Cáncer de piel


Compártelo

dermatologo analizando cáncer de piel
Nuestra piel cumple gran cantidad de funciones para el funcionamiento integral del cuerpo, además del rol estético que cumple. El cuidado de la piel desde el punto de vista estético forma parte del ideal de belleza de las sociedades modernas.

Una piel que luzca cuidada y bronceada contribuye a mejorar la belleza integral de la persona, especialmente en las mujeres.

Además de la belleza la piel cumple una larga lista de funciones sin las cuales no podríamos sobrevivir, la fundamental consiste en el control de la temperatura.

Cuando tenemos que perder calor, especialmente al realizar actividad física moderada a intensa, la sangre se dirige hacia la superficie de la piel, que en conjunto con la transpiración se pierde el exceso de calor corporal.

En los momentos de gran frío, en que el cuerpo busca ganar calor, se reduce la cantidad de sangre que se dirige a la piel como forma de mantenernos más calientes. Este rol de control de la temperatura de la piel es bastante desconocido, siendo fundamental para mantenernos en el mismo rango a lo largo de todo el día.

Otra función esencial de la piel es la recepción de estímulos del exterior y su envío para ser procesados por el sistema nervioso central. Los receptores de la piel nos permite identificar cualquier estímulo, tanto movimiento, contacto, calor e incluso dolor, sobre cualquier parte de nuestra piel. La función defensiva es esencial, lo que nos permite evitar quemarnos o exponernos a situación de gran dolor.

Existen numerosas patologías de la piel, pero la más temida es el cáncer de piel. A lo largo de la vida de una persona puede aparecer gran diversidad de lesiones sobre la piel, las cuales pueden ser temporales, como las lesiones de una varicela o permanentes. Hay que tener en cuenta que las lesiones que tiene la persona en su piel desde que nacen en su mayoría de casos no constituyen cáncer de piel.

 

Tipos y variedades

melanoma en la pielHay varios tipos de cáncer de piel entre los que se destacan: aquellos que aparecen en las denominadas células basales de piel, aquellos de las células escamosas y otros que aparecen en los melanocitos, denominados melanomas.

La piel está compuesta por tres capas bien diferenciadas, desde la superficie hacia el interior del cuerpo encontramos: la epidermis, dermis e hipodermis. En la epidermis se encuentran varias capas de células epiteliales, que van creciendo y se van descamando naturalmente.

Luego prosigue la dermis que está conformada por tejido conjuntivo, siendo en general, donde se encuentran los principales receptores de estímulos del exterior del cuerpo, vasos sanguíneos y linfáticos. Finalmente, la capa más interna de la piel, es la hipodermis, conformada fundamentalmente por tejido adiposo.

Es necesario comprender que el cáncer se produce por influencia del material genético de las células y del ambiente. En la relación a largo plazo de ambos aspectos puede aparecer la formación de una lesión precancerosa que con el paso del tiempo determine la aparición de una lesión maligna, con capacidad de crecer, invadir tejidos circundantes y órganos alejados dando origen a metástasis.

El cáncer de piel más frecuente es aquel que ocurre en las células epidérmicas de la piel, denominándose carcinoma espino celular y carcinoma baso celular según su ubicación.

El carcinoma espino celular se forman a partir de lesiones precancerosas, que se originan de lesiones en la piel como quemaduras o heridas antiguas, que con el paso del tiempo determinan cambios a nivel del material genético de las células.

No todas las lesiones importantes de la piel determinarán la aparición de lesiones precancerosas, pero existe una posibilidad con el paso de los años. Las lesiones sobre la piel son aquellas que produjeron una gran destrucción de células epiteliales como quemaduras de entidad o grandes heridas cortantes o penetrantes.

En estos contextos la multiplicación celular es muy intensa, que con el paso del tiempo, puede determinar una alteración genética en algunas de las células, produciendo una multiplicación descontrolada en un futuro de células cancerosas.

El carcinoma espino celular tiene capacidad de metástasis otros órganos a distancia, pero generalmente ocurre en personas de edad avanzada y de piel blanca.

La otra variedad de cáncer de piel denominado carcinoma baso celular, es la variedad más frecuente de los tumores que aparecen en células epiteliales de la piel. Aparece más frecuentemente en las mujeres pero puede aparecer en ambos sexos, el riesgo se incrementa con el paso del tiempo, especialmente en personas mayores de 50 años de edad. Puede aparecer de múltiples formas sobre la piel: nodular, quística, superficial pero tiene un bajo poder de invadir órganos a distancias. Por esta razón, los carcinomas baso celular no producen metástasis pero puede por crecimiento debajo de la piel comprimir órganos profundos especialmente a nivel del rostro.

El cáncer de piel que asienta sobre melanocitos, que son las células encargadas de dar la coloración a piel, se denominas melanomas. Son los tumores de coloración oscura que aparecen sobre la piel, en diferente topografía según hombres o mujeres. En el caso de los hombres el cáncer de piel tipo melanoma aparece en la espalda, en las mujeres en las piernas principalmente. El melanoma es un cáncer muy agresivo con gran velocidad de crecimiento, que puede producir metástasis a órganos distantes de la piel e incluso muertes.

La mayoría de las muertes ocurridas por cáncer de piel son de la variedad de melanomas, por lo que requiere una detección precoz y un tratamiento quirúrgico para su resolución.

 

Causas

rayos del solComo toda patología, existen causas en su aparición, en el caso del cáncer de piel, la radiación ultravioleta es la principal. Los rayos del sol aportan energía en diversas longitudes de onda, desde radiación infrarroja que nos produce calor, el espectro visible que nos permite ver colores hasta la radiación ultravioleta.

La radiación ultravioleta prolongada incrementa el riesgo de padecer cáncer de piel, razón por la cual, todas aquellas personas que trabajen al aire libre o tenga una gran exposición solar tendrán el riesgo de cáncer de piel aumentado.

También tienen riesgo aumentado las personas que hayan sufrido quemaduras solares de importancia. Cuando tomamos sol sin protección por largo tiempo corremos el riesgo de padecer quemaduras sobre la superficie de la piel. Las quemaduras solares de primer grado son aquellas que determinan que nuestra piel quedó de color rojo, con posterior descamación de las células epiteliales superficiales, que parece que estuviéramos cambiando la piel. Las quemaduras solares de segundo grado implican la aparición de ampollas, con gran dolor y enrojecimiento intenso. En estas situaciones, las personas que han presentado grandes quemaduras de piel producto del sol o han presentado varias a lo largo de su vida tienen el riesgo de cáncer de piel incrementado.

Las personas de piel blanca, piel y cabellos claros tienen un riesgo aumentado, porque sus células son más sensibles a la radiación ultravioleta procedente de la exposición solar.

La edad es un factor de riesgo como en todos los tipos de cáncer, a medida que se incrementa la misma también lo hace el riesgo de padecer cáncer de piel. En general, ocurre por encima de los 50 años de edad, pero puede aparecer también en personas más jóvenes con otros factores de riesgo.

El cáncer también tiene una vinculación genética, razón por la cual, tener un familiar que ha tenido cáncer de piel, incrementa el riesgo de padecerlo a lo largo de toda la vida de la persona. Lo que implicará un control más estricto y cercano de todas las lesiones de piel que puedan aparecer a lo largo de su vida.

 

Tratamiento y diagnóstico

El tratamiento del cáncer de piel dependerá del tipo, su localización, extensión y evolución del mismo. El cáncer de piel ocurrido en las células epiteliales tiene un mejor pronóstico, existiendo tratamientos con aplicación de cremas específicas e incluso quemaduras del mismo por nitrógeno. También puede realizarse radioterapia o su disección quirúrgica.

El cáncer de piel del tipo melanoma siempre implicará una resección quirúrgica por su gran poder invasor así como de producir metástasis en órganos alejados de la piel.

El diagnóstico precoz es de fundamental importancia, lo que requerirá que la persona observe su piel frecuentemente. Frente a la aparición de lesiones que antes no tenía o que han crecido es fundamental consultar con un médico dermatólogo para que pueda valorar la presencia de tumores benignos o malignos.

Hay que destacar que la mayoría de las lesiones de piel son benignas, no teniendo riesgo de tener transformación malignas, pero igual deben ser valoradas por un especialista. El diagnóstico de cáncer de piel precoz permitirá evitar un avance del mismo así como un tratamiento con mayor índice de ser curativo.

La prevención del cáncer de piel se realiza evitando la exposición solar y la utilización de cremas protectoras de la radiación solar. Se debe utilizar cremas protectoras con alto grado de protección contra radiación ultravioleta en las personas que tengan una exposición solar importante. El uso de gorro, visera y ropas oscuras también contribuyen a disminuir la exposición solar.

La menor exposición solar disminuye el riesgo de padecer cáncer de piel en el futuro, no hay que olvidar que el efecto de la radiación es acumulativo a lo largo de toda la vida de la persona.

La prevención del cáncer de piel comienza desde pequeños y se debe mantener durante toda la vida como forma de disminuir el riesgo de padecerlo.

 

Vídeos

Sobre cáncer de piel con oncólogo y dermatólogo de la Universidad de Navarra

Cáncer de piel en el programa “Vivir saludable”

Quizás también te interese conocer sobre:
 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 voto, media: 5,00 de 5)
Cargando…
 
imagen libro de remedios caseros

SUSCRÍBETE GRATIS Y OBTÉN EL LIBRO DE "REMEDIOS CASEROS"


  • + 300 REMEDIOS
  • + 640 páginas
  • Con consejos, causas y mucho más!!

Más de 40.000 personas ya lo tienen!!

 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *