Hemorroides (Almorranas) 16


Compártelo

hemorroides

¿Qué son las Hemorroides o Almorranas?

Lo primero que hay que saber es que las hemorroides (comúnmente llamadas almorranas), hay que dejarlo claro, no son una enfermedad. En su estado normal no son otra cosa que las formaciones venosas situadas alrededor y al interior del ano y del recto.

Esto quiere decir que para designar la alteración del funcionamiento de estas venas es más preciso hablar de enfermedad hemorroidal o patología hemorroidal. Cuando hay dilataciones varicosas en las venas hemorroidales es cuando se habla de enfermedad hemorroidal.

La función de las hemorroides es muy importante en nuestro cuerpo. Al igual que todos los vasos sanguíneos, se encargan de transportar sangre a los tejidos y al corazón. Sin embargo, más específicamente, las hemorroides  son las responsables de controlar el momento de la defecación: hacerlo cuando se requiere y en las condiciones apropiadas.

El problema viene cuando surge una crisis hemorroidal causada por una inflamación anormal de estas venas. La inflamación puede convertir los vasos sanguíneos en bolas que situadas en el ano, resultan muy incomodas y doloras.

La patología hemorroidal puede presentarse al interior al exterior del ano, es lo que se conoce como hemorroides internas o externas.

Las hemorroides internas, como su nombre lo indica se encuentran al interior del ano. En caso de presentarse una inflamación considerable las hemorroides internas pueden salir al exterior. Un problema con las hemorroides internas puede reconocerse por la presencia de sangre en la evacuación. Tienden a causar menos dolor que las hemorroides externas.

Las hemorroides externas, como su nombre lo indica se ubican en el borde externo del ano. La sensación física es que resultan más molestas que las internas. Primero, porque se hace difícil limpiar la zona después de una deposición, lo que puede agravar las molestias. Como segunda medida, si la inflamación lleva a la formación de coágulos de sangre, las hemorroides externas pueden resultar realmente dolorosas.

El médico especialista en esta área del cuerpo se denomina Proctólogo.

Vídeo del Doctor TV donde se habla sobre esta enfermedad hemorroidal y se dan consejos para combatirla
 

La patología hemorroidal puede evolucionar en cuatro estados:

  • Crisis hemorroidal de primer grado: El paciente presenta los síntomas comunes a la enfermedad hemorroidal de manera moderada. No existe prolapso (salida de las hemorroides internas al exterior).
  • Crisis hemorroidal de segundo grado: Los síntomas son los mismos pero es posible que de manera intermitente se presente el prolapso: Las hemorroides internas salen al exterior, especialmente cuando el paciente va a defecar, sin embargo pueden regresar al interior del ano una vez que se ha terminado la deposición.
  • Crisis hemorroidal de tercer grado: Prolapso confirmado. Las hemorroides internas se exteriorizan, y no regresan al interior del ano de forma natural. Deben ser reinsertadas manualmente. 
  • Crisis hemorroidal de cuarto grado: Prolapso inevitable. Esto quiere decir que las hemorroides internas permanecen exteriorizadas y no es posible reinsertarlas dentro, sin embargo algunas de ellas pueden quedar a mitad de camino entre el interior y el exterior, lo que produce estrangulamiento. Esto impide la libre circulación de la sangre, produciendo trombos que bloquean las venas y que a largo plazo pueden producir la muerte del tejido. En esta etapa una cirugía hemorroidal es ineluctable.

 

Síntomas de esta enfermedad hemorroidal

síntomas almorranasEn general existe la creencia de que las hemorroides externas son menos dolorosas que las internas, pero esto no llega ser del todo cierto. Simplemente como en cualquier enfermedad eso dependerá de los grados de tolerancia y de la condición física y mental de cada persona.

Los síntomas que experimenta el paciente dependerá de la etapa en que se encuentre la enfermedad hemorroidal. Una crisis de tercer grado puede llegar a ser indolora para algunas personas pese a que les produzca ciertas molestias. Para otras, una crisis hemorroidal de grado uno puede ser suficientemente dolorosa.

Los síntomas de la enfermedad hemorroidal pueden ser variables, sin embargo los más frecuentes son: Dolor en la zona anal y presencia de sangre en la deposición. Estos síntomas pueden aparecer desde el primer grado de la enfermedad pero su intensidad puede pasar de tolerable a intolerable según vaya evolucionando.

Por circunstancias obvias, las hemorroides internas resultan más difíciles de diagnosticar que las hemorroides externas. Es importante aclarar que existen otras enfermedades del tracto digestivo (pólipos, sinus pinolidal, intestinos inflamados, fisuras anales, cáncer colorectal) que pueden producir dolor en la zona anal y sangrado en la evacuación, así que no siempre se trata de hemorroides. El diagnostico sólo puede hacerlo un médico tras los exámenes requeridos.

Otros síntomas de las almorranas o hemorroides son:

  • Prurito en zona anal. La recomendación es no rascarse para no aumentar la irritación.
  • Sensación de pesadez en la zona intestinal.
  • Incomodidad en la zona anal cuando se está sentado por un tiempo prolongado.
  • Deposición dolorosa.
  • Inflamación o presencia de protuberancias alrededor de la zona anal.
  • Sensación de quemazón interna.
  • Defecación acompañada de secreciones mucosas. La ropa interior puede ser un testimonio de la presencia de moco.

Cuando la enfermedad hemorroidal está en un estado avanzado (crisis hemorroidal de tercer y cuatro grado) el síntoma más grave es el prolapso, que como hemos explicado anteriormente se refiere a la exteriorización de las hemorroides internas.

 

¿Cómo tratar las hemorroides o almorranas? – Tratamientos

dibujo sobre las hemorroides y almorranas

La enfermedad hemorroidal es fácilmente tratable y en la actualidad existen diversas modalidades para controlar y curar los síntomas.

Los tratamientos más extendidos son los tópicos, ya sea en forma de cremas, ungüentos, pomadas o enemas. Debido a la composición de estos productos el tratamiento debe durar pocos días, puesto que se corre el riesgo de que la persona sufra una disminución en la sensibilidad de la zona afectada.

  • Cremas y pomadas que ayudan a aliviar el dolor y a eliminar la hinchazón, generalmente  contienen corticosteroides y anestésicos. Productos de esta línea son de venta libre.
  • Cremas específicas para el tratamiento de hemorroides, generalmente con lidocaína.

También pueden ayudar a controlar sus síntomas la utilización de algunos remedios caseros para la hemorroides. Aunque antes de utilizar remedios caseros es preferible consultar con el doctor o especialista.

Es importante remarcar que pueden tratarse fácilmente a través de medidas que tienen que ver con un mayor control de la higiene y el estilo de vida de la persona que padece la enfermedad hemorroidal. Si el paciente no responde a estos tratamientos debe recurrirse a la prescripción de fármacos o la intervención quirúrgica.

En un primer momento lo mejor es atacar el estreñimiento que padece el paciente, prescribiendo un tratamiento para ablandar las heces. De lo contrario el esfuerzo físico del ano impedirá que cualquier tratamiento tenga efecto. Cuando las heces se han ablandado el tratamiento fluirá y las hemorroides desaparecerán rápidamente. Dependiendo del estado en que se encuentre la enfermedad hemorroidal el paciente puede asumir una dieta que le ayude a mejorar su estreñimiento (alimentos ricos en fibra), o si prefiere otros métodos, asegurar la ingesta de ciertos medicamentos que lo ayudarán a defecar con mayor facilidad.

Algunos tratamientos por vía oral pueden incluir medicamentos para tonificar las venas. De esta manera puede mejorarse la circulación venosa, aumentando la tonicidad y disminuyendo el dolor venal. Este producto actúa contra la insuficiencia venosa y por eso es altamente recomendado en casos de crisis hemorroidal.

Por otra parte, en el caso de una crisis hemorroidal de segundo y tercer grado que presenta prolapso y que no responde al tratamiento farmacológico debe procederse a la ablación o a métodos de fijación no quirúrgicos.

Las técnicas a las que los médicos recurren más frecuentemente son:

1. LBE o Ligadura con banda elástica

tratamiento LBE Ligadura banda elasticaEste método consiste en instalar una pequeña partícula elástica en la base de la hemorroide para impedir el flujo sanguíneo normal. Tras tres o cinco días de espera, la hemorroide se seca y se cae de manera natural. Este tratamiento facilita el proceso de cicatrización, lo que imposibilita la repetición del prolapso y la aparición de nuevos síntomas.Esta cura tiene resultados satisfactorios, es posible hacerla de manera ambulatoria, y generalmente no genera complicaciones.

2. Escleroterapia

escleroterapia para almorranasEste es un tratamiento que consiste en la aplicación de inyecciones. Los preparados de las inyecciones contienen ingredientes esclerosantes, y se distribuyen por vías submucosas. Por lo general son necesarias no más de tres inyecciones. No obstante la zona obliga a que la inyección sea aplicada con mucha precisión, pues en el caso del sexo masculino, un picotazo desacertado en la próstata puede causar nuevos problemas.

3. Fotocoagulación con rayos infrarrojos

tratamiento fotocoagulacion infrarrojaEste método consiste en la aplicación de rayos calóricos o infrarrojos que producen la coagulación y evaporación de las proteínas y el agua tisulares presentes en los vasos sanguíneos. Impidiendo el flujo sanguíneo. Este procedimiento es altamente efectivo para detener la perdida de sangre. Puede ser necesario realizar  una o más sesiones, dejando un intervalo de aproximadamente dos semanas entre cada sesión.

4. Crioterapia

tratamiento por crioterapiaEstá es una terapia de frío. El tratamiento consiste en congelar o someter a bajas temperaturas las hemorroides utilizando nitrógeno líquido. Puede realizarse de manera ambulatoria en una o dos sesiones. Aunque este método fue muy popular, actualmente no es el más utilizado por los médicos.En el caso de una enfermedad hemorroidal externa severa o repetitiva se debe recurrir a un método extremo, es decir, al proceso quirúrgico. Las estimaciones dicen que sólo un 20% de las personas afectadas por la enfermedad hemorroidal requieren del procedimiento.

5. Operación de hemorroides o hemorroidectomía abierta

operación de almorranasEl objetivo de la cirugía es quitar o extirpar las hemorroides afectadas. Una vez finalizado se debe cerrar con una fina sutura. El proceso quirúrgico produce una abertura en la epidermis para que cicatrice de manera natural, en un lapso de tiempo que varía entre cuatro y ocho semanas. Una variación de esta cirugía es la hemorroidectomia cerrada, que como su nombre lo indica, cierra la piel pegándola a la herida de la zona anal. El procedimiento es simple y celebradamente efectivo, infortunadamente, el post-operatorio resulta lento y doloroso para el paciente. El periodo de baja se puede extender de una a cuatro semanas, e incluir la dificultad para que la persona pueda sentarse, defecar y desarrollar su vida normal.

 

Causas

– No hacer nunca ejercicio o llevar una vida sedentaria.

– Estar en posición de pie o sentado por periodos muy largos de tiempo.

– Realizar con frecuencia actividades físicas que obligan a la repetición o que resultan violentas para esta zona del cuerpo, como la equitación o el ciclismo.

– Problemas frecuentes en el tránsito intestinal que obligan a esfuerzos repetidos o  que erosionan la mucosa del ano (diarrea, estreñimiento, laxativos irritantes usados con frecuencia).

– Una alimentación descuidada, especialmente si hay un alto consumo de alcohol, especias picantes, tabaco, té o café.

– Alto consumo de grasas y poca fibra.

– La deshidratación puede ser culpable de producir una crisis hemorroidal.

– El embarazo y el alumbramiento.

– Una enfermedad del tracto digestivo o del hígado (como por ejemplo la cirrosis), que puede provocar una congestión sanguínea anormal. En ese caso el médico le indicara los síntomas relacionados o no a las hemorroides.

– Investigaciones han identificado que existe un influjo de factores genéticos o hereditarios.

– También estar con sobre peso es un factor que aumenta el riesgo.

 

Prevención de las hemorroides o almorranas

prevención almorranasEs importante tener claro que la enfermedad hemorroidal puede evitarse, ya que como hemos explicado su germen está muy ligado a un estilo de vida poco sano.

La vida moderna ha traído un incremento en los casos de enfermedades hemorroidales. Recientemente se ha confirmado que cerca de la mitad de la población mundial ha sufrido o sufrirá alguna vez la patología hemorroidal. Una enfermedad presente tanto en hombres como mujeres, frecuente en personas con un rango de edad de entre veinte y cincuenta años, pero a veces también posible en niños pequeños de cuatro a siete años.

Aunque las hemorroides pueden producirse debido a otros factores (herencia familiar), la manera más segura de prevenirlas es teniendo un estilo de vida saludable.

A continuación pondremos en consideración algunos tips importantes para la prevención de la enfermedad hemorroidal:

  • Actuar contra el estreñimiento: está comprobado que el estreñimiento es un factor desencadenante y agravante en la aparición de la patología hemorroidal. Someter continuamente el aparato digestivo y específicamente la zona anal a una presión o esfuerzo para realizar la defecación puede traer consecuencias negativas a largo plazo. Justamente, la evacuación de excrementos endurecidos puede exacerbar la irritación de las venas hemorroidales. El estreñimiento crónico revela un desequilibrio en la alimentación, señalando que hay algo que falla. En esa medida, actuar contra el estreñimiento es actuar contra la aparición de la enfermedad hemorroidal.
  • No forzar, pero tampoco aplazar la evacuación: El ritmo del cuerpo y de la digestión es completamente natural y hay que seguirlo. Si bien las venas hemorroidales nos ayudan a controlar y en gran medida a decidir en qué momento podemos defecar, tenemos que saber que no es una decisión enteramente libre. Es nuestro organismo es el que nos indica en que momento debe evacuar, nuestro deber responder y hacerlo. Muchas personas están esperando siempre las circunstancias ideales para defecar. De manera particular, si la defecación se presenta en una situación de socialización o de pareja, en un espacio cerrado, o en medio de una tarea que está realizándose y que no deseamos interrumpir. Sin embargo, si aplazamos ese momento para más tarde, notaremos que al cuerpo le va a constar el doble de esfuerzo cumplir con la defecación, y estaremos interfiriendo con el proceso de la digestión. Es fundamental evacuar las deposiciones cuando el cuerpo lo indica, o al menos tratar de alejarse lo menos posible de ese momento. Igualmente, no es conveniente permanecer demasiado tiempo en el esfuerzo de defecar, en el caso de la presencia de estreñimiento o de un momento inadecuado para la evacuación.
  • Aumentar la ingesta de agua: La hidratación es un factor fundamental para la prevención de la enfermedad hemorroidal. Una deshidratación severa puede ser una causa de hemorroides. Por eso es importante tomar agua y de manera abundante durante todo el día ( 8 vasos- 2 litros). Ayuda mucho reforzar la hidratación y la buena digestión a través del consumo de aguas enriquecidas con minerales como calcio, flúor, bicarbonato, entre otros. Actualmente la oferta de aguas minerales en el mercado es muy extensa.
  • Realizar actividades físicas moderadas: Ya hemos mencionado que el permanecer sentado por largos periodos de tiempo aumenta las posibilidades de tener hemorroides, debido a una constante presión en la parte más baja del tracto intestinal. Igualmente, debe evitarse la posición de pie por mucho tiempo, pues de esta manera la sangre se acumula solo en la parte inferior del cuerpo. Si no nos conviene estar demasiado tiempo ni sentados ni de pie, la solución es adoptar alguna rutina física que nos ayude a activar la circulación y a mejorar el flujo de la sangre por todas las extremidades de nuestro cuerpo. Realizar caminatas, un poco de atletismo, nadar o pasear en bicicleta es una buena forma de prevenir la mala circulación. Por otra parte, hay que agregar que actividades físicas fuertes y que requieren de una posición de sentadillas no son tampoco recomendables en caso de tener problemas de hemorroides, como en el caso de practicar remo, el ciclismo o la equitación, actividades que deben ejercerse con moderación.
  • Conservar una excelente higiene anal: Aunque este es un punto en el que parece no ser necesario decir algo, hay que insistir. La velocidad de la vida moderna muchas veces no da tiempo a hacer las cosas bien. La zona anal debe estar siempre limpia y libre de partículas tales como trazas de papel higiénico, o incluso, de heces mal limpiadas. De hecho, debido a los altos contenidos de perfumes y productos químicos en el papel higiénico, la recomendación es usar el bidé. Este método de limpieza sí garantiza una higiene completa. En caso de que no se pueda hacer cada vez que vamos a defecar, estaría bien hacerlo con la última defecación del día. Aunque es evidente que en los pisos modernos no hay espacio para el bidé, no podemos negar que nuestros abuelos tenían menos problemas hemorroidales.

 

Consejos

consejos post it
Ante la aparición de un problema ligado a las hemorroides el primer consejo es: no tengas vergüenza. Desafortunadamente, la enfermedad hemorroidal es objeto de tabú en la sociedad actual.

Cientos de personas soportan su enfermedad a solas, llegando incluso a empeorarla, sin saber que su caso es solamente uno entre los millones de casos en el mundo. La patología hemorroidal es mucho más común de lo que se piensa y no tiene por qué ser una causa de vergüenza. Al igual que cada zona sensible del cuerpo, la parte baja del intestino o ano es susceptible se sufrir ciertas irritaciones. Algo completamente normal.

Ocultar una crisis hemorroidal no puede aportar nada más que un empeoramiento de los síntomas, que por otra parte no son nada fáciles de disimular. Algunas personas tendrán problemas para permanecer sentados, piquiña continua, sensaciones dolorosas, o incluso, pueden ver afectada gravemente su vida sexual.

Si has leído la totalidad del artículo podrás saber que las hemorroides son fáciles de tratar siempre y cuando su diagnostico sea realizado tempranamente, por lo que no hay nada de que asustarse. Una crisis de hemorroides no amenaza la vida del paciente en ningún caso. Por lo general es una sintomatología pasajera, ¿asi que por qué ponerle tanto misterio al asunto?

A pesar de que las hemorroides no llegarán a ser un tema central en las conversaciones, entre más afectados sean capaces de asumir la enfermedad como algo normal, otras personas podrán obtener más información y por ende, podrán mejorar su capacidad de prevención y reacción.

Otros consejos sobre las almorranas o hemorroides son:

  • Si sufres o estás pasando por una crisis hemorroidal lo mejor es evitar levantar cosas que pesen demasiado.
  • Si eres amante del ciclismo o la equitación tendrás que dejar esas actividades por un tiempo si quieres una recuperación estable.
  • Evitar la introducción de cuerpos extraños por la zona del ano. La utilización de objetos del mundo externo puede ocasionar daños y problemas en los músculos anales. En caso de una penetración es importante no olvidar nunca la lubricación.
  • Las mujeres embarazadas deben tener especial cuidado con sus hemorroides, puesto que es una patología que se presenta en muchas mamás. La causa es la inevitable dilatación de la matriz, esto hace que las venas del ano estén sometidas a más presión y que pueden tener dificultades para transportar la sangre con normalidad, lo que puede producir la inflamación. Una mujer en un estado de embarazo avanzado deberá buscar la posición horizontal varias veces al día. Cada seis o cuatro horas puede acostarse ya sea sobre el lado derecho o izquierdo de su cuerpo, de esta manera puede prevenir o disminuir las molestias producidas por la enfermedad hemorroidal.

 

Preguntas frecuentes

pregunta
¿Las hemorroides o almorranas las sufren más los hombres o las mujeres?
Tanto las internas como las externas las sufren igual los hombres como las mujeres. Sólo que en el caso de las mujeres, el embarazo es un factor que puede predisponer a sufrirlas y el hombre no tiene.

¿Qué factores predisponen a sufrirlas?
Pueden existir factores hereditarios. Otros factores como el estreñimiento, embarazo y parto pueden influir en su aparición. La cirrosis hepática o infecciones en el ano también se pueden asociar en su aparición aunque son menos habituales.
Permanecer mucho tiempo sentado también puede ser otro desencadenante.

¿Si las hemorroides sangran se debe acudir al doctor?
Cuando se produce sangrado rectal hay que indicar que no siempre se debe al caso de hemorroides y hay más patologías que pueden producirla. Por ello que es necesario consultar siempre con el doctor o especialista para un correcto diagnóstico y tratamiento.
Si la pérdida de sangre es abundante, su color es negro o oscuro o se tienen mareos es necesario acudir urgentemente al médico.

¿Sirven las pomadas o cremas antihemorroidales?
Las pomadas con corticoides puede tener un efecto antiinflamatorio y contra el picor. Para su uso siempre hay que consultar con el doctor o especialista y no abusar de ello dado que pueden crear dependencia y atrofiar la piel.
SEMFYC (Sociedad de Medicina de Familia Comunitaria) indica que las pomadas ayudan a aliviar los síntomas pero estas no curan. Sugiere que hay que evitar no usarlas por más de 1 semana, dado que a la larga, pueden provocar atrofia en la piel del ano.

¿Los alimentos picantes pueden producirlas?
Su consumo en personas que no tengan propensión a padecerlas no provoca su aparición, no son su origen. Si que la comida picante puede producir heces irritantes y ello en una persona que padezca de almorranas puede hacer que esa zona se irrite o inflame más por ello se debe evitar el picante.

¿Tienen relación con el cáncer?
No hay ninguna relación en que este problema pueda predisponer al cáncer. La única cosa es que sí tienen algunos síntomas similares.

Quizás también te interese conocer sobre:
 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (42 voto, media: 4,57 de 5)
Cargando…
 
imagen libro de remedios caseros

SUSCRÍBETE GRATIS Y OBTÉN EL LIBRO DE "REMEDIOS CASEROS"


  • + 300 REMEDIOS
  • + 640 páginas
  • Con consejos, causas y mucho más!!

Más de 40.000 personas ya lo tienen!!

 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 Comentarios en “Hemorroides (Almorranas)

  • oscar

    por casualidad, buscando jugos naturales encontre esta pagina.
    Exelente !!
    Aprovecho de solicitarle el libro “remedios caseros”, ya que no se como suscribirme
    Gracias

    • Mundo Autor

      Hola Oscar, muchas gracias por tus palabras.
      Para poderte suscribir, sólo tienes que darle al icono del libro (“lo quiero”) que aparece a la derecha o al final del artículo hay una casilla para suscribirse. Para ello sólo hay que poner tu nombre y email y ya está nada más. Recibirás en tu email un enlace para poderte descargar gratis el libro sobre remedios caseros.

      Un saludo!

  • Ricardo

    Hola!! Muchas gracias por los consejos a mi me suele ayudar un poco los baños de asiento. Habeis probado flebinec? Yo siempre usaba las cremas hemorroidales hasta que me lo recomendo mi farmaceutica, son sobres, te tomas 1 al dia o 3 si lo q sufres es crisis hemorroidal. Y la verdad es que alivia muy rapido los picores y el dolor y en 4 dias mas o menos desaparecen

    • Mundo Autor

      Hola Ricardo, gracias a ti por comentar.

      Yo no conocia Flebinec, por lo que veo es un tratamiento oral con L-Carninita y Bioflavonoides que puede ayudar a quitar rápidamente los síntomas más típicos como el picor, escozor, inflamación o dolor.

      Genial por comentarlo, y por lo que veo te da muy buenos resultados, estupendo!

      Un saludo!

  • Pablo Miguel.

    Excelente me deja más tranquilo y satisfecho , ya que me estaba caotizando con esta situación.
    Agradezco bastante su entrega de consejos saludables y educativo.

  • Ana

    Muy buena explicacion yo estoy pasando momentos dificiles pues no voy seguido al baño tengo un intestino colon redudante y espastico e irritable y ahora cuando voy al baño hasta dolor de uretra me da como mal de orin y de ovarios ya no quiero mas pastillas para dolor si trabajo parada y si sube de peso que puedo hacer al rededor de ano amano derecha se siente como si tuviera un aro medito de duro y me duele hasta el gluteo derecho que medico seria si voy siempre con gastroenterologo y no mejoro

    • Mundo Autor

      Hola Ana, siento que estés pasando por este problema, lo mejor es poder acudir a un especialista en el sistema digestivo para que pueda chequear, hacer pruebas y poder así determinar la causa y dar recomendaciones y mejor tratamiento a seguir.

      A veces se puede acudir al especialista correcto pero no convencer con su tratamiento o dar resultado, en cuyo caso puede ser interesante acudir a otro para tener otro diagnóstico y punto de vista diferente.

      No es la solución, pero para intentar aliviar los síntomas, si se está mucho tiempo sentado debido al trabajo, verificar que se usa una silla ergonómica y postura correcta. Luego cada hora levantarse unos breves minutos para estirar las piernas, caminar, hacer un descanso.
      Durante el día y también después de realizar sus necesidades, siempre que sea posible hacer baños de asiento con agua tibia. Beber mucho líquido y tomar una dieta equilibrada y rica en fibra.

      Desear que te pongas bien, un abrazo

  • isidra

    me parece estupendo que actualmente se puedan escuchar cosas positivas para mejorar nuestra salud y siempre dar al mundo una cara de alegría. gracias por esa puntada.