Dolores musculares en el embarazo


mujer embarazada con dolor lumbar
Con el embarazo sabemos que se vienen un mundo de cambios para el cuerpo femenino que se tiene que adaptar en muy poco tiempo para la llegada del pequeño, hoy vamos a hablar acerca de los dolores musculares que se presentan en el embarazo, algo muy común que asusta sobre todo a madres primerizas pero por lo que no debes de tener cuidado.

Comúnmente los dolores en el embarazo se presentan a partir de la semana 14, y esto es debido a que a partir de esta semana es cuando el peso extra que el bebé le da a tu cuerpo empieza a sentirse, aproximadamente el 50% de las mujeres embarazadas percibirán algún topo de dolor óseo, articular o muscular, así que no es algo por lo que debas asustarte y el día de hoy te platicamos un poco acerca de esto.

Tipos de dolor muscular en el embarazo

Dolor púbico

Este dolor se presenta como respuesta a la relajación del pubis debido a las hormonas del embarazo, para identificarlo es muy fácil ya que es la molestia que se presenta debajo del ombligo por encima del vello púbico y se intensifica al estar durante mucho tiempo en una misma posición.

Sacroileitis

Se localiza en la parte baja de la espalda pero hacia los lados y la mejor manera de aliviar este tipo de dolor es mediante el reposo.

Dolor lumbar

Es el dolor que se localiza en la parte baja de la espalda por encima de los glúteos y es el que se da como respuesta a el cambio del peso en la mujer (por el peso extra que agrega el bebé) y los cambios que se producen en la columna vertebral durante el embarazo.

Citamos un vídeo donde nos enseñan un eficaz y sencillo ejercicio para el dolor de espalda, una de las molestias más habituales que sufren las mujeres durante el embarazo:

 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 voto, media: 5,00 de 5)
Cargando...
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *