Embarazo y actividad física


embarazo y actividad física
La realización de actividad física durante el embarazo trae aparejados muchos beneficios como por ejemplo:

  • Una mejora en el tono muscular: Esto ayuda a corregir la mala postura, disminuye la ansiedad, depresión e insomnio y aumenta el bienestar psicológico de la mujer.
  • Se eliminan mayor cantidad de líquidos: Con esto se logra un balance calórico conveniente.
  • Normalización de la tensión arterial: La actividad física colabora a que la presión arterial se mantenga en niveles correctos.
  • Diabetes gestacional: Con el ejercicio se logra una protección frente a la diabetes gestacional, que es la elevación de manera transitoria de los índices de glucosa como respuesta al descenso de insulina durante el embarazo.
  • Equilibrio y coordinación: Con la actividad física se consigue tener una mayor coordinación de movimientos y un mejor equilibrio.
  • Relación bebé-mamá: El ejercicio en las embarazadas tiene también como objetivo el dar inicio a una relación única entre madre e hijo en un espacio de calidez y ternura. Es conveniente que también realizar ejercicios de relajación y respiración que ayudarán en el momento del parto.

El embarazo no es un obstáculo para practicar ejercicio, sin embargo, debe establecerse un criterio de individualidad para recomendar el tipo de actividad física a realizar.

Deberá tenerse una completa valoración hecha por el médico quien tendrá en cuenta edad, ocupación, antecedentes obstétricos, tiempo de embarazo, nivel del estado físico y estado nutricional de la mujer.

Los ejercicios recomendados son los del tipo aeróbico, porque en ellos se utilizan varios grupos musculares, puede ser caminar, nadar, bicicleta estática, trotar, o una rutina hecha en el gimnasio, siempre teniendo en cuenta no excederse de su capacidad máxima.

Pautas a tener en cuenta:

  • Estiramiento y calentamiento de músculos y articulaciones adecuado, entre 5 y 10 minutos.
  • Ejercitación por 15 a 30 minutos.
  • Disminuir de forma paulatina la velocidad del ejercicio.
  • Cuidar la frecuencia cardiaca: Se recomienda al iniciar la actividad estar en un 50% de su frecuencia cardiaca máxima, no sobrepasando el límite de seguridad que es de 70% de la frecuencia cardiaca máxima y que no sea superior a 140 latidos por minuto.
  • Frecuencia de actividad física: Mínimo 3 veces por semana por un lapso de 20 minutos. Durante el segundo trimestre puede mantenerse la actividad disminuyendo el ritmo.
  • Temperatura corporal, no debe exceder de los 38º C
  • Anormalidades, se debe detener la actividad ante cualquier anormalidad o dolor, mareo, náuseas o problemas respiratorios.
  • Monitoreo profesional, es aconsejable realizar actividad física bajo el control de un profesional como por ejemplo un profesor de gimnasia, que indicará el tipo de ejercicio más recomendable y hará un monitoreo constante.
  • Ejercicios contraindicados, no pueden practicarse deportes de contacto, buceo, ejercicios que impliquen torsiones o saltos de altura. 

La embarazada que realiza actividad física se encuentra más preparada para dar a luz sin miedos ni ansiedades, se siente más fuerte y en mejores condiciones tanto emocionales como físicas para la llegada del nuevo ser.

 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (sin votaciones todavía)
Cargando...
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.