Tipos de hipertensión arterial


Compártelo

tipos de hipertension arterial
La hipertensión arterial es una enfermedad que se produce en aproximadamente un 60% de la población de más de sesenta años en los países occidentales, aunque existen ciertos condicionantes que pueden interferir en el desarrollo de la enfermedad a edades más tempranas.

La presión arterial también puede elevarse en ocasiones sin que exista un trastorno permanente que pudiera ser catalogado como hipertensión y normalmente estas situaciones se producen en condiciones de estrés y esfuerzo físico.

La hipertensión consiste en un aumento elevado de la presión arterial aumentando el ritmo cardíaco incluso en estado de reposo. Se considera que existe hipertensión arterial a cuando los valores se sitúan por encima de 140/90 mmHg.

Tener la presión alta y no tratarla puede perjudicar a mediano y largo plazo la calidad de vida del paciente comprometiendo su salud cardiovascular, el cerebro y los riñones cuando no reciben el flujo de sangre adecuado.

El estilo de vida también influye activamente en la presión arterial porque existen muchas otras causas que pueden agravar esta condición como la inactividad física o la alimentación, cuando también existe hipercolesterolemia que pueda contribuir al estrechamiento de los vasos sanguíneos y por consiguiente incrementar la presión en ellos.

De no tratarse la hipertensión arterial puede conducir a graves alteraciones en la salud que comprometan la vida del individuo como un infarto de miocardio o un derrame cerebral, los cuales suelen producirse en casos agravados de hipertensión en personas que no controlaban su condición médica ni tomaron acción para revertir los síntomas.

Tipos de hipertensión

Existen varios tipos de hipertensión clasificados atendiendo a su patología y gravedad que se clasifican en :

Hipertensión primaria: También llamada esencial y se diferencia de otros tipos establecidos en que no se detecta una causa originaria de la condición o al menos el especialista no puede determinarla.

En otros casos los valores obtenidos en consulta son diferentes de los que se obtiene en el domicilio (generalmente más altos), aunque esto probablemente se deba a la tensión que experimentan algunas personas durante la toma del análisis.

La hipertensión secundaria: Se origina por acciones o condiciones específicas de la salud que tienen como consecuencia el incremento de la presión de los vasos sanguíneos, como la hipercolesterolemia anteriormente mencionada y la toma de algunos medicamentos con efectos vasoconstrictores como los corticoides o pastillas anticonceptivas.

Dentro de esta segunda categoría podemos clasificar varios subtipos de hipertensión cuando afectan a un órgano en concreto como:

1. Hipertensión renal: Que afecta básicamente a los riñones como consecuencias de enfermedades o disfunciones.

2. Hiperaldosteronismo: Estado que se produce por la toma el aumento de algunas hormonas excretadas por las glándulas endocrinas que puede estar impulsada por anticonceptivos orales anteriormente mencionados o consumo de corticoides.

Clasificación de la Hipertensión

La hipertensión también la podemos clasificar por sus cifras (óptima, normal, Normal alta, Hipertensión de grado 1, grado 2, grado 3 y sistólica aislada).

En el siguiente vídeo puedes ver las clasificaciones según sus valores de mmHg:

Factores que predisponen a la Hipertensión

La edad es el principal factor de riesgo, pues cuanto mayor es la persona más posibilidades existen de desarrollar patologías cardiovasculares debiendo adoptar más medidas en su prevención como una dieta saludable y ejercicio que son los principales implicados en el estilo de vida que influyen en su aparición o su retraso.

Factores hereditarios, algunos tipos de hipertensión poseen un mayor índice de susceptibilidad a patrones hereditarios propiciando que el trastorno se presente incluso décadas más temprano en comparación con la edad media estándar, pudiéndose desarrollar incluso a partir de los treinta años, por lo que aquellas personas con un historial comprometido de familiares afectados en primera línea de consanguinidad deberán realizarse pruebas específicas y controlar su condición.

El sexo, pues la hipertensión afecta principalmente a hombres en edades más tempranas en comparación con el sexo femenino, esto se debe a que ciertas hormonas femeninas como el estrógeno desempeñan un papel protector en los accidentes cardiovasculares y cuando estas hormonas comienzan a descender (en la menopausia) es cuando el riesgo de desarrollar hipertensión y otras enfermedades cardiovasculares se desarrolla al mismo nivel de los varones, aunque hay algunos condicionantes que pueden influir en ambos sexos como la actividad física, la dieta y algunos hábitos como el tabaco, pues actualmente el número de mujeres fumadoras está equiparado respecto al número de hombres fumadores, siendo este uno de los factores diferenciantes en la tasa de hipertensión masculina y femenina en décadas pasadas (cuando las mujeres no fumaban o muy pocas lo hacían)

Etnias, algunos grupos éticos como los africanos parecen tener una cierta predisposición a desarrollar este tipo de enfermedades respecto a los caucásicos a edades más tempranas y con peor pronóstico en su evolución.

Sobrepeso, el exceso de peso siempre ha sido un condicionante que predispone a padecer enfermedades y trastornos cardiovasculares porque suele implicar otras condiciones perjudiciales para la salud como el colesterol elevado que influyen negativamente en la presión.

Recomendaciones en el tratamiento de la Hipertensión

Mantener un peso saludable es la clave para un estado óptimo de salud y previene en gran medida la aparición de accidentes cardiovasculares.

Realizar actividad física regular también contribuye activamente a mantener la hipertensión a raya y estadísticamente se ha demostrado que quienes practican algún tipo de ejercicio anaeróbico (como correr o trotar) durante 30 minutos mínimo tres veces por semana presentaban un mayor índice de salud cardiovascular que quienes no practicaban actividad física o lo hacían en menor medida.

Evitar el tabaco. Los compuestos del tabaco ejercen una acción vasoconstrictora muy potente, además del efecto tóxico que poseen y acortan significativamente la vida de la persona.

Controlar el uso de alcohol. Tomar alcohol en pequeñas proporciones en ocasiones determinadas no parece alterar el sistema cardiovascular o perjudicar la salud, e incluso podría tener efectos benéficos cuando se trata de vino tinto por los antioxidantes que contienen.

Las bebidas de alta graduación como las que se usan para elaborar cóckteles y cubatas (Whisky, Vodka, Ron etc) tienen un efecto tóxico y contraproducente incluso en pequeñas cantidades, por lo que es conveniente evitarlas en la medida de lo posible y sustituirlas por alcoholes de baja graduación como el vino y la cerveza, especialmente el tinto.

Una alimentación equilibrada nos ayuda activamente a luchar contra el colesterol y el exceso de peso que condicionan a padecer hipertensión.

Quizás también te interese conocer sobre:
 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (17 voto, media: 4,35 de 5)
Cargando…
 
imagen libro de remedios caseros

SUSCRÍBETE GRATIS Y OBTÉN EL LIBRO DE "REMEDIOS CASEROS"


  • + 300 REMEDIOS
  • + 640 páginas
  • Con consejos, causas y mucho más!!

Más de 40.000 personas ya lo tienen!!

 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *