Magnesio podría ayudar a reducir la hipertensión arterial


nueces
Según estudio publicado en la European Journal of Clinical Nutrition, los suplementos de magnesio ayudarían a controlar la hipertensión arterial, tanto la presión arterial sistólica como la diastólica.

El estudio se ha llevado a cabo sobre 1.173 personas, a las cuales se les administraron diferentes dosis de suplementos de magnesio que oscilaron entre 120mg a 973mg. Se observó que se redujeron su presión sistólica y diastólica, obteniendo mejores resultados los que tomaron dosis más altas.

El magnesio es un mineral indispensable para la nutrición humana. Entre sus propiedades están:

  • Contribuye a la relajación muscular, su carencia puede producir sensación de fatiga constante.
  • Ayuda en la regulación del calcio, lo que hace que sea bueno para los huesos, dientes, osteoporosis y artrosis.
  • Ayuda a disminuir los dolores premenstruales al intervenir en el equilibrio hormonal.
  • Protege de enfermedades cardiovasculares.
  • Favorece el sueño y la relajación al actuar sobre el sistema neurológico.
  • Regula la digestión al actuar sobre la flora intestinal.

El magnesio se puede encontrar principalmente en los frutos secos, en especial las almendras, girasol, sésamo, avellanas, pistachos y nueces.

Las verduras también son una fuente ricas de magnesio: garbanzos, lentejas, soja, alubias y acelgas.

Alimentos ricos en magnesio (cantidad mg por cada ración de 100 gramos)

almendras, cacahuetes…250
caracoles250
garbanzos, judías blancas, guisantes…150
avellanas, pistachos, nueces…150
maíz120
chocolate100
pan integral91
lentejas78
cigalas, langostinos, gambas…76
acelgas76
puré de patata69
dátiles59
pasta57
chocolate con leche50
sardinas en conserva50
espinacas50
gruyere, emmental50
almejas, berberechos…50
pasas, ciruelas secas…50
queso manchego semicurado39
 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 voto, media: 4,50 de 5)
Cargando…
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *