Celulitis infecciosa


Compártelo

celulitis infecciosa
Seguro que has escuchado varias veces en tu vida acerca de la palabra celulitis y tal vez tú eres una de las que también padecen de celulitis en el cuerpo, y es que esta condición bastante común en la piel, sobre todo en las mujeres y en algunos hombres es de lo más incómoda.

La celulitis está relacionada con la grasa que se acumula por debajo de la piel que presiona en contra de los tejidos que conectan y por tal motivo se forma la famosa piel de naranja. Pero la celulitis infecciosa no tiene ninguna relación con lo expuesto en este párrafo, este tipo de afección nada tiene que ver con las grasas acumuladas por debajo de tu piel (celulitis estética).

 

¿Qué es la celulitis infecciosa y cómo curarla?

Se trata de una enfermedad de la piel la cual no sólo ataca a una área del cuerpo sino que lo hace en varias capas de la piel del paciente que lo sufre. A ser una infección vendrá acompañada siempre de inflamación, dolores, calor y fiebre.

Los estreptococos y los estafilococos son las principales bacterias que se encargan de que una persona contraiga una enfermedad por celulitis infecciosa.

Este tipo de infección es bastante común en la población a nivel general pero es también común y puede convertirse en peligrosa y grave en las personas con un sistema inmune debilitado. Las personas que padecen diabetes (saber sobre la diabetes mellitus) o débil inmunidad son propensas en particular para desarrollar un cuadro de celulitis infecciosa.

La celulitis infecciosa usualmente comienza en un área pequeña de la piel con enrojecimiento e hinchazón, algunas veces inicia con una llaga abierta, otras veces no existe una ruptura de la piel o a la vista no se aprecia. La infección puede propagarse.

Usualmente para poder contraer dicha enfermedad es necesario estar en contacto con la bacteria, o sea con una persona enferma por la celulitis infecciosa o en contacto de algún objeto manipulado por esta persona.

Para el tratamiento de esta enfermedad se necesita acudir al médico y éste recetará los indicados antibióticos para poder controlar a tiempo la infección. Si la infección es ya muy grave podría recetar un antibiótico mucho más fuerte.

Para evitar contagiarse de esta enfermedad es necesario tener bien curadas las heridas y evitar que entren las bacterias por debajo de la piel. Si se piensa que se puede tener una celulitis infecciosa, por ningún motivo debe de haber automedicación. Lo ideal es acudir de forma inmediata al médico de confianza.

La celulitis infecciosa es una enfermedad que es bastante parecida a la foliculitis. Lo solo daña la piel o epidermis, sino que también alcanza capas más profundas. Puede causar en el paciente estados febriles como enrojecimiento, hinchazón, etc.

Como al principio comentábamos, no tiene nada que ver con la piel de naranja, puesto que en el caso de la celulitis infecciosa está producida por bacterias, de ahí ha recibido el nombre de celulitis bacteriana o infecciosa. En cambio la piel de naranja se trata solamente de una afección antiestética que surge de la acumulación de células grasosas en los adipocitos.

Vídeo de la doctora Laura Mijelshon donde te cuenta sobre esta patología
 

¿Cómo aparece la celulitis infecciosa?

Esta delicada patología ha surgido como consecuencia de una situación de infección, que generalmente se produce por bacterias del género estafilococo y estreptococo.

Para quedar afectada tiene que haber un contacto directo con cualquier ser vivo u objeto que posea dichos microorganismos. Después, deben atravesar las distintas capas de la piel, si no, solamente sería un portador de la enfermedad.

Hay diversas formas en las cuales las bacterias pueden penetrar la piel y ocasionar la patología:

  • Si se tiene un sistema inmunológico débil.
  • Si alguna vez se ha sufrido alguna patología vascular periférica.
  • Si el paciente tiene úlceras.
  • Si se tienen heridas superficiales en cualquier parte del cuerpo debido a una picadura o mordedura de insecto o a alguna caída.

Cabe resaltar que las bacterias no son las únicas que son capaces de ocasionar la enfermedad. Algunos hongos pueden ser los directos responsables.

En el momento en el que el microorganismo ha contaminado la piel, este comienza a dividirse y a proliferar sin control por sus distintas capas de manera transversal y longitudinal, aumentando el efecto de los síntomas y volviendo una urgencia la necesidad de aplicar un tratamiento.

Se pueden presentar en distintas zonas corporales como el tobillo, las piernas, la cara, la mama o inclusive en los ojos y puede aparecer tanto en niños como en adultos.

 

Síntomas de la celulitis infecciosa o bacteriana

celulitis bacteriana o infecciosa

  • Irritaciones e inflamaciones: las células, los macrófagos y otras células del sistema inmune de nacimiento liberan sustancias para luchar con la infección, provocando inflamaciones y enrojecimientos dolorosos.
  • La piel se endurece al paso que vaya avanzando la enfermedad.
  • Sudores, escalofríos y estados febriles. El sistema inmunitario causa un aumento de temperatura para poder combatir las bacterias que tratan de penetrar a través de la piel.
  • En ciertos casos se muestra una retención moderada de líquidos.
  • Erupciones en la epidermis. Al grado de extenderse dependiendo de la intensidad que haya adquirido la infección.
  • En la parte afectada se puede apreciar una pérdida de bello.
  • Dificultad y rigidez de movimiento en la articulación.

Con menos frecuencia hay ocasiones en las que aparecen otros síntomas más graves.

 

¿Hay tratamientos para esta enfermedad?

Al ser una enfermedad producida por microorganismos bacterianos, un cuadro de celulitis infecciosa debe tratarse fundamentalmente mediante antibióticos, los cuales se recetan durante 10 días aproximadamente. En función del nivel o gravedad que haya adquirido la infección, la duración del tratamiento puede ser mayor. En cualquier caso se ingiere por vía oral.

Después es cuando el médico profesional va a delimitar el área que resultó afectada o las áreas por la celulitis infecciosa, todo esto con el objetivo de hacer un seguimiento del caso durante los días posteriores. Para observar y conocer si la infección se redujo o en el peor de los casos, que se haya extendido.

Hay personas que prefieren elegir algunos remedios caseros y naturales, sin dejar los antibióticos de lado. Para paliar los síntomas, un truco excelente es poner en alto la zona con infección. De esta manera evitas que se enrojezca ya que no se concentrará la sangre en esa área.

Suele ser conveniente que se consulte al médico para determinar cuál es el tratamiento indicado a seguir, ya que si es muy intensa la afección, puede ser necesario un exhaustivo control del afectado. Es muy conveniente que se conozcan todos los síntomas para de esta manera evitar complicaciones.

Prevención y diagnóstico de la patología

hemocultivoCon el fin de evitar que surjan complicaciones, se necesita tomar en cuenta la prevención y el temprano diagnóstico de la celulitis bacteriana o infecciosa.

Uno de los más notados síntomas suelen ser el enrojecimiento y las irritaciones en la piel. Uno de los exámenes que se suelen hacer son pruebas de carácter físico, estas pruebas acrecientan los efectos inflamatorios.

El especialista, más adelante va a determinar que partes del cuerpo son las que fueron infectadas. De esta manera se podrá conocer el avance o disminución de la celulitis bacteriana.

Es de importancia saber qué tipo de bacteria es la causante, llámese estreptococo o estafilococo, la responsable de la enfermedad. Para esto hay una multitud de análisis, uno de ellos es el hemocultivo.

Prevenir el problema es muy sencillo pero también es muy importante. Los médicos siempre afirman que lo primero que se debe de hacer es curar de forma adecuada las heridas, esto porque es una de las maneras en las que los microorganismos penetran mucho más fácil las capas de la piel.

Aquí sí se puede seguir algunos consejos caseros que irán fenomenal para su prevención:

  • Ten la piel limpia a diario, evitar la acumulación de mugre y suciedad en la que puedan estar presentes estos microrganismos. Limpiar el cutis es esencial para prevenir cualquier infección, también prevenir cualquier tipo de herida por más pequeña que sea, de esta forma evitaremos las entradas a la enfermedad.
  • Mantener una buena alimentación.
  • Intentar no hacerse de heridas provocadas por errores pequeños como rascarse demasiado fuerte o por un mal corte de uñas.
  • Cuidar e hidratar la piel mediante cosméticos y ungüentos.
  • Es de suma importancia que a la primera aparición de cualquiera de los ya mencionados síntomas, se acuda de forma inmediata al médico profesional para que haga el diagnóstico pertinente y de esta manera, evitar que la enfermedad se propague y tener un control y curación tempranos.
    Así se puede acortar el tratamiento y las molestias que se ocasionan en el paciente.
 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 voto, media: 5,00 de 5)
Cargando…
 
 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *