Propiedades y beneficios del Lino y el Zapallo


semillas y lino
Las semillas son un verdadero ‘almacén’ de nutrientes, los cuales, son necesarios para preservar y garantizar la vida de una futura planta.

Ya vimos en anteriores artículos las cualidades del sésamo, la chía, el girasol. Pero también hay otras semillas que merecen ser incorporadas en el consumo diario.

El lino o linaza

El lino es una planta oriunda de Asia, que hoy se cultiva en muchos países, incluida Argentina. Su semilla se diferencia de las otras por contener ácidos grasos esenciales poliinsaturados similares a los que se encuentran en los pescados de mares fríos; estos ácidos grasos son muy escasos en el reino vegetal; se conocen muy pocas fuentes: las algas, las semillas de chía, y el lino.
Descubre más beneficios y propiedades sobre otras semillas y cereales:

  • semillas de chía
    Semillas de Chía

Propiedades del lino

Su nombre es ácido linolénico y tiene la propiedad de disminuir el colesterol, los triglicéridos, y el riesgo de trombosis. Por su riqueza en fibra soluble es útil en la diabetes, ya que ayuda a disminuir los niveles de glucemia. El lignano, un fitoestrógeno contenido en la semilla, influye sobre las disfunciones ováricas en la mujer, mejorándolas. El lino contiene mucílagos, que actúan como laxantes sin irritar la mucosa intestinal; esto es muy importante, ya que se convierte en el laxante ideal cuando hay gastritis, colon irritable, úlceras, hemorroides o almorranas, o simplemente un sistema digestivo sensible. El poder demulcente de los mucílagos suaviza y desinflama la mucosa.

El mejor modo de utilizar todas sus propiedades sin riesgo es moliendo las semillas hasta convertirlas en harina. De esta forma pueden consumirlo también los afectados de divertículos, siempre con las debidas precauciones, probando la tolerancia con pequeñas cantidades.

Descubre y conoce mucho más sobre el lino o linaza junto a sus beneficios y propiedades.

Toma diaria del lino

No es conveniente aumentar la dosis más allá de 3 cucharadas soperas diarias, especialmente si se la muele, ya que tiene un principio activo (heterósidos cianogenéticos) que puede ser perjudicial para la salud.

La cantidad habitualmente aconsejada es de 1 cucharadita de té por día. En general, si el uso es diario, con esta cantidad basta para normalizar el funcionamiento intestinal.

Cuando por alguna razón no se pueda consumir la semilla, se pueden aprovechar sus cualidades laxantes poniendo una cucharada sopera de semillas en un vaso de agua natural por la noche, y bebiéndola en ayunas por la mañana, extrayendo las semillas.

El zapallo

Uno de los mayores beneficios que nos aportan las semillas son sus grasas esenciales, por lo tanto, deben consumirse crudas en la medida de lo posible. De la magnífica planta de zapallo, que tantos beneficios aporta a través de sus frutos y semillas, se cree que es originaria de América. Se la conocía y cultivaba ya en el período precolombino. Las semillas de zapallo, al igual que las de calabaza, aportan zinc, selenio, manganeso y hierro. Contiene ácidos grasos oleicos y linoleicos, más conocidos como Omega 9 y Omega 6. Las semillas son útiles en problemas de hiperplasia prostática y de baja espermatogénesis.

Propiedades del zapallo

Su contenido en zinc y manganeso las hace especialmente indicadas para mejorar la diabetes. Su contenido en fibra, además, disminuye la glucemia. Son utilizadas también como antiparasitario, en especial contra tenías y oxiuros; 50 semillas diarias, apenas tostadas, durante 8 días, colaboran para eliminar los parásitos intestinales. Como son muy ricas en grasas insaturadas, no deben tostarse a más de 60°, razón por la cual es mejor que se sequen al sol, o se tuesten ligeramente.

 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 voto, media: 3,00 de 5)
Cargando...
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *