados mencionados y tratar de controlar el asma durante todo el embarazo, con el acompañamiento del médico.

 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (sin votaciones todavía)
Cargando...
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.