El estrés hace perder el cabello


persona con alopecia hablando por teléfono
Parece mentira creer que el estrés, o también llamado el problema del siglo tenga que ver con la pérdida de cabello. La pérdida de cabello tiene dos formas: la caída del cabello en cantidades excesivas, y los folículos pilosos que se convierten en inactivos llegando a ser incapaces de producir cabello.

Estrés

El ajetreo cotidiano de nuestra vida a veces puede ser abrumador. Cuando las personas se entregan demasiado a su trabajo esto se puede convertir en una adicción, sin darse cuenta que toda esa tensión que cargan es muy peligrosa para la salud de nuestro cuerpo. El estrés puede ser tanto negativo como positivo, ya que a menudo puede mantenernos alerta y preparados ante un peligro. El estrés negativo puede tener un impacto enorme en su salud en general.

Con respecto a la pregunta que se plantea en el título, el estrés en definitiva si puede producir la pérdida de cabello, lo peor de esto es que en muchos casos no somos capaces de darnos cuenta hasta que el daño es irreversible.

Este estrés puede conducir a algunos factores como:

Alopecia Areata: esta ataca directamente a los folículos pilosos y detienen el crecimiento normal del cabello.

Efluvio telógeno: en esta condición, el estrés físico o emocional empuja un gran número de folículos pilosos en la fase de reposo y luego simplemente se caen cuando nos peinamos o lavamos el cabello.

Tricotilomania: este caso se da cuando una persona se arranca el cabello constantemente, siendo este un escape para el estrés.

 

Por todo esto es importante tratar de des estresarse con un descanso merecido e intentar llevar una vida tranquila y relajada, realizando deporte, paseos por el campo abierto y compartiendo con la naturaleza.

 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (sin votaciones todavía)
Cargando…
  

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *