Tumor


Compártelo

imagen sobre un tumor
Un tumor, también conocido como un neoplasma, es una masa anormal de tejido que puede ser sólido o lleno de líquido. No todos los tumores implican padecer cáncer, ya que existen tumores benignos, pre-malignos o malignos.

Existen diferentes tipos de tumores y también sus nombres son variados, los cuales indican de qué forma son y el tipo de tejido. Un tumor es un bulto o hinchazón que no amenaza la salud necesariamente.

 

¿Qué es un tumor?

Cuando acudimos al médico y nos habla de un tumor, no nos indicará de qué tamaño es y cuál es el alcance de su lesión.

Un bulto normalmente se refiere a una masa que es de al menos 20 mm de diámetro en su parte más ancha y un nódulo mide menos de 20 mm en su punto más ancho. El tamaño de un tumor puede variar enormemente.

Las células madre del cáncer, pueden jugar un papel muy importante en el crecimiento del tumor. Los científicos creen que el cáncer podría tener sus propias células madre, quienes tienen un gran impacto en el crecimiento de los tumores.

 

Tipos de tumores

Existen tres tipos de tumores: benignos, premalignos y malignos.

Tumores benignos

Un tumor maligno no llega a metástasis, no puede propagarse. La palabra benigno indica que no avanza, que permanece tal y como está.

La mayoría de los tumores benignos no son dañinos para la salud humana. A pesar de que no son cancerígenos, algunos de ellos pueden ejercer presión sobre algunos nervios o contra los vasos sanguíneos, al mismo tiempo que causan dolor y otros efectos negativos.

Los tumores benignos de tejidos endocrinos pueden ocasionar una creación excesiva de hormonas.

Algunos tumores benignos:

  • Adenoma: son tumores que surgen de tejido epitelial glandular. El tejido epíteto es la membrana delgada que cubre las glándulas, los órganos y otras estructuras en el cuerpo. Un pólipo en el colon es un tipo de adenoma. Otros ejemplos incluyen adenoma hipofisario, adenoma suprarrenal, adenoma de células basales, adenoma del conducto biliar, adenoma cromófobo, adenoma folicular, adenoma hepatocelular y adenoma de pezón entre otros.
    Los adenomas no son cancerosos, pero pueden cambiar y entonces se les llama adenocarcinomas.
  • Fibromas: son tumores benignos que crecen en el tejido fibroso o conectivo de cualquier órgano del cuerpo. Los más comunes son los fibromas uterinos que pueden causar sangrado vaginal, dolor pélvico o malestar e incontinencia urinaria.
    El fibroma duro, se compone de muchas fibras y pocas células. El fibroma blando, se compone de varias células conectadas vagamente y menos tiene menos tejido de fribroma. Se encuentra generalmente en las axilas, el cuello, los párpados o la ingle.
    Hay muchos tipos de fibroma, como el angiofibroma, fibroma quístico, myxofibrona, fibrona no osificante, fibroma osificantes, fibroma cemento-osificante, fibroma desmoplásico, fibroma colágeno y fibroma perifolicular.
    Algunos fibromas pueden causar síntomas leves y pueden necesitar la extirpación quirúrgica. En pocas ocasiones, los fibromas pueden cambiar y finalmente convertirse en cancerígenos. En ese caso se denominan fibrosarcomas.
  • Hemangiomas: son tumores benignos que se componen de una colección de demasiados glóbulos. Algunas veces se pueden ver en la superficie de la piel y son llamados comúnmente “marcas de fresa”. La mayoría de los hemangiomas, aparecen en el nacimiento y gradualmente desaparece, después de algunos meses o años.
    Los hemangiomas generalmente no requieren ningún tratamiento. Si afectan a la capacidad del paciente para comer, escuchar o ver, el médico puede recomendar el tratamiento con corticosteroides. Si el paciente es de más de 10 años de edad, se eliminan más comúnmente con cirugía láser.
  • Lipomas: es el tumor más común de los tejidos blandos. Los lipomas constan de tejido adiposo (células grasas). La mayoría de ellos son bastante pequeños, no producen dolor, son suave al tacto y se mueven. Son más comunes entre las personas de más de 40 años.
    Existen diversos tipos de lipomas, como angiolipoleiomyoma, angiolipoma, lipoma condroide, lipoma del cuerpo calloso, hibernoma, intradérmica lipoma de células fusiformes, fibrolipoma neuronal, lipomas pleomórficos y lipoma subcutáneo superficial.

Tumores premalignos

Un tumor premaligno o precancerígeno es un tumor que aún no es maligno, pero puede convertirse en uno de ellos.

Algunos ejemplos de tumores premalignos son:

  • Queratosis Actínica: también se le conoce como queratosis senil o queratosis solar. Es un tumor con consistencia crujiente, con escamas y manchas en la piel bastante gruesas. Las personas que tienen la piel clara, están más dispuestas a padecer éste tipo de tumores, sobre todo si exponen su piel a la luz del sol.
    Éste tipo de tumores pueden progresar hasta convertirse en cancerígeno de células escamosas. Si éste tipo de lesiones no son tratadas a tiempo, se pueden convertir en tumores cancerígenos. Uno de los principales riesgos para padecer éste tipo de tumor, es la exposición al sol continuado.
  • Displasia de cuello uterino: éste tipo de tumor afecta a las células normales que cubren la piel del cuello uterino. Cuando comienza a crecer, puede que sea un tumor premaligno, lo que se puede convertir en un futuro en cáncer de cuello de útero.
    Éste tumor se diagnostica a través de una prueba llamada Papanicolau.
  • Metaplasia del pulmón: los tumores se producen en los bronquios, que son los encargados de llevar el aire desde la tráquea al pulmón. Los bronquios tienen unas células glandulares a su alrededor que pueden pasar a ser células escamosas. Éste tipo de tumor es causado por el tabaco.
  • Leucoplasia: se caracteriza por manchas gruesas y blancas en las encías y en la parte de abajo de la boca, en el interior de las mejillas y en algunas ocasiones en la lengua. No es fácil de eliminar. Una de las causas de éstos tumores es el tabaco, ya sea fumado o mascado.
    No es un tumor demasiado peligroso, algunos pueden ser premalignos y en un futuro se puede convertir en cancerígeno.

Tumores malignos

Los tumores cancerígenos son tumores cancerosos que tienden a ir a peor y desgraciadamente acaban en muerte. Éste tipo de tumor no es como los benignos y crecen mucho más rápido, tratan de encontrar nuevos lugares que no están infectados, lo que llamamos metástasis.

Las células de los tumores benignos se multiplican a gran velocidad.

La metástasis aparece cuando los tumores malignos atacan otras células vecinas y luego otras cercan y así hasta su expansión. Si una de estas células se desprende del tumor, puede llegar a otras partes del cuerpo a través de la sangre o el sistema linfático, con lo que puede formar otros tumores en diferentes partes del cuerpo.

Algunos tumores cancerosos:

  • Sarcoma: se inician en el tejido conectivo (cartílago, huesos, grasa, nervios, etc.). La mayoría de los tumores de sarcoma son malignos. Se denominan con el nombre de la célula o tejido en el que aparecen, como fibrosarcoma, liposarcoma, angiosarcoma, condrosarcoma u osteosarcoma.
    Linfoma o Leucemia. Cuando se forman células hematopoyéticas en la médula ósea, en la sangre o en los ganglios linfáticos de la sangre. Es un cáncer que tristemente padecen en su mayoría niños. Los expertos creen que es el único cáncer en el cual no se forman tumores.
  • Tumor de células germinales: aparecen en la célula germinal, las células pluripotentes, o sea, células que pueden convertirse en cualquier otro tipo de célula. Los más comunes son los que aparecen en el ovario o disgerminoma y en los testículos o seminoma. En algunas ocasiones, pero los menos, aparecen en el abdomen, el pecho o el cerebro.
  • Blastoma: es el timo de tumos proveniente del tejido embrionario o de células inmaduras y son habituales en niños. La palabra blastoma se utiliza para denominar tumores con nombre más largo como meduloblastoma y glioblastoma que tumores cerebrales, retinoblastoma que es un tumor que se encuentra en la retina del ojo, osteoblastoma que aparece en los huesos y el neuroblastoma que se encuentra en los niños.

 

Causas

genetica ADNEl cáncer es una enfermedad con muchas causas, que incluyen causas genéticas, el estilo de vida, la dieta, la actividad física, exposición ambienta, etc.

  • Genética. Cierto tipo de cáncer se manifiesta en cierto tipo de familias, pero la mayoría de los ellos no están relacionados con los genes que nos heredan los padres. Cuando existe un cambio en los genes de una sola célula a lo largo de la vida de una persona, causa en su mayoría cáncer.
  • Tabaco. El tabaco y sus derivados están hechos a partir de hojas secas de la planta del tabaco, pero se le añaden otras sustancias para crear una experiencia más placentera. Algunas de éstas sustancias son: nicotina, cianuro, benceno, formaldehido, metanol, acetileno, amoniaco, monóxido de carbono, óxido de nitrógeno, cloruro de vinilo, óxido de etileno, arsénico, cromo, cadmio, nitrosaminas e hidrocarburos aromáticos polinucleares entre otros.
  • Dieta y actividad física. Los hábitos diarios pueden influir mucho en el riesgo de padecer cáncer. La inactividad y una dieta pobre o no equilibrada son dos factores que hacer aumentar el riesgo de padecer cáncer. Siguiendo algunas pautas, se puede reducir el riesgo de sufrir cáncer: mantenerse saludable y en el peso ideal de por vida, estar activo físicamente, elegir alimentos saludables o reducir el consumo de alcohol.
  • Sol y exposición a Rayos Uva. Debido a la exposición solar, se produce el tipo de cáncer más común y afecto al órgano más grande del cuerpo, que es la piel. La mayoría de las células cancerígenas se desarrollan en áreas que han estado largamente expuestas al sol. Éste tipo de tumor es muy lento y raramente se extiende a otras partes del cuerpo humano. Es un cáncer que si se detecta a tiempo puede ser tratado. Los factores que propician la aparición del cáncer de piel: excesiva exposición a los rayos ultravioleta, piel pálida, antecedentes familiares de cáncer de piel, muchos lunares o poco usuales, quemaduras graves por el sol en el pasado, etc.

 

Síntomas

Hay que conocer cuáles son los síntomas del cáncer, pero tampoco hay que pensar que tener uno o dos de los síntomas indique la existencia del mismo.

Algunos de los síntomas más claros:

  • Fiebre: es muy común que cuando aparece cáncer uno de los síntomas sea la fiebre, aunque en algunas ocasiones aparece cuando el cáncer ya se ha expandido. En casos como la leucemia o linfoma, la fiebre es una señal de aviso de cáncer.
  • Fatiga: cuando el cansancio no se supera incluso tras el descanso, es una señal que hay que tener en cuenta. En algunos tipos de cáncer, es un aviso temprano que puede ayudar en su diagnóstico y curación.
  • Dolor: es un síntoma de cáncer que en algunas ocasiones avisa con tiempo de la aparición de ésta enfermedad. Por ejemplo, un dolor de cabeza que se está tratando y no mejora, puede ser síntoma de tumor de cerebro.
  • Cambios en la piel: además del propio cáncer de piel, otro tipo de cánceres pueden hacer que la piel muestre ciertos síntomas: piel con aspecto más oscuro, piel y ojos amarillos, piel enrojecida, picazón o crecimiento excesivo del vello.
  • Otros síntomas: cambios en los hábitos intestinales o de la vejiga, llagas que no cicatrizan, manchas blancas dentro de la boca o en la lengua, sangrado o secreción, bulto en el pecho u otros lugares del cuerpo, indigestión o dificultad al tragar, cambio reciente en un lunar o cualquier cambio en la piel, tos persistente o ronquera, etc.

 

Diagnóstico

Cuando se sospecha que alguien padece un tumor porque padece ciertos síntomas, es habitual que el médico le realice una serie de estudios para confirmar la enfermedad: exploración física, rayos-X, ultrasonidos o tomografías computerizadas (TAC).

Tras el estudio y determinando que existe un tumor, hay que conseguir un diagnóstico claro a través de un experto, con la extracción de una muestra del tumor o bulto. El experto observa las células o el tejido del tumor bajo un microscopio. También es usual hacer pruebas de proteínas, ADN y ARN.

Cuando el especialista tomo una muestra para analizar, esa prueba se llama Biopsia. La prueba que se extrae del tumor o bulto, también se llama Biopsia.

 

Tratamiento

El tratamiento contra el cáncer, dependerá del tipo de cáncer que el paciente padece, de la fase en la que se encuentra. Para la mayoría de las personas suele existir la posibilidad de varios tratamientos a la vez:

También existe la posibilidad de probar los ensayos clínicos, que son estudios de investigación en fase de ensayo.

Es importante que una persona que padece cáncer, pueda pensar con claridad y conocer todos los tratamientos que existen para afrontar con tranquilidad y sin abrumarse, la enfermedad.

 

Prevención

Para prevenir el cáncer es importante evitar actividades y hábitos que disminuyen nuestro sistema inmunológico.

Existen diversos consejos que ayudan a prevenir enfermedades cancerígenas:

  • Evitar el tabaco.
  • Disminuir el consumo de alcohol.
  • Seguir una dieta equilibrada y sana.
  • Dejar de lado la vida sedentaria.
  • Practicar deporte.
  • No desatender las infecciones.
  • Evitar la contaminación medioambiental.
  • Protegerse de los rayos ultravioleta, tanto del sol como de otros proyectores de rayos uva.
Quizás también te interese conocer sobre:
 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 voto, media: 4,57 de 5)
Cargando…
 
imagen libro de remedios caseros

SUSCRÍBETE GRATIS Y OBTÉN EL LIBRO DE "REMEDIOS CASEROS"


  • + 300 REMEDIOS
  • + 640 páginas
  • Con consejos, causas y mucho más!!

Más de 40.000 personas ya lo tienen!!

 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *