Plantas que nos ayudan a hidratar y proteger la piel


Compártelo

plantas medicinales
Los cosméticos industriales, con su carga tóxica de productos químicos, usados en exceso pueden resultar perjudiciales para la piel, que necesita respirar y mantener un delicado equilibrio entre humedad e inmunidad. Los excesos de limpieza y tonificación también pueden dañarla, así como los productos excesivamente grasos o espesos que tamponen sus poros.

Tienes que procurar mantenerla hidratada de la manera más natural posible, para así protegerla de los efectos perjudiciales de la contaminación atmosférica, del viento y el sol. Si utilizas cosméticos intenta cambiar cada tanto de marca, ya que la piel puede desarrollar una sensibilidad excesiva hacia determinados componentes de un mismo producto utilizado durante mucho tiempo.

Busca en lo posible aquellas cremas o lociones que no se hayan experimentado en animales y que se fabriquen con productos naturales de cultivo biológico. Cada tanto procura manufacturar tus propios cosméticos.

Asimismo, evita los extremos de temperatura, como las saunas faciales o las salpicaduras de agua fría para despertarte por las mañanas. Y si usas maquillaje, reduce su tiempo de permanencia sobre tu piel, ya que la reseca y envejece, dándole con el tiempo un aspecto apagado y desprovisto de vitalidad.

Como preparar productos naturales con las plantas

Una vez que hayas escogido una fórmula según tu tipo de piel (la podrás elegir consultando las siguientes propuestas) prepárala en cantidades pequeñas para probarla sobre tu piel, ya que la misma reacciona de modo distinto en cada persona. Si preparas luego una cantidad mayor, guarda una parte en la nevera. Utiliza siempre agua destilada para las fórmulas. Si tienes que calentar los ingredientes, coloca la jarra que contiene la fórmula en una cacerola con agua hirviendo, a “baño María”, con fuego lento. Puedes usar tanto plantas frescas como secas, si bien en las frescas necesitarás el doble de cantidad. Ponles una etiqueta con la fecha y la fórmula.

Para prevenir la contaminación de la fórmula con bacterias, tus manos tienen que estar perfectamente limpias.

Puedes utilizar diversas plantas en infusión tibia como refrescante de la piel, entre ellas la manzanilla, la milerama, la salvia, la mente, el pie de león, las flores de saúco y el hinojo. Y en lo posible compra tintura de benzoína, y agrega dos gotas de tintura por taza de infusión para ayudar a que la loción se preserva durante un poco más de tiempo.

Plantas para las pieles sensibles

Las pieles sensibles tienden a ser secas, de textura fina y propensa a las erupciones o a las reacciones alérgicas. Pueden mostrar capilares rotos y manchas rojas e inflamación. Es utilizar lociones limpiadoras e hidratantes suaves y tónicos calmantes a la vez que tratantes. Las plantas idóneas son la manzanilla, la fárfara o tusílago, la rosa, el hinojo, la consuelda, la flor de saúco y la borraja. El pepino también es calmante y ayuda a restaura el manto ácido de la piel, lo que de importancia para su protección. Estas plantas puedes prepararlas en infusión y además de beberlas, una vez fría puedes aplicarla con un algodón, como si se tratara de una loción tonificante. Por otra parte, te ofrecemos una serie de fórmulas para que te prepares máscaras faciales, tonificantes y refrescantes.

Máscaras

De manzanilla y miel: Dos cucharadas de salvado no procesado, tres cucharadas soperas de infusión de manzanilla y una cucharada de miel líquida. Mezcla todo y aplícala. Al cabo de diez minutos aclara bien con agua tibia. Sirve tanto para el rostro como para las manos.

De malvavisco: Dos cucharadas soperas de una decocción concentrada de raíz de malvavisco, dos cucharadas soperas de yogur natural y harina de avena fina. Mezcla la infusión con el yogur y forma una pasta con la harina de avena. Aplícala, déjala actuar diez minutos.

Tonificantes y refrescantes

Zumo de pepino: Lava un pepino, preferentemente de cultivo orgánico, y lo introduces en un exprimidor, licuadora o batidora, y luego de triturarlo, cuelas el jugo. Aplícatelo sobre la cara y en las manos. Déjalo secar.

Cola de caballo: Prepara una infusión de cola de caballo (que venden en todas las herboristerías). Y cocina dos cucharadas soperas de avena con una taza de agua, durante cinco minutos a fuego lento. Añade esta mezcla a la infusión y embotéllala. Guárdala en un lugar fresco tres o cuatro días y aplícatela en la cara y el cuello dejando que actúe durante diez o quince minutos. Enjuaga con agua tibia o agua de rosas. Sécate la cara con suaves palmadas.

Agua de rosas y hamamelis: Mezcla los siguientes elementos -4 cucharadas soperas de jugo de limón, 4 cucharadas soperas de hamemelis, 4 soperas de agua de rosas y tres gotas de aceite esencial de lavanda- y embotéllalo. Agita bien antes de usar. Esta loción restaura el manto ácido de la piel cierra los poros, aprieta y refresca la epidermis.

Limpiadoras para diferentes tipos de piel

Las limpiadores puedes aplicarlas con los dedos limpios o con un algodón. Masajea unos instantes, pero no frotes la piel con fuerza, sino con suavidad, de abajo hacia arriba. Ten cuidado con la zona de los ojos. Puedes retirarla con un algodón embebido en una infusión tibia de plantas. O simplemente con agua tibia.

Lociones naturales para pieles grasas

Puedes usar infusiones tibias de milenrama, salvia, pie de león, manzanilla o caléndula como si fuese una crema, para limpiar tu cara. También es útil el agua de rosas.

De pepino: Es un purificador ideal para este tipo de piel. Puedes rallar medio pepino y hervirlo con un cuarto litro de leche durante tres minutos. Lo dejas enfriar, lo cuelas y lo embotellas. En la nevera dura una semana.

De leche de almendras: Dos cucharadas de almendras trituradas mezcladas con 230 ml de agua de rosas.

Lociones naturales para pieles secas o normales

El aceite de almendras dulces es limpiador y nutritivo, y resulta excelente para eliminar la suciedad y el maquillaje. El sobrante del aceite sobre la piel puedes eliminarlo con infusión de manzanilla o de saúco.

Crema de glicerina y agua de rosas: Necesitas 4 cucharadas soperas de lanilina, 50 ml de aceite de almendras, una cucharada sopera de glicerina, 3 cucharadas soperas de agua de rosas y 6 gotas de aceite esencial de rosas. Funde la lonilina en una cacerola y calienta hasta la misma temperatura la glicerina y el aceite de almendras en otro recipiente. Mezcla los contenidos de ambas cacerolas agitando lentamente. Añade el agua de rosa y el aceite esencial. Deja enfriar, agita y embotella.

Loción para cualquier tipo de piel

Aceite de oliva batido: Lleva dos cucharadas de aceite de oliva y una cucharadita de miel. Mezcla ambos ingredientes y aplícalos sobre la cara. Para eliminarlo usa una infusión tibia de manzanilla.

 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 voto, media: 3,50 de 5)
Cargando…
 

Te puede interesar conocer sobre:

 

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 ideas sobre “Plantas que nos ayudan a hidratar y proteger la piel