Colesterol


Compártelo

colesterol bueno y malo
Los alimentos nos proporcionan múltiples nutrientes que nuestro organismo requiere para su funcionamiento. Los nutrientes nos brindan sustancias químicas y energía que las células de nuestro cuerpo necesitan de forma permanentes, por este motivo el aporte de los mismos debe ser en las cantidades adecuadas y en una proporción balanceada.

Dentro de los nutrientes que se precisan en grandes cantidades de forma diaria se encuentran los glúcidos (azúcares), proteínas y lípidos (grasas). Dentro de las grasas encontramos una muy conocida que es el colesterol.

El colesterol, en oposición a lo que las personas creen, es una molécula de enorme importancia para el funcionamiento óptimo del cuerpo porque tiene una propiedad físicas y químicas como ninguna otra molécula.

La misma conforma las membranas de todas las células del cuerpo, es decir, cada célula de nuestro organismo tiene colesterol en membrana plasmática. Ninguna persona puede vivir sin el aporte de colesterol. Esta composición celular hace que colesterol ocupe un lugar destacado en el metabolismo del cuerpo.

 

Metabolismo de colesterol

sintesis del colesterolEn nuestro cuerpo existe un metabolismo de colesterol que controla su ingreso a través de los alimentos, su producción corporal y su eliminación. El objetivo del metabolismo es mantener un nivel estable de esta sustancia a nivel sanguíneo para que lo puedan utilizar todas las células que lo requieran.

Se deben controlar múltiples variables para lograr un nivel estable de colesterol total en la sangre, porque el mismo es influido ampliamente por la ingesta a través de los alimentos, la realización de actividad física, el sedentarismo y la eliminación corporal.

El colesterol no se transporta aislado por la sangre, sino que se asocia con proteínas y conforma diversas lipoproteínas que son conocidas como: VLDL (lipoproteínas de muy baja densidad), LDL (lipoproteínas de baja densidad), IDL (lipoproteínas de densidad intermedia), HDL (lipoproteínas de alta densidad).

El cuerpo transporta el colesterol siempre unidos a proteínas porque al ser una sustancia grasa la misma no se disuelve en un medio acuoso como es la sangre, principalmente bajo la forma de LDL y HDL.

 

Tipos de colesterol (bueno y malo)

Las lipoproteínas de baja densidad (LDL) son las que se encargan de transportar el colesterol obtenido de la dieta y del hígado y distribuirlo a lo largo de todo el cuerpo, para que sea utilizado por las células. Las lipoproteínas de baja densidad es considerado el colesterol malo, porque una concentración elevado del mismo en la sangre determina que gran cantidad de colesterol se está distribuyendo por el organismo.

Las lipoproteínas de alta densidad (HDL) tienen una función inversa que las anteriores, se encargan de recorrer todos los tejidos del cuerpo, captar el exceso de colesterol y trasportarlo al hígado, para que sea metabolizado o eliminado. Por este motivo a las liporoteínas HDL se las denomina colesterol bueno, porque realizan una tarea de limpieza, contribuyendo a disminuir las placas que se forman en las paredes las arterias. El nivel de HDL, colesterol bueno elevado es beneficioso porque ayuda al organismo a eliminar el de exceso de la sustancia grasa.

 

Exceso de colesterol

El exceso de colesterol determina que el mismo se deposite en varios órganos pero predominantemente en las paredes de las arterias. La acumulación de las grasas dentro de las vasos sanguíneos se produce de forma gradual pero progresiva mientras los niveles se mantengan altos en la sangre, contribuyendo a la aparición de enfermedades cardiovasculares como infartos o accidentes cerebro vasculares.

La acumulación de colesterol en las arterias se denomina placa de ateroma, que puede llegar a ocluir un vaso sanguíneo y el aporte de sangre esencial a una porción de un órgano del cuerpo.

El colesterol total en sangre, que es la suma de todas las lipoproteínas circulantes se debe mantener en un valor menor de 200 mg/dL. Por encima de estos valores, los cuales se calcular a través de un examen para clínico de sangre, se determina que la persona tiene el colesterol elevado, lo que se denomina hipercolesterolemia.

Es deseable que todas las personas adultas se realicen una medicación anual de su nivel de colesterol como forma de diagnosticar cualquier nivel elevado del mismo. Un nivel superior al deseado indica que el colesterol en exceso está siendo depositado a nivel de los órganos del cuerpo como corazón, músculo y fundamentalmente arterias.

Mientras que el nivel de colesterol total sea elevado las arterias seguirán teniendo mayor cantidad de placas de ateroma, que van aumentado el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas como infartos.

 

Causas y tratamiento para el colesterol

comida con colesterolUn aspecto central en la hipercolesterolemia, es que la mayoría se deben a un consumo excesivo de colesterol en la dieta diaria. Un consumo elevado de productos y alimentos grasos aumenta la oferta de la sustancia al cuerpo, dificultando su eliminación posterior, propiciando su depósito en los vasos sanguíneos.

Para tratar el colesterol alto existen varias opciones dependiendo de la edad de la persona, antecedentes familiares, su riesgo cardiovascular, la presencia de otras enfermedades y los niveles de colesterol total en plasma.

El primero paso para combatir el colesterol es modificar las pautas de alimentación, es decir, disminuir el consumo de productos lácteos enteros, carnes con grasa, mantecas y margaritas.
Todo alimento que contenga una alta proporción de grasas se debe reducir al mínimo posible, ya logrando un beneficio para la persona.

El otro aspecto de la dieta es el incremento de las frutas, verduras y cereales, que aportan fibra alimenticia, la misma no se absorbe en el cuerpo, pero permite que nivel del tubo digestivo se elimine una mayor proporción de colesterol.

Una dieta diaria que contenga una cantidad suficiente de fibra alimenticia asegurará una mayor eliminación de colesterol, a través del intestino.

Otro aspecto que debe tenerse en cuenta para combatir el colesterol elevado es evitar el sedentarismo, ya que no facilita el consumo de colesterol a nivel de los tejidos periféricos. La actividad física regular hace las células activen su metabolismo contribuyendo a un mayor gasto de colesterol por el organismo en su conjunto.

La actividad física y la práctica de un deporte además contribuyen en aumentar el HDL, el denomina colesterol bueno, que permite una retirada de la sustancia grasa y su llevada al hígado para su eliminación. La práctica de ejercicio aeróbico es casi la única opción para aumentar los niveles de HDL, no existiendo ningún fármaco que lo consiga.

En algunos casos si el tratamiento dietético no es efectivo o se requiere por otro motivo el médico puede indicar el uso de medicamentos que contribuyen a bajar el colesterol. Existen múltiples fármacos, seguros y confiables, que por diversos mecanismos de acción hacen que el colesterol en sangre disminuya.

Hay que tener en cuenta que el primer paso tiene que ser los cambios en los hábitos de alimentación y la realización de actividad física, que son las dos herramientas más efectivas para combatir el colesterol alto y que los descensos no son instantáneos, se requiere de meses para que el organismo modifique su metabolismo basal.

Así que debemos controlar nuestro dieta diaria para lograr mantener el nivel de colesterol controlado como forma de prevenir diversas enfermedades.

Puedes conocer más sobre el tema, en remedios caseros para el colesterol.

 

Vídeo sobre el colesterol

 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 voto, media: 4,40 de 5)
Cargando…
 
imagen libro de remedios caseros

SUSCRÍBETE GRATIS Y OBTÉN EL LIBRO DE "REMEDIOS CASEROS"


  • + 300 REMEDIOS
  • + 640 páginas
  • Con consejos, causas y mucho más!!

Más de 40.000 personas ya lo tienen!!

 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *