Gastritis


Compártelo

dibujo sobre la gastritis
Una de las dolencias que más nos aquejan, y que es muy molesto, es el dolor estomacal.

Los dolores estomacales son muy amplios. Nos puede arder el estómago, padecer agruras o acidez, diarrea (aunque es intestinal), dolor de hambre o por indigestión.

Y es que no le prestamos la suficiente atención a los dolores y no sabemos realmente qué le pasa cuando nos envía señales de que algo malo le sucede.

Hoy te contaremos, de manera amplia, sobre la gastritis. Se dicen tantas cosas sobre ella, que en ocasiones se diluye la frontera entre lo que es mentira y lo que es cierto sobre la gastritis.

 

¿Qué es la gastritis?

Normalmente asociamos cualquier ardor estomacal a la gastritis, aunque sí es un síntoma, no es el único.

La gastritis es una inflamación de la mucosa gástrica. Sencillo, ¿no? No lo es tanto.

La mucosa gástrica es elegida para proteger al estómago luego de la digestión, y es producida por los jugos gástricos. La mucosa gástrica, es, como lo dice su nombre, una capa mucosa en el estómago de más o menos 0,5 milímetros de grosos, que dejará intacto al estómago.

Recordemos que los jugos gástricos son encargados de descomponer los alimentos que llegan al estómago.

Los jugos gástricos son un líquido compuesto de muchos elementos, los principales son:

  • Ácido clorhídrico.
  • Pepsina.
  • Factor intrínseco.
  • Mucosas.
  • Bicarbonato.

 

Tipos de gastritis

Existen dos tipos:

Gastritis aguda

Se refiere a una gastritis que aparece de repente, es decir, no aparece de forma gradual. Al momento de la endoscopia, el revestimiento aparece enrojecido, y con una gran cantidad de células inflamatorias agudas. Puede haber roturas en el revestimiento llamadas “erosiones agudas”.

Gastritis crónica

Es un grado persistente, pero bajo, de inflamación y daño en la mucosa gástrica del estómago. La mucosa se adelgaza a medida que se destruyen células normales. Las células inflamadas incluyen linfocitos, lo que implica una respuesta inmune. Puede estar presente desde hace muchos años e incluso puede haber riesgo de cáncer gástrico.

 

¿Qué causa la gastritis?

Hay muchas leyendas urbanas al respecto. En México y otros países con picante en su dieta, culpan al chile y salsas picantes de la gastritis, de hecho, siempre se les advierte (no los médicos) a las personas amantes de lo picante, que pueden, según ellos, la gastritis por el exceso.

Si bien influye, las causas concretas son amplias y quizá no muy conocidas como que el chile causa gastritis.

La gastritis puede ser causada por el alcohol en exceso, vómitos crónicos, tensión, uso de medicamentos como la aspirina u otros medicamentos antiinflamatorios.

Otras posibles causas son:

  1. La presencia de la bacteria helicobacter pylori, una bacteria que habita en el revestimiento mucoso del estómago. Sin tratamiento, puede causas úlceras, gastritis y hasta cáncer de estómago en el peor de los casos.
  2. La anemia perniciosa: una forma de anemia que se produce cuando el estómago no tiene la cantidad óptima de la sustancia natural que se necesita para absorber y digerir la vitamina B12.
  3. Reflujo biliar: Es un flujo inverso de bilis en el estómago. El flujo llega al hígado y la vesícula biliar.
  4. Infecciones causadas por bacterias o virus.
  5. Enfermedad de Crohn: Es una enfermedad rara que inflama los tubos digestivos del cuerpo.
  6. Enfermedades autoinmunes como el sida.
  7. Cirugías gástricas que expongan al estómago a la bilis.

 

Síntomas de la gastritis

Es complicado aportar una sintomatología clara, pues la gastritis se presenta en ocasiones simplemente con un dolor abdominal.

Sin embargo, hay una serie de síntomas que la mayoría de personas presentan. No tienen que aparecer todos, eso depende de cada persona y del tiempo que pueda llevar padeciendo esta enfermedad.

Los síntomas son:

  • Náuseas.
  • Malestar estomacal recurrente o continuo.
  • Dolor abdominal.
  • Vómitos.
  • Indigestión.
  • Ardor o sensación punzante en el estómago entre comidas, o por la noche.
  • Hipo.
  • Pérdida de apetito.
  • Vómitos con sangre.
  • Heces negras y/o alquitranadas.
  • Palidez, sudoración y pulso acelerado.
  • Sensación de desvanecimiento.
  • Pérdida de peso.

 

¿Cómo se diagnostica la gastritis?

imagen gastritis por miscroscopioSu diagnóstico puede ser establecido en base a un historial completo junto con una auscultación del paciente. Algunos casos pueden necesitar análisis de sangre, endoscopia e incluso una consulta con un gastroenterólogo.

En el primer contacto, la entrevista irá dirigida a analizar los síntomas del paciente, su historial médico, hábitos y estilo de vida, los medicamentos que toma el paciente, en especial los que pueda consumir sin receta médica, como la aspirina. Ésta información deberá ser suficiente para un diagnóstico en la mayoría de las personas.

Tu como paciente debes tener máximo cuidado en todos los medicamentos que tomes, incluyendo especialmente los medicamentos sin suscripción médica, las preparaciones a base de hierbas, suplementos alimenticios y vitamínicos.

También debes informar los medicamentos que has tomado para aliviar los síntomas y cuáles son los que los medicamentos ocultaron.

¿Es necesario enviar al paciente a realizarse pruebas de laboratorio? Aunque no existe una prueba específica para determinar si un paciente padece gastritis. Insistimos en que habitualmente las pruebas de laboratorio no son necesarias.

Las posibles pruebas son:

  1. Prueba de helicobacter pylori.
  2. Recuento de células sanguíneas, para la anemia, pues en ocasiones produce los síntomas asociados a la gastritis, o la causante de ésta.
  3. Análisis de orina.
  4. Gastroscopia: se introduce un tubo, de delgado grosor, equipado con una cámara, llamado gastroscopio, desde la boca del paciente hasta el estómago para examinar el revestimiento de este. El médico buscará indicios de la inflamación de mucosa gástrica y toma una pequeña muestra de éste (biopsia).
  5. Cultivo de heces: Se buscan indicios de bacterias en los tractos digestivos que puedan causar los síntomas, diarrea, etc. Se recolecta una pequeña cantidad de heces y se envía a un laboratorio médico. En un plazo máximo de dos o tres días detectará, si las hay, bacterias anormales y/o sangre, síntomas claros de gastritis.
  6. Prueba de embarazo.

Las pruebas pueden seguir, e incluir rayos X o incluso algún TAC para generar imágenes del tracto digestivo y el estómago, aunque generalmente no son necesarios.

También puede ser ordenado un electrocardiograma para detectar el ritmo de los latidos del corazón o dolores en el pecho.

Recuerda que todas éstas pruebas solo pueden ser ordenadas por tu médico de cabecera o a su vez por el gastroenterólogo al que dicho médico te canalizará.

 

Los posibles tratamientos a la gastritis

Los tratamientos contra la gastritis se centran en dos cosas:

  • Reducir la cantidad de ácido en el estómago.
  • Tratar la causa.

Reducción del ácido en el estómago

El revestimiento del estómago de una persona con gastritis puede tener menos protección contra los jugos gástricos. La reducción del ácido ayuda a la cicatrización de la mucosa protectora del estómago.

Los medicamentos que reducen la acidez incluyen:

  1. Antiácidos. Van desde el clásico sal de frutas hasta medicamentos. Muchas marcas utilizan distintas combinaciones de tres sales básicas, que son el magnesio, el aluminio y el calcio, junto con iones de hidróxido o bicarbonato para neutralizar el ácido del estómago. Los antiácidos, sin embargo, en ocasiones producen efectos secundarios, como diarrea, estreñimiento.
  1. Bloqueadores H2 como la cimetidina, famotidina, nizatidna, ranitidina. Los bloqueadores disminuyen la producción del ácido en el estómago.
  1. Inhibidores de la bomba de protones (IBP) como el omeprazol, lansoprazol, selansoprazol, pantoprazol, rabeprazol y esomeprazol. Lo IBP disminuye más eficazmente la producción de ácidos en el estómago. Todos los IBP son vendidos exclusivamente con receta.

Tratando la causa

Dependiendo de la causa, un médico pude recomendar tratamientos adicionales.

  1. Un tratamiento contra el helicobacter pylori, incluso si la persona no tiene síntomas de infección. Curar la infección, con frecuencia cura la gastritis y disminuye la probabilidad de contraer las complicaciones típicas como la úlcera péptica o cáncer gástrico.
  1. Evitar la causa de la gastritis reactiva puede curar a muchas personas. Por ejemplo, si el uso de AINE prolongada es la causa de la gastritis, un médico puede aconsejar al paciente tomar los AINE, reducir la dosis o cambiar el medicamento para el dolor.
  1. En muchas personas el estrés o la tensión es la causante de la gastritis, por lo que se les recetan medicamentos para disminuir el estrés. Entre ellos incluye el sucralfato, bloqueadores H2 o IBP.
  1. Se pueden recetar medicinas, que, en lugar de combatir la gastritis, se enfocan en tratar la anemia perniciosa debido a la gastritis atrófica autoinmune con inyecciones de vitamina B12.

 

Cómo prevenir la gastritis

Llegado éste punto, sabrás que esta enfermedad produce ardores y dolores en el estómago e incluso en el abdomen, úlceras, y que el tratamiento depende de si lo contrajiste por una causa tercera o apareció por sí sola. Pero lo que seguramente quieres saber, es, luego de decir que no tienes ningún síntoma cómo evitar todo esto. Sí, se puede.

Todo depende del estilo de vida que lleves, ya que influye, como muchísimas enfermedades, de tus hábitos y, sobre todo, tu alimentación e incluso vicios que puedas tener.

Se recomienda:

  1. Tener comidas más pequeñas y frecuentes a lo largo del día. Ayuda a prevenir la acidez y la indigestión. Por eso los expertos recomiendan tener cinco comidas diarias, en lugar de solamente tres. Evita también que no sean muy copiosas.
  1. Evita los alimentos irritantes, especialmente los picantes, comida frita, alimentos con ácidos grasos o ácidos.
  1. Evita el alcohol, ya que inflama la mucosa gástrica del estómago.
  1. Considera el cambio de analgésicos o medicamentos que uses, puede ser que alguno de ellos provoque la gastritis, pero hazlo siempre bajo supervisión médica.
  1. Controla tu estrés, ya que puede empeorar o provocar la gastritis. El estrés es complicado de controlar, pero sí se puede lidiar con él, no es un enemigo invencible. Si tienes problemas para relajarte, haz ejercicio, o considera el tai chi, yoga o alguna actividad relajante.
  1. La higiene es clave, pues el helicobacter pylori se contagia a través de alimentos y agua contaminadas. Toma las medidas oportunas, especialmente cuando comes o bebes fuera de casa.

La clave: cuidar tu dieta

Es muy útil cuidar la dieta para evitar la crisis o su agravamiento. Las personas que sufren de gastritis a menudo descuidan su dieta y comen cualquier cosa con tal de mantener su estómago lleno. Pasan por alto el hecho de que varios alimentos aumentan el problema y dan lugar a agravamientos de la gastritis, como úlceras, y en casos extremos, cáncer estomacal.

Es clave entonces un buen conocimiento sobre qué comer y qué evitar si es que padeces, desafortunadamente, la gastritis. La regla de oro es mantenerse alejado de alimentos pesados, condimentados o picantes.

Recuerda que, tengas o no gastritis, una dieta rica en fibra es importante para el funcionamiento saludable de tu sistema digestivo.

Debemos aclarar que una dieta personalizada solamente puede ser hecha por un profesional del área. Lo que aquí te damos es una serie de ‘líneas rojas’ (la política nos trae conceptos útiles).

Ten en cuenta los siguientes puntos al momento de elegir tus alimentos si padeces de gastritis:

  1. Evita alimentos fritos y grasos.
  2. Evita los pimientos, pepinillos y alimentos muy salados.
  3. Evita el vinagre y conservas en vinagre, son muy ácidos.
  4. Disminuye el consumo de cafeína, bebidas alcohólicas, y la mostaza.
  5. Olvida el mito de que los refrescos ayudan a la gastritis. No lo hacen.
  6. Incluye alimentos ricos en flavonoides, como manzanas, arándanos, ajo y cebolla, ya que ayudan a frenar el crecimiento de las bacterias que causan la gastritis.
  7. Evita comer carne, tanto la roja y blanca, al menos que no sea la base de tu dieta alimenticia.
  8. Intenta consumir verduras y frutas frescas, a ser posible, crudas y con cáscara.
  9. No comas hasta reventar, castigas al sistema digestivo.
  10. Evita la bollería, en galletas, bizcochos, y chocolate.

También te puede ser interesante de conocer: remedios caseros para la gastritis.

 

Conclusión

La gastritis es una enfermedad en la que se hincha el revestimiento del estómago conocido más comúnmente como mucosa gástrica. Normalmente es causado por anemia, helicobacter pylori, o por malos hábitos alimenticios o de vida en general o salud.

No hay un medicamento concreto para ella, y depende totalmente de la causa de la enfermedad y el tipo de gastritis que el paciente padece.

Lo mejor es revisar el estilo de vida para prevenir o bien aminorar los efectos de la gastritis.

No olvides que siempre debes acudir a un médico para que te dé un tratamiento o te canalice a un profesional. No abuses de la auto receta.

 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 voto, media: 4,50 de 5)
Cargando…
 
imagen libro de remedios caseros

SUSCRÍBETE GRATIS Y OBTÉN EL LIBRO DE "REMEDIOS CASEROS"


  • + 300 REMEDIOS
  • + 640 páginas
  • Con consejos, causas y mucho más!!

Más de 40.000 personas ya lo tienen!!

 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *