Obesidad mórbida y tratamientos


obesidad mórbida, imc y tratamientos
La obesidad mórbida es una enfermedad en la que influyen una multitud de factores con especial preponderancia en los genéticos. Es por tanto esencial efectuar un correcto diagnóstico de las causas de la enfermedad para saber cuál es el tratamiento más adecuado.

Para determinar si un paciente sufre de obesidad mórbida existe un consenso con el IMC (Índice de masa corporal) en el que se establece que una persona presenta obesidad mórbida cuando se supera un IMC de 40 (o de 35 si la obesidad se acompaña de alguna otra enfermedad causada por el sobrepeso).

 

¿Por qué es tan preocupante la obesidad mórbida?

Asociada a este tipo tan grave de obesidad suelen aparecer otro tipo de enfermedades, disminución de la expectativa de vida y otros riesgos como son los de exclusión social.

Por otra parte, otro de los aspectos más negativos de la obesidad mórbida se encuentra en que superado un grado de IMC de 35 se produce un cambio metabólico en el cuerpo por el que cada vez es más difícil la pérdida de peso.

 

Tratamientos en función del IMC (Índice de masa corporal)

Afortunadamente son muchos los tratamientos médicos y quirúrgicos existentes a día de hoy para el tratamiento de la obesidad en cualquiera de sus grados. Siempre teniendo en cuenta que cualquier tratamiento debe ser validado por un profesional médico, desde aquí podemos hacer una aproximación a los tratamientos más adecuados en función del IMC, para ello nos hemos ayudado de la información que se puede encontrar en el siguiente enlace sobre tratamiento de la obesidad http://www.clinicasobesitas.com/tratamiento-obesidad/tratamientos-imc/:

  • Índice de masa corporal entre 25 y 30:

Encontrarse en este grado de obesidad es de lo más habitual en cualquier población, podemos calificarlo de obesidad leve. Lo más recomendable es recurrir a un especialista médico en nutrición y/o endocrino. Se recomendará un cambio en los hábitos de vida, nutricionales y la incorporación del deporte en el día a día.

  • IMC entre 30 y 34

En este caso, el sobrepeso comienza a ser preocupante (obesidad moderada), sí o sí es conveniente ponerse en manos de profesionales especialistas en obesidad, cambio de hábitos, e incluso se podría sugerir el empleo del balón gástrico como apoyo a la terapia de adelgazamiento.

  • IMC por encima de 35

Cuando el índice de masa corporal supera el 35, nos encontramos con un grado de obesidad severa. Son tantas las situaciones posibles e implicaciones cuando se alcanza este grado de obesidad que la consulta a un especialista debe ser obligada.

Cuando se supera un IMC de 35 (obesidad severa), hay muchas posibilidades de que el cuerpo cambie el metabolismo y se gane más peso y con más facilidad hasta entrar en un grado de obesidad mórbida (40).

En este punto entran en juego tratamientos quirúrgicos que buscan disminuir el tamaño del estómago, la capacidad de absorción de alimentos o fomentar la sensación de estar saciado mucho antes. En el siguiente enlace tenéis información detallada sobre los distintos tratamientos de la obesidad que existen, entre los que se cuentan el bypass gástrico, la manga gástrica (también denominado tubo gástrico o sleeve gástrico), la banda gástrica ajustable y el balón gástrico ingerible.

 

Diferencia entre los tratamientos médicos y los tratamientos quirúrgicos para combatir la obesidad:

La diferencia esencial entre el tratamiento médico de la obesidad y un tratamiento quirúrgico consiste en la reversibilidad del tratamiento y su efecto a largo plazo.

El tratamiento médico está recomendado para casos de obesidad leve o moderada en los que tanto el paciente como su cuerpo están preparados para responder a unos cambios en los hábitos de vida y alimentación de forma consciente. En los casos más extremos se puede llegar a requerir la ayuda del balón gástrico, un tratamiento que no es permanente y tiene una duración de entre 3 y 6 meses tras los cuáles se procede a su retirada.

Los tratamientos quirúrgicos están indicados para aquellos casos en que ni el paciente ni su cuerpo pueden responder a una terapia médica. Es necesario recurrir a la cirugía. Según el IMC del paciente se recomendará una técnica u otra, y salvo la banda gástrica ajustable, el resto de operaciones son permanentes y producen un efecto beneficioso para la pérdida de peso, normalmente, de por vida.

 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 voto, media: 5,00 de 5)
Cargando...
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *