Lumbalgia en el embarazo


mujer embarazada
La lumbalgia (dolor de espalda) durante el embarazo es provocada por el cambio de la postura corporal debido a que el centro de gravedad del cuerpo se altera como consecuencia del aumento del tamaño del útero.

Gradualmente la mujer va modificando su postura, separando las piernas a fin de equilibrarse y así arquea su espalda, provocando de esta forma una presión tanto sobre los ligamentos como las articulaciones.

Este tipo de problema durante el embarazo también es causado por la mayor debilidad de los ligamentos de los huesos pélvicos, que se ablandan, debido a una hormona llamada relaxina, que la mujer segrega durante el embarazo, con el objeto de permitir, llegado el momento, el paso del bebé por el canal de parto.

Todos estos cambios suponen un mayor esfuerzo para las articulaciones de la espalda, y cuando el embarazo ya está en la etapa final los dolores suelen agravarse como consecuencia del mayor tamaño del útero.

El grado de incidencia del dolor en la zona de la cintura durante el embarazo es muy alto, ya que el cuerpo debe adaptarse a los cambios surgiendo así varios mecanismos articulares y también musculares compensatorios de la columna vertebral.

CONSEJOS PARA PREVENIR LA LUMBALGIA

Con el fin de prevenir este tipo de molestias es conveniente:

  • Tratar en lo posible de corregir la postura y forma de caminar, esto ayudará a corregir una curvatura excesiva de la columna y fortalecerá los músculos abdominales.
  • La práctica de ejercicios específicos (gimnasia para embarazadas) hará que los músculos se fortalezcan, tanto los del abdomen como los de la espalda.
  • La utilización de calzado cómodo, con un tacón de no más de 3 a 4 cms, ayudará a mejorar la postura.
  • No es conveniente usar zapatos totalmente planos porque el arco del pie puede resentirse con el peso.
  • Una posición recta de la espalda cuando se está sentada ya sea colocarse bien pegada al respaldo o colocar cojines, soluciona los dolores que se sienten en esos casos.
  • Dormir de lado, colocando la pierna de arriba flexionada sobre un almohadón.
  • La aplicación de calor y los masajes con agua templada son una gran ayuda.
  • En el mercado existen unas fajas especiales para este tipo de casos que ayudan a mantener la espalda recta y mejoran la postura.

Por último, no es necesario un sufrimiento continuo durante los nueve meses de embarazo, el médico puede recomendar algún tipo de analgésico para que junto con el resto de los consejos dados, esta etapa pueda sobrellevarse lo mejor posible.

 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (sin votaciones todavía)
Cargando...
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.