Flebitis


Compártelo

flebitis

¿Qué es la flebitis?

Las enfermedades que terminan en ‘itis’ significa inflamación, por ejemplo otitis es inflamación de oído, meningitis es inflamación de las meninges; en este caso flebitis significa inflamación de una vena. No confundir con las varices que son dilataciones permanentes y anormarles en las venas (aquí puedes saber sobre las varices).

Las venas superficiales, es decir aquellas de la piel se pueden inflamar dando origen a la flebitis superficial o puede darse la flebitis profunda si la vena inflamada esta en algún tejido bajo la piel.

La flebitis superficial ubicada en manos, brazos, pies y piernas es una enfermedad que no causa complicaciones mayores y se entiende como una enfermedad benigna con un buen pronóstico médico. Solamente si la flebitis superficial se da en la vena safena, que se encuentra ubicada en la parte interior de ambas piernas, la flebitis superficial puede ser el síntoma de una flebitis venosa profunda por lo que requiere exámenes médicos adicionales para tener un correcto diagnóstico.

La tromboflebitis venosa profunda (FVP) se diagnostica si la inflamación de la vena es causada por un coagulo en una vena no superficial y requiere de exámenes médicos para descartar complicaciones.

La flebitis se puede complicar si se forman coágulos dentro de las venas inflamadas, si el coagulo se encuentra bien adherido a la pared de la vena pero no bloquea por completo y permite el flujo sanguíneo se llama trombo-flebitis cuyo pronóstico no es malo. Sin embargo, esta situación puede progresar hasta generar una trombosis que es el taponamiento de una vena por un coagulo lo suficientemente grande, este taponamiento hace que la sangre no llegue a determinados órganos generando cuadros clínicos graves.

Otra forma de complicación de la flebitis es la embolia pulmonar, esta es una complicación mayor de la flebotrombosis y se da porque dentro de la vena inflamada se forma un coagulo que no está adherido a la pared de la vena, este coagulo puede migrar a través del flujo sanguíneo; si el coagulo llega al pulmón lo obstruye y de no ser tratado a tiempo, la embolia pulmonar es mortal.

 

Causas

Entre las causas que la pueden producir, citamos las siguientes:

  1. Genético: como en la mayoría de las enfermedades, la genética juega un factor de riesgo relevante. Así, si un familiar de primer o segundo grado sufre de flebitis, es más probable que el paciente también la desarrolle.
  2. Inactividad prolongada: en algunas ocasiones la falta de actividad en algún órgano lo deteriora. No solo los músculos se atrofian sino que también las venas sufren cambios pudiendo dar origen a inflamación venosa o flebitis. Esta inactividad se puede dar por un periodo de convalecencia o por ejemplo cuando se dan viajes largos recurrentes y las extremosidades se encuentran sin actividad por horas.
  3. Sedentarismo: la falta de actividad física puede llegar a ocasionar la flebitis por deterioro de las venas y arterias.
  4. Abuso del alcohol: el consumo frecuente y / o en grandes cantidades de alcohol afecta a muchos órganos como el hígado y el estomago; sin embargo, el daño no se limita al aparato digestivo, al mismo tiempo, el abuso del alcohol afecta de manera generalizada el sistema cardiovascular pudiendo ser una causa de la flebitis.
  5. Tabaquismo: el uso frecuente del tabaco es un factor de riesgo para muchas enfermedades, no solamente es nefasto para los pulmones; dentro de las enfermedades que tienden a aparecer mas entre los fumadores se incluyen las que se relacionan con el corazón, las arterias y las venas por lo que la flebitis se encuentra incluida en la lista.
  6. Varices: las venas que son visibles y están abultadas en la piel pueden evolucionar en flebitis debido a que se encuentran más expuestas y por lo tanto son mucho más susceptibles a golpes o roces que pueden generar coágulos sanguíneos.
  7. Cánceres subyacentes: muchas veces la flebitis nos puede estar indicando que bajo esa vena inflamada algo más está ocurriendo. En algunos casos prestar atención a la flebitis y hacer exámenes de diagnóstico suficientes puede contribuir a la detección temprana de enfermedades como el cáncer. El cáncer es el crecimiento anómalo de células tumorales malignas,  este crecimiento puede estar generando presión en las venas y dar origen a la flebitis.
  8. Bacterias: estos organismos pueden estimular la inflamación de las venas, en este caso la flebitis se puede revertir por medio del tratamiento con antibióticos.
  9. Soluciones irritantes o vesicantes en contacto con la vena: algunas veces por exámenes médicos se inyectan compuestos irritantes que pueden generar la inflamación temporal de la vena. En otras ocasiones el uso de drogas alucinógenas por vía intravenosa pueden estar irritando las paredes de las venas causando la flebitis.
  10. Trauma local por golpe: esta es una de las causas más comunes de la flebitis. La vena se inflama después de haber tenido un golpe o accidente.
  11. Trauma por venoclisis: este trauma se origina en la vena por la introducción de una aguja o catéter de una forma incorrecta.

 

Síntomas de la flebitis

Normalmente en casos de flebitis leve, no hay síntomas salvo un ligero abultamiento en la vena; sin embargo, si la flebitis no es leve los síntomas son:

  1. Abultamiento en la vena: la vena inflamada a simple vista se nota abultada, más grande de lo normal, este síntoma facilita el diagnóstico.
  2. Eritema: en la zona donde se encuentra la vena afectada la piel se nota enrojecida.
  3. Dolor: la flebitis puede causar dolores que van desde leves a agudos que pueden incluso llegar a afectar el sueño. Se debe prestar atención si el dolor se torna mayor porque puede indicar que el coagulo podría estar migrando lo que puede llevar a situaciones graves como la embolia pulmonar o derrame cerebral.
  4. Sensibilidad: la vena inflamada es extremadamente sensible al tacto, la fricción, rose o hoque con algún objeto genera dolor. Muchas veces incluso la ropa causa reacciones dolorosas.
  5. Fiebre localizada: la flebitis causa que la zona en la que se encuentra la vena inflamada tenga una temperatura más alta que la del resto de la piel cercana.

 

Diagnóstico

El diagnóstico de la flebitis debe ser realizado por un médico especialista. Los síntomas visibles pueden acercarnos a una presunción del diagnóstico. Por ejemplo, la inflamación o hinchazón de la zona que tengamos afectada, el dolor en dicha parte del cuerpo, el calor,… Fundamentalmente, se detecta porque la persona se muestra muy sensible a la hora de tocarse esas zonas. Se reacciona inmediatamente al tacto sintiéndose un fuerte dolor. Muchos piensan que el enrojecimiento de la piel es un síntoma que debe darse en todos los casos de flebitis, pero están equivocados. No siempre aparece este enrojecimiento, por lo que debemos tener en cuenta que no se trata de un síntoma indispensable a la hora del diagnóstico, aunque sea muy frecuente.

Aparte de la inspección táctil y visual que realiza el especialista, hay una serie de pruebas que nos acercan a un diagnóstico más certero. Se realiza la toma de la tensión arterial, la temperatura, se hacen revisiones de la circulación,…

El D-dímero es una prueba muy usada en estos casos. Se trata de un examen de sangre que detecta problemas de circulación. Además de para detectar flebitis, es muy útil en casos de accidentes cerebro-vasculares o embolias pulmonares, por ejemplo. A la hora de la extracción de sangre cada persona reacciona de una manera en función de diversos factores, por ejemplo, de su umbral de dolor. Hay quien siente un fuerte dolor y quien apenas lo detecta.

El D-dímero es un producto químico que sueltan los coágulos cuando empiezan a corromperse. Si el resultado de la prueba es positivo, esto indica que hay coágulos en nuestro organismo. No obstante, uno de los aspectos más criticados de esta prueba es que puede haber gran número de “falsos positivos” dado que hay factores que pueden alterar el resultado, por ejemplo, el embarazo, una enfermedad cardíaca, el haberse operado hace poco tiempo o el tener más de 75 años. Incluso las estaciones del año pueden influir, siendo más probable que salga positivo en otoño sin necesidad de que haya coágulos en realidad. Por otro lado, este examen es algo inexacto ya que advierte de la probable presencia de coágulos pero no dice dónde ni en qué cantidad. Para eso, se precisan nuevas pruebas.

La biopsia de la piel puede ser una prueba definitiva para diagnosticar la flebitis certeramente.

Es necesario hacer un diagnóstico diferencial con otras patologías como la celulitis, esto es, una inflamación del tejido de las células que se encuentran por debajo de la piel. Aparece sobre todo en las piernas, el abdomen y los glúteos. También se hace diagnóstico diferencial con la linfangitis, es decir, la inflamación de los ganglios linfáticos.

 

Tratamiento

tratamiento de la flebitisEl tratamiento de la flebitis dependerá de la situación, extensión y los síntomas que se presenten. No se llevará a cabo el mismo tratamiento si es una flebitis más superficial que si es una trombo-flebitis venosa profunda, por ejemplo.

En general, se suelen recetar:

  • Antibióticos.
  • Analgésicos.
  • Anti-coagulantes.
  • Aplicación de compresas calientes.
  • Medias de compresión.
  • Anti-inflamatorios no esteroides.
  • Trombolíticos.

Recomendaciones específicas como caminar o levantar la zona que esté afectada para que la inflamación se reduzca.

El pronóstico de recuperación es bastante bueno, aunque en los casos de la tromboflebitis profunda, el tratamiento suele ser más largo. Hay veces que, en cuestión de meses, la recuperación es muy notable. Sin embargo, también es cierto que pueden reaparecer y retomar el tratamiento o sustituirlo por otro para ver si resulta más eficaz.

 

Prevención

Realizar ejercicio físico moderado y a diario. Es fundamental evitar llevar una vida sedentaria, dado que es uno de los principales factores de riesgo de la flebitis. Muchas veces pensamos que tenemos que correr varios kilómetros, nadar bastantes largos en la piscina o hacer piruetas cual gimnasta rítmica. Nada más alejado de la realidad. Con caminar 30 minutos al día es suficiente. Esta es una manera excelente de oxigenarnos y que la sangre se distribuya por nuestro organismo de una manera adecuada. Si practicamos algún deporte, mejor. Pero si no, con evitar la pasividad ya estamos dando un primer gran paso. Se puede probar a usar más las escaleras y menos el ascensor. Otro día puedes ir a comprar la carne a un establecimiento que esté un poco más alejado de tu casa que el habitual. Un ejercicio tan sencillo como eficaz es alternar ponerte de puntillas y volver a la bipedestación mientras te lavas los dientes. Vas alternando ambas posiciones y, sin esfuerzo, estarás fortaleciendo gemelos. Esto son sólo algunos de los ejemplos que puedes llevar a la práctica. A la hora de caminar, es recomendable que cambies las rutas para no aburrirte o que pidas a algún familiar o amigo que te acompañe. Hacerlo por la orilla de la playa o al atardecer hará de este ejercicio una placentera experiencia.

Movernos después de permanecer sentados durante mucho tiempo o en la misma postura. Hay veces que no atendemos lo suficiente a los estiramientos y son fundamentales. Cuando hacemos un viaje largo en coche o avión, se debe parar cada hora y media o dos, no sólo para evitar la fatiga mental sino también para estirar nuestras piernas. Esto es extensible a personas que tienen que pasar muchas horas sentados debido a su profesión: oficinistas, escritores, funcionarios que están en ventanillas de atención al público, secretarias, sastres,… Es necesario levantarse, estirarse, dar unos pasos y retomar la tarea. Un ejercicio muy bueno es simular que estamos pedaleando en una bicicleta pero tumbados en la cama boca arriba.

Estar bien hidratados. Con el sudor también se pierden minerales necesarios para nuestro organismo, por lo que tenemos que recuperarlos bebiendo mucha agua y/o bebidas mineralizadas. Hay que beber, aunque no se tenga sed, sobre todo en verano. Las personas mayores y los niños son especialmente sensibles a la deshidratación.

No fumar.

Si somos propensos a la flebitis, es necesario usar medidas de compresión. En las farmacias y ortopedias encontraremos medias que son muy útiles y eficaces.

Llevar una dieta sana y equilibrada. No deben faltar alimentos ricos en vitaminas E y K. Algunos alimentos anti-coagulantes son: fresas, naranjas, zanahorias, tomates, piñas, albaricoques y kiwis.

Quizás también te interese conocer sobre:
 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (31 voto, media: 4,32 de 5)
Cargando…
 
imagen libro de remedios caseros

SUSCRÍBETE GRATIS Y OBTÉN EL LIBRO DE "REMEDIOS CASEROS"


  • + 300 REMEDIOS
  • + 640 páginas
  • Con consejos, causas y mucho más!!

Más de 40.000 personas ya lo tienen!!

 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 Comentarios en “Flebitis

  • Lauro Germán

    Fuera de serie, fue este Informe, y este Especialista debe ser Grado 5, a mi criterio, por toda la información que aportó, además del texto que lo acompaña.

  • Aristides

    Creó todo estos artículos son de gran valor además son muy prácticos para intervenir con rapidez y a un corto plazo y así evitar problemas mayores.

    • Mundo Autor

      Muchas gracias Dolors por tus palabras. Uno siempre intenta hacer los artículos lo mejor posible, aunque siempre pueden salir mejor unos que otros, o para unos gustar unos y otros no,… .

      Saludos

  • angela pacheco

    me gustaría tener su apoyo para aconseje que hacer con una fuerte inflamación de gota en los pies y al inicio de las nalgas algo muy desagradable con mucha comezón y que me molesta mucho y que no se apaga la inflamación con hielo ni la maisena pero no se me seca para que no sufra mas de la iritacion por favor solicito su asistencia medica profesional me es muy importante por favor

    • Mundo Autor

      Hola Angela, en cuanto a la Gota, en la sección de remedios caseros puedes encontrar información y alguno consejos y recomendaciones.

      Decir que es aconsejable consultar con un médico y éste podrá chequear y recetar algunos medicamentos si lo cree necesario para su tratamiento.

      Luego también decir que para la gota el estilo de vida y la dieta es muy importante, se recomienda:

      – Disminuir el consumo de alcohol.
      – Hacer ejercicio regularmente.
      – Estar en un peso adecuado.
      – Tomar suplementos de vitamina C en algunas persona ayuda.
      – Tomar alimentos saludables y naturales.

    • Mundo Autor

      Hola Ramón, te aconsejo que consultes con tu doctor o especialista que podrá conocer tu caso en concreto y el estado de tu tromboflebitis y decirte lo más adecuado para ella.

      En principio para su tratamiento se suele recomendar ejercicios muy parecidos para las varices, que ayuden a recuperar tono muscular y a que la sangre se movilice.
      Hay medias compresivas que pueden ayudar a evitar que se estanque la sangre en las venas dilatadas.

      Caminar, natación o bicicleta pueden ayudar a disminuir la presión en las venas. Hay que evitar estar largos períodos sentado y de pie quieto.

      Pero como cito al principio, te aconsejo consultar con tu doctor para que pueda hacer un chequeo sobre ello.

      Saludos