MundoAsistencial RSS twitter Google Plus facebook Youtube subscripción por email

Remedios caseros para dejar de fumar

fumar mata

DEJAR DE FUMAR

Dejar de fumar es el principal objetivo de miles de personas en todo el mundo que se encuentran esclavizadas por el hábito del tabaco y desean mejorar su salud, pues el tabaco es uno de los principales elementos involucrados en las enfermedades cardiovasculares y el primer causante del cáncer de pulmón, cuyo diagnóstico precoz y tratamiento tiene peores expectativas que la mayoría de los cánceres frecuentes en países desarrollados.

Los cigarrillos industriales tienen altas composiciones de sustancias tóxicas que ni siquiera se conocen, además de las que han sido confirmadas por los ministerios de salud y las propias compañías tabacaleras como los alquitranes, compuestos irritantes contenidos principalmente en el papel, monóxido de carbono (CO2) y Nicotina, el principal alcaloide del tabaco que produce una fuerte dependencia física.

Quienes se plantean abandonar el hábito suelen temer por el síndrome de abstinencia que se produce inmediatamente al interrumpir la suministración de la droga, pero aunque “el mono” inducido por dejar de fumar se presenta intensamente de manera recurrente, este ciclo sólo dura un mes como máximo, por lo que transcurrido ese tiempo la necesidad física de fumar desaparece, aunque la dependencia psicológica no funciona igual en todas las personas y puede ser incluso más difícil de tratar.

El otro motivo por el que muchas personas se cuestionan sobre el abandono del tabaco es la posibilidad de subir de peso tras su supresión, este hecho suele incurrir en una mayor preocupación por parte de mujeres que temen ver afectada su silueta en el proceso.

El tabaco por sí mismo no engorda ni adelgaza pero sí contribuye a mitigar y suprimir el apetito, por lo que su abandono puede aumentar la frecuencia en el deseo de comer o hacerlo compulsivamente si también se producen episodios de ansiedad.

La ansiedad y el incremento del apetito son dos factores que pueden controlarse fácilmente realizando algunos cambios en la dieta e introduciendo nuevas pautas en el estilo de vida por lo que no son excusas para negarse a abandonar el vicio.

ENFERMEDADES VINCULADAS AL TABAQUISMO

Envejecimiento prematuro que se acusa principalmente en la piel de los fumadores presentando un aspecto seco, rugoso y desvitalizado cuando se prolonga la exposición en el tiempo. Este hecho puede comprobarse fácilmente observando a personas que sostienen su hábito durante largo tiempo, pues por lo general aparentan más edad de la que tienen.

Enfermedades cardiovasculares generadas por la obstrucción de los vasos sanguíneos mediante la reducción del flujo de oxígeno inducida por el tabaco, además del incremento del colesterol LDL o colesterol malo en sangre como resultado de la metabolización de sus compuestos.

Enfermedad vascular periférica cuya condición es similar a la anterior pero no afecta a las arterias coronarias y se manifiesta principalmente en las extremidades.

Disfunción eréctil producida por la reducción de flujo sanguíneo asociado a enfermedades cardiovasculares.

Acidez estomacal que se produce cuando el tabaco irrita los tejidos, en otros casos los daños pueden ocasionar malformaciones en el esfínter ocasionando reflujo gastrofaríngeo.

Bronquitis crónica por la irritación intermitente de los bronquios ante la exposición permanente del humo que desprenden los cigarrillos.

Enfisema pulmonar que conlleva una reducción de la capacidad pulmonar a causa de la destrucción de los alveolos por la exposición prolongada a los agentes tóxicos del tabaco y reduce significativamente la entrada de aire a los pulmones afectando gravemente a la capacidad respiratoria de quien lo padece.

Cáncer de Pulmón está claramente relacionado con el uso del cigarrillo y a diferencia de otros cánceres cuyo desencadenante no se conoce o no puede confirmarse totalmente, en el cáncer de pulmón se sabe que la exposición activa o pasiva a los componentes carcinogénicos del tabaco es la causa número uno de muerte entre los fumadores.

REMEDIOS CASEROS PARA DEJAR DE FUMAR

Existen una serie de remedios caseros para dejar de fumar, los cuales son productos fáciles de conseguir y más baratos que los productos que prometen dejar de fumar. Si apenas has empezado a fumar y quieres dejarlo, presta atención a estos remedios que pueden ayudarte a dejar de fumar.

1. Goma de mascar

remedio del chicleAunque no se pueda creer, masticar chicle o goma de mascar es perfecto para las personas que quieren dejar de fumar, esto se debe a que los azúcares que contienen los chicles y también la manera en que se tiene ocupada nuestra boca, es una opción que nos puede ayudar a dejar el tabaco. No hay una cantidad especifica de masticar chicles, sin embargo, que se mastiquen 2 o 3 chicles durante el día puede ser una buena opción.

2. Hipnosis y acupuntura

remedio de la hipnosisEstas terapias alternativas en muchas personas les ha ayudado a superar su adicción al tabaquismo.

3. Zumo de frutas

remedio zumo de frutasEste tipo de zumos sin azucares, ayuda a calmar la saciedad que tienen las personas que fuman en exceso. Debido a que los síntomas de la nicotina hacen que se busque una manera de suplir estos componentes, el zumo de manzana sin azúcar es perfecto para dejar de fumar; se recomienda tomar un máximo de 600 mililitros al día.

4. Raíz de regaliz

remedio raiz de regalizChupar un trozo de raíz de regaliz puede ayudar a quitarnos el deseo de fumar al substituir el hábito de chupar un cigarrillo, a la vez que esta planta contiene componentes que hacen que el gusto del tabaco sea desagradable.

5. Té de hierbas

remedio infusión de hierbasHierve durante unos 15 minutos un litro de agua con una cucharada de jengibre, una de tomillo y cinco de clavos de olor. Cuélalo y tómatelo cada vez que te sientas con la necesidad de fumar, ayuda a cortar la adicción.
 

CONSEJOS PARA DEJAR DE FUMAR

1. La motivación personal es lo más importante para querer dejarlo y esta decisión debe estar condicionada por el deseo individual, pues muchas veces el entorno de los fumadores suelen ejercer presión para que se decidan a dejarlo fracasando en la mayoría de los casos porque no existe una verdadera convicción.

2. Solicitar ayuda, contar con apoyo siempre es conveniente cuando se comienza un proceso de deshabituación, bien sea mediante instituciones u organismos públicos o de personas pertenecientes al entorno íntimo como amigos y familiares.

3. Evitar contacto con fumadores al menos los primeros días del tratamiento así como los lugares o situaciones que conllevan mayor riesgo de recaídas como los bares y terrazas.

4. Evitar bebidas excitantes como el café, colas, y otras drogas como el alcohol porque incrementan los deseos de fumar.

5. Comprometerse públicamente también ayuda, pues por un lado estamos haciendo partícipes de nuestro compromiso a los demás incrementando nuestra motivación para no fallar y por otro lado, también obtenemos apoyo de su parte para superar los momentos de debilidad y evitar que nos inviten.

6. Practicar deporte es una buena forma de liberar el estrés y reducir el deseo de fumar porque la actividad física inhibe el deseo del cigarrillo durante su práctica y al menos una hora después.

Comparte el conocimientoShare on Facebook0Tweet about this on Twitter1Share on Google+0

Etiquetas: , ,


2 Comentarios

  1. Hace 13 años que fumo tengo 25 y quiero urgentemente dejar de fumar pero intenté con chicles de nicotina y no me resultó y ja verdad que quiero dejar de fumar porque tengo tres hijos chicos y los tres tienen problemas respiratorio y ja verdad quiero debo dejar de fumar por ellos urgentemente gracias

Escribe una respuesta


MundoAsistencial se reserva el derecho de moderar los comentarios. Los comentarios que utilizen palabras soeces, insultos, ataques directos, descalificativos y spam serán eliminados.