Distimia


Compártelo

distimia - depresión

¿Qué es la distimia?

Al hablar de la distimia, hablamos de una forma crónica pero leve de depresión (aquí puedes conocer sobre la depresión). Los síntomas de esta enfermedad suelen durar dos años por lo menos, y en numerosas ocasiones durante más tiempo aún.

La palabra distimia, se deriva de una palabra griega cuyo significado es –humor perturbado-, y es uno de los más comunes trastornos de nuestros tiempos.

Se utiliza el nombre de distimia para denominar una alteración del estado anímico que se conoce también con otros nombres como:

  • Depresión crónica: puede definirse como distimia por la duración del proceso pero el trastorno depresivo mayor también puede ser crónico por lo que se puede confundir, y es muy distinto de la distimia.
  • Depresión menor: a este engañoso nombre, pues aunque se manifiesten síntomas en menor intensidad o cantidad que en una depresión diagnosticada mayor, su permanencia en el tiempo puede causar un daño significativo en las personas que la padezcan.
  • Depresión neurótica: este nombre está en desuso actualmente, pero se refiere a una clasificación antigua en la que todos los trastornos neuróticos se definían como de origen psicológico.

Vídeo de Psicoactiva donde te dan información y explican sobre la distimia
 

¿Cuáles son sus causas?

Se cree que los trastornos que se relacionan con la falta de la serotonina (conoce sobre esta importante molécula y alimentos que ayudan a aumentarla), pueden afectar a un porcentaje de personas para desencadenar este padecimiento. La distimia es el más frecuente en ellos.

La causa concreta aún es desconocida. Pero puede tener origines parecidos a los de una depresión, que incluyen:

  • Genes. La depresión se presenta comúnmente en personas cuyos miembros de la familia tienen la condición también, y al parecer este parece ser el mismo caso de la distimia.
  • Bioquímica. Las personas con trastornos depresivos pueden tener cambios en el cerebro de índole físico, y esto puede ser igual para el caso de la distimia. La importancia de los cambios en la química del cerebro es incierta, pero pueden ayudar a causas concretas con el tiempo. Las sustancias químicas que produce el cerebro conocidas como neurotransmisores, que están usualmente vinculadas al humor, pueden desempeñar también un papel en el origen de ella.
  • Entorno. Al igual que en la depresión, el entorno es un factor contribuyente en la causa de la distimia. Las causas ambientales son situaciones que son difíciles de enfrentar en la vida de una persona que padece distimia, como los problemas financieros, la pérdida de un ser querido y un alto nivel de estrés.

Como comentábamos, aunque la causa exacta no se conoce con claridad, hay ciertos factores que parecen incrementar el riesgo de desencadenar o desarrollar la distimia como lo es estar frecuentemente expuesto a acontecimientos de alto estrés, la presencia de la enfermedad en la familia o en el caso de los adultos, ser mujer es uno de los factores determinantes, se ha observado que este trastorno es más alto en las mujeres respecto a los hombres.

 

¿Cuáles son los síntomas?

Entre las más frecuentes quejas que llevan a que una persona tome la consulta médica por dicho motivo nos podemos encontrar con algunos de los signos de la distimia:

  • Pérdida de interés por las cosas o actividades que antes causaban placer.
  • Estado de ánimo irritable o deprimido, especialmente en el caso de adolescentes y niños.
  • Percepción de sí mismo como desanimado o triste.
  • Sentimientos de culpa, restarse valor a sí mismo.
  • Aislamiento social.
  • Persistencia del estado depresivo por tiempo prolongado.

Además de los signos anteriormente mencionados, el diagnóstico debe explorar también la presencia de los siguientes síntomas de la distimia:

  • Escasez de energía y presencia de fatiga.
  • Baja autoestima.
  • Alteraciones en el apetito, puede presentarse en ausencia o en exceso.
  • Alteraciones en el sueño, puede presentarse en ausencia o en exceso.
  • Síntomas crónicos y que persisten, parecidos a la depresión pero más ligero.
  • Dificultad para tomar decisiones y concentrarse.

 

Diagnóstico

diagnóstico de la distimia

¿Cómo se diagnostica el trastorno distímico?

Si después de mencionar los síntomas y factores de riesgo se piensa que se pueda tener distimia, es importante analizar las inquietudes con un experto.

El proveedor de salud va a hacer una serie de preguntas para poder determinar si se tiene o no depresión, y si es que se tiene, se realizan otras preguntas para saber qué tipo de depresión es la que se padece.

El médico también podría hacer algunas preguntas sobre la salud en general y los síntomas, como cuánto tiempo se está durmiendo, si se presenta cansancio frecuentemente y si hay problemas para la concentración.

El médico considerará los motivos médicos que podrían hacer que existan síntomas depresivos, como la ingesta de algunos medicamentos o problemas con la tiroides.

Cuándo el médico sospecha de que una persona padece distimia, se realizan normalmente una serie de pruebas psicológicas y exámenes médicos.

Estos pueden ser de ayuda para descartar otros problemas que podrían causar los síntomas, lograr un correcto diagnóstico y además comprobar que no haya complicaciones. Dichas pruebas y exámenes normalmente incluyen:

  • Evaluación psicológica. Un psicólogo puede platicar con el paciente acerca de los sentimientos, pensamientos y comportamientos que se manifiesten. Hará preguntas acerca de los síntomas desde sus inicios, que tan persistentes e intensos son, y como pueden afectar la vida diaria del paciente y si se han presentado problemas similares anteriormente. También estará a discusión cualquier idea que la persona haya tenido sobre las autolesiones o el suicidio en los casos más drásticos. El psicólogo puede pedir que se llene un cuestionario acerca del estado de ánimo.
  • Pruebas de laboratorio. Las pruebas de laboratorio pueden incluir una toma de sangre completa, así mismo detectar la presencia de drogas y alcohol y hacer una revisión de la función de la tiroides.

Comprobación de otras condiciones

Para detectar el problema de la distimia es importante descartar la presencia de otras afecciones con síntomas que pudieran ser similares a ella, estos incluyen sensación de depresión o tristeza, problemas de sueño y pérdida de interés en actividades cotidianos.

El médico profesional de la evaluación en la salud mental, será de ayuda para determinar si se padece o no de distimia o de otra condición que pudiera perjudicar el estado de ánimo como lo son la depresión, el trastorno de la personalidad o trastorno bipolar, el trastorno afectivo estacional o un trastorno debido al abuso de sustancias.

Criterios de diagnóstico para la distimia

Para diagnosticar la distimia, hay que cumplir con ciertos criterios de sintomatología detallados por asociaciones de psiquiatría y trastornos mentales.

Criterio principal

El principal criterio para hacer el correcto diagnóstico de la distimia, es tener un estado de ánimo depresivo en la mayor parte del tiempo por un tiempo prolongado de dos o más años, en los niños y adolescentes la duración debe ser menor a un año, y su estado de ánimo se puede irritar en lugar de deprimirse.

Criterios adicionales

Además de esto, se debe tener por lo menos dos de los dichos síntomas que suelen causar angustia, preocupación y también interfieren con la capacidad de enfrentar la vida diaria.
Es importante que el paciente entienda que si ha sido diagnosticado con distimia o alguna otra de las mencionadas condiciones para que pueda aprender más sobre el padecimiento en específico u reciba el tratamiento adecuado.

 

Tratamientos

tratamiento distimia y depresión

¿Cuál es el mejor tratamiento para el trastorno distímico?

Este trastorno se puede tratar con medicamentos antidepresivos. Este tipo de medicinas ayudan a mitigar la depresión. Los antidepresivos no hacen que las personas se sientan drogadas como un mito conocido comúnmente y tampoco genera un hábito si el medicamento se ingiere de manera controlada.

Es posible que el médico y el paciente se tomen algunas semanas o incluso pueden ser meses, en saber si el antidepresivo está siendo de ayuda o no es el correcto.

Es importante que el medicamento se tome en tiempo y forma como lo indico el especialista. Si el antidepresivo está funcionando de manera adecuada, es importante señalar que para que el paciente se sienta mejor, es posible que necesite ingerir ese medicamento por algunos años.

¿Debo consultar a un consejero?

Algunas veces, además de ingerir un antidepresivo, el paciente puede notar que la asesoría es de ayuda para controlar algunos problemas en específico.

Distintos médicos utilizan una combinación de terapia con medicamentos como una forma eficaz de tratar y curar la distimia.

¿Qué puedo hacer para sentirme mejor?

Cabe destacar que se debe de hablar con el médico sobre los síntomas que se están teniendo para obtener un mejor tratamiento para este trastorno y sentirse mejor.

Algunos de los siguientes consejos pueden ser de ayuda:

  • Realizar comidas regulares, saludables y bien equilibradas.
  • Hacer ejercicio de manera regular, ya que puede mejorar el estado de ánimo. Hacer ejercicio de 4 a 6 veces por semana durante media o una hora es una buena meta.
  • Evitar el exceso de alcohol y drogas ya que pueden empeorar la afección.
  • Buscar actividades que hagan sentir bien a la persona o que la ayuden a sentirse realizada. Puede ser ir al cine, dar un paseo en un día agradable, ir a eventos deportivos, viajar, bailar, trabajar en el jardín, jugar con las mascotas. Hacer algo agradable para otros también es de mucha ayuda.

Los principales tratamientos para la distimia son la psicoterapia y los medicamentos.

Los medicamentos suelen ser más eficaces durante el tratamiento de la distimia que aplicar la psicoterapia únicamente. Usando una combinación de psicoterapia con medicamento es la opción más ideal y efectiva.

El tratamiento dependerá de la severidad de los síntomas, las preferencias personales, los métodos que anteriormente se hayan utilizado, la tolerancia de la persona a los medicamentos, si la persona está en embarazo o lactancia, la disponibilidad de servicios de salud mental en el área en que viva la persona, la cobertura del seguro médico y principalmente el deseo de abordar los problemas emocionales que afectan la vida del paciente.

 

Medicamentos

Los medicamentos que normalmente se utilizan en psiquiatría para tratar la distimia son los antidepresivos, los cuales pueden ser inhibidores selectivos de serotonina porque generalmente funcionan bien y sus efectos secundarios son pocos.

También se usan los inhibidores de monoaminooxidasa. Son generalmente la última opción porque pueden tener graves efectos secundarios y necesitan restricciones muy estrictas de la dieta ya que sus interacciones con algunos alimentos son fatales.

Se utilizan los inhibidores de serotonina y la norepinefrina o los antidepresivos tricíclicos.

El médico se encargará de evaluar cuál es el mejor para cada paciente dependiendo de la situación individual de cada uno. Cuando se padece esta enfermedad, es probable que se necesite ingerir antidepresivos a largo plazo.

Efectos secundarios

En general, todos los antidepresivos tienen potenciales efectos secundarios, entre ellos están el aumento de peso, diarrea y problemas de disfunción sexual.

Hay que considerar que en ciertos casos como en los adolescentes, los niños y los adultos jóvenes entre 18 y 24 años pueden tener un incremento en conductas o pensamientos suicidad tras la ingesta de antidepresivos.

Antidepresivos y un mayor riesgo de suicidio

Es preocupante que los jóvenes al tomar estos medicamentos tienen un riesgo más alto de suicidarse. Todos los medicamentos antidepresivos traen advertencia sobre su riesgo de suicido en jóvenes.

En ciertos casos, los niños y los adolescentes también presentan esta peculiaridad en las primeras semanas después de iniciar la dosis o de cambiarla.

Por lo que las personas que pertenezcan a estos grupos de edad deben estar supervisados de cerca por la familia y los profesionales de la salud.

 

Psicoterapia

En el caso de la psicoterapia, puede ser de gran ayuda para aprender y conocer más de cerca la enfermedad desde el estado de ánimo, pensamientos, sentimientos y comportamientos.

Uno de los puntos de vista y conocimientos que se adquieren con la psicoterapia, es que se pueden aprender habilidades saludables de adaptación y de control del estrés.

Es muy útil para aprender a tomar decisiones o para controlar los patrones autodestructivos en el comportamiento.

Vídeo del psicólogo clínico Manuel Escudero donde define este trastorno

 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 voto, media: 5,00 de 5)
Cargando…
 
imagen libro de remedios caseros

SUSCRÍBETE GRATIS Y OBTÉN EL LIBRO DE "REMEDIOS CASEROS"


  • + 300 REMEDIOS
  • + 640 páginas
  • Con consejos, causas y mucho más!!

Más de 40.000 personas ya lo tienen!!

 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *