Señales, síntomas y tratamientos para la enfermedad de Parkinson


fotografía de James Parkinson
La enfermedad de Parkinson fue descrita por primera vez en 1817 por el médico británico James Parkinson. La enfermedad de Parkinson es un trastorno degenerativo del sistema nervioso central. Se caracteriza por la rigidez de los músculos en zonas amplias o limitadas del cuerpo, por temblores y pérdida completa de los movimientos voluntarios. Otros síntomas de Parkinson son aumento de la salivación, sudoración y secreción seborreica.

La enfermedad del Parkinson es de naturaleza progresiva crónica, los síntomas empeoran con el tiempo. No es contagiosa. Muchos investigadores creen que la enfermedad se debe a una combinación de origen genético y exposición a uno o más factores ambientales que desencadenan la enfermedad.

Los virus podrían ser otra posible causa del Parkinson, personas afectadas por la gripe española de 1918 y la gripe aviar, tienen más riesgo de sufrir Parkinson según estudios. También un grupo de mujeres taiwanesas sufrieron síntomas similares de Parkinson después de padecer una infección por el virus del herpes.

La enfermedad de Parkinson afecta el movimiento, el control muscular y el equilibrio. La enfermedad tiene varias etapas, las cuales ayudan al médico a determinar qué tipo de tratamiento para el Parkinson se llevará a cabo. Las diferentes etapas son las siguientes:

Primera etapa: Los síntomas de un solo lado del cuerpo.
Segunda Etapa: Síntomas en ambos lados del cuerpo.
Tercera etapa: Pérdida de equilibrio. Enfermedad leve a moderada. Físicamente independiente.
Cuarta etapa: Discapacidad grave, pero todavía puede caminar o estar de pie sin ayuda.
Quinta etapa: En una silla de ruedas o en la cama a menos que reciba ayuda.

En la actualidad, no existe una cura para la enfermedad de Parkinson, pero a veces los medicamentos o la cirugía pueden ayudar y aliviar sus síntomas. Hay tres categorías de medicamentos:
– La primera categoría comprende medicamentos que funcionan directa o indirectamente a aumentar el nivel de dopamina en el cerebro.
– La segunda categoría de medicamentos para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson afecta a otros neurotransmisores en el cuerpo con el fin de aliviar algunos síntomas de la enfermedad.
– La tercera categoría de medicamentos recetados para la enfermedad comprende medicamentos que ayudan a controlar los síntomas no motores de la enfermedad o síntomas que no afectan el movimiento.

La estimulación cerebral profunda usa un electrodo implantado quirúrgicamente en el cerebro. Los electrodos están conectados por un cable bajo la piel a un pequeño dispositivo eléctrico llamado generador de pulsos que se implanta en el pecho debajo de la clavícula. El generador de pulsos y los electrodos estimulan el cerebro sin dolor para ayudar a detener muchos síntomas de la enfermedad. La estimulación cerebral profunda ha sido aprobada por la Food and Drug Administration y se utiliza ampliamente como tratamiento para la enfermedad de Parkinson. Los investigadores continúan estudiando la estimulación cerebral profunda y las formas de mejorarla.

Otro tratamiento para el Parkinson es la investigación con células madre. Este es un tema bastante controvertido y que merece su propio artículo.

La enfermedad de Parkinson puede ser una enfermedad difícil de ver en una persona sana y activa. Es importante conocer y detectar precozmente los síntomas de Parkinson. Cuando más temprano se pueda detectar, más eficaz será su tratamiento.

 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (sin votaciones todavía)
Cargando...
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.