Hay que evitar la obesidad infantil


obesidad infantil
La obesidad es un problema tan grande hoy en día, que ha logrado alcanzar a los más pequeños del hogar, convirtiéndose en un problema moral que la sociedad tiene que afrontar, ya no se puede decir que la obesidad infantil es un solo un mito, es toda una realidad ahora.

En los EEUU, done hay más casos de obesidad infantil, esta se define como un desastre de salud y bienestar. Esta es además la causa de otras enfermedades. Lo peor de todo es que: para que un niño llegue a ser obeso, los responsables directos son sus padres, o tutores. Estos aceptando y promoviendo una mala alimentación de excesivas calorías pueden terminar con un cuadro severo de obesidad.

La obesidad infantil llevara a ese niño a sufrir problemas cardiovasculares en su adultez. Pero otro factor no menos importante es que también puede afectar al desarrollo correcto de los huesos, recuerde que cada vez que subimos una escalera el hueso de la rodilla por ejemplo soporta siete veces nuestro peso corporal, si un niño tiene sobrepeso, imagine lo que soportara su rodilla.

La obesidad infantil y sus causas

A diferencia de la obesidad en los adultos, las causas de sobrepeso son además de grasas saturadas, los dulces que proporcionan en gran cantidad los padres, llenos de publicidad de los medios de comunicación. El consumo de bebidas dulces, ver la televisión y disfrutar de las bebidas azucaradas son algunas de las variables de comportamiento que dan lugar a problemas de peso en los niños.

Problemas

La obesidad infantil puede tener problemas de presión arterial, exceso de colesterol, resistencia a la insulina, entre otros. Los problemas psicológicos y emocionales suelen ser peores a esta edad, ya que el cerebro del niño no está desarrollado como el de un adulto, siendo más frágil a los abusos de la sociedad.

 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (sin votaciones todavía)
Cargando...
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.