Tumor cerebral


Compártelo

Hablar de tumores cerebrales es doloroso, triste, y nos lleva a pensar en lo peor: sufrimiento, agonía, y muerte. Quizá así sea, pero la información libera, el conocimiento es la vacuna a los clichés, a ideas erróneas y mitos urbanos respecto a todo. Sí, también del tumor cerebral.

Sabemos que no es un tema agradable, y de antemano, deseamos que la lectura no sea fruto de un familiar enfermo. Si es así, esperemos que todo marche bien.

En éste artículo queremos darte toda la información a nivel básico de lo que es un tumor cerebral, cuáles son las causas, si es que las hay, que generan o propician su aparición, su tratamiento y otros temas más que todos deberíamos saber, tengamos o no un familiar con el padecimiento.

La mejor asesoría es un oncólogo, y por ello te invitamos a que acudas a uno para resolver cualquier duda que tengas o para corroborar la información que hayas encontrado y que encuentres en éste artículo.

 

¿Qué son los tumores cerebrales?

Primero que nada, debemos tener claro qué es un tumor.

Un tumor, en resumen, es un bulto, una malformación en cualquier parte del cuerpo. Típicamente, un tumor es un bulto o una hinchazón que hace que una parte del cuerpo sea demasiado grande y sin forma.

Esa hinchazón o bulto, se origina por un crecimiento sin control de las células que lo componen, pudiendo ser un riñón, un pulmón, o en éste caso, el cerebro.

Si el tumor es provocado por diversas células, se le llama hiperplasia; si tiene su origen en una sola célula, entonces se le conoce como neoplasia, sin importar el carácter del tumor.

Un tumor cerebral es un crecimiento desmedido de células en una parte del cerebro, siendo el ambiente del cerebro, el sistema nervioso central, pudiendo ser el cerebro, el cerebelo, el tronco cerebral, o las meninges.

Hay distintos tipos de tumores cerebrales, y depende su origen, es como se clasifican. Un tumor benigno es aquel que no es canceroso, un tumor maligno es aquel que sí tiene células cancerígenas.

Se les llama tumores cerebrales primarios a aquellos tumores que tienen su origen en el cerebro, y metástasico a aquel que tiene su origen en otro órgano, pero termina en el cerebro.

Definir todos los tipos de tumores del cerebro es complicado, pues hasta ahora, los científicos dicen que hay más de 120 tipos, incluyendo, eso sí, todos los que aparecen en el sistema nervioso central, no únicamente en el cerebro.

Aquí más información si te interesa: conocer más sobre los tumores.

 

Causas del tumor cerebral

causas tumores cerebralesLamentablemente, la ciencia aún no es capaz de descubrir las causas concretas que desembocan en un cáncer, o tumor cerebral o de cualquier tipo.

Cada persona es diferente, cada tumor y cada cáncer es distinto y se comporta de manera distinta. Incluso la velocidad en la que evoluciona la enfermedad es prácticamente aleatoria en la mayoría de los casos.

Lo que sí han podido hacer los científicos, es identificar factores de riesgo basados en estudios realizados a personas que padecen y han padecido tumores cerebrales, ya sea malignos o benignos.

Hay dos causas claras que, si bien no causan un tumor en el cerebro, sí que aumentan en un porcentaje importante, la probabilidad de contraer uno:

  1. Radiación ionizante: Es más que sabido por todos, que las personas que están en trabajos donde son sometidos a una radiación ionizante constante y/o intensa, tienen mayor probabilidad de contraer un tumor cerebral, o de otro tipo, da igual. Un ejemplo, es una radioterapia en la cabeza.
  1. El historial clínico familiar: Aunque es raro ver a dos miembros de una misma familia con un tumor cerebral, se sospecha que pueda haber algún nexo entre el historial clínico de la familia y la probabilidad de contraer uno. Aún así, se ha descubierto que condiciones hereditarias como el síndrome Von Hippel-Lindau, neoplasia endocrina múltiple y neurofibromatosis tipo 2 aumentan el riesgo de contraer un tumor cerebral.

Durante años, gracias a las redes sociales, muchísima gente está convencida de que el uso de móviles es un factor de riesgo para contraer un tumor cerebral, pero luego de numerosos estudios, los científicos hasta ahora no han encontrado ninguna relación entre el uso del móvil y la aparición de tumores cerebrales. Usa tu móvil con tranquilidad, y si no estás seguro, investiga a fondo sobre esto; te sorprenderás.

¿Concluyes algo? Seguro que no. Pero es que, como te hemos dicho antes, no hay una causa concreta para un tumor cerebral. Los científicos siguen realizando estudios para encontrar una posible causa, pero sigue siendo algo que no han podido lograr a día de hoy.

 

¿Cuáles son los síntomas de los tumores cerebrales?

El tiempo es clave en una enfermedad como ésta. Ir a tiempo al médico puede ser, en ocasiones, un factor importante entre superar o no la enfermedad, o entre un tratamiento intensivo y largo, y otro más breve.

Insistimos, y lo hacemos antes de mencionar los síntomas, que es imperativo acudir a tu médico de cabecera, solo él, y nadie más que él, puede enviarte a las pruebas diagnósticas oportunas (que veremos más adelante), y confirmarte o no la presencia de un tumor cerebral o de cualquier otra índole.

Las personas que padecen o han padecido un tumor en el cerebro, han experimentado los siguientes síntomas:

  1. Dolor de cabeza recurrente, y siendo mucho más intenso por las mañanas. (conoce remedios caseros para dolores de cabeza).
  2. Náuseas y vómitos. (remedios para náuseas y remedios para vómitos).
  3. Cambios o distorsiones en el habla, vista y oído.
  4. Problemas de equilibrio al caminar o permanecer de pie.
  5. Cambios de humor recurrentes o de manera frecuente.
  6. Trastornos del sueño e incapacidad para conciliarlo. (descubre como la melatonina ayuda para problemas de insomnio)
  7. Problemas asociados a la memoria, como olvidar o confundir cosas que antes no olvidabas.
  8. Espasmos o convulsiones en los músculos.
  9. Entumecimiento u hormigueo en las extremidades, que no se van aunque lo intentes en numerosas ocasiones.

Debido a que todos éstos síntomas son en general, ambiguos, tú mismo podrías adjudicarlos a otra enfermedad como la migraña, perdiendo tiempo valioso para combatir al tumor.

Si presentas dos o más síntomas, haz notas en algún cuaderno y anota cuáles son, con qué intensidad y frecuencia y en qué momentos del día se presentan, eso ayudará mucho a que tu médico realice un mejor diagnóstico.

No te auto mediques, tengas o no un tumor, y recuerda que sólo el médico, y en su defecto, el especialista, es decir, el oncólogo, es el único que puede dictaminar la presencia de uno o más tumores en tu cerebro.

Vídeo donde el dr. neurocirujano Bartolomé Oliver, experto en la materia, te cuenta sobre este tipo de tumor, sus síntomas y cirugía
 

Diagnóstico

Como te hemos repetido en más de una ocasión: el médico y solo el médico podrá realizar un diagnóstico definitivo, y para ello se basará, antes que nada, en el historial clínico del paciente.

Indagará tanto en la historia clínica del paciente, como en el familiar, y saber, por ejemplo, si vive en un entorno con radiación ionizante o, si en general, vive según los factores de riesgo que hemos mencionado antes.

Si las sospechas persisten, entonces podrá enviar al paciente a una prueba para confirmar el dictamen del médico.

Las pruebas pueden ser, entre otras, éstas:

  1. Examen neurológico: el objetivo de éste examen es analizar la vista, el oído y el habla del paciente, especialmente el primero. Aquí el médico puede descubrir si un tumor está presionando el ojo y al cerebro, o no.
  1. Imágenes por resonancia magnética: Una enorme máquina con un imán gigante, conectado a un ordenador, en un laboratorio médico, ‘escaneará’ tu cabeza para poder ver la forma exacta de un posible tumor. A veces inyectan un líquido al paciente para que haga contraste y la forma del tumor sea mucho más clara y nítida.
  1. Tomografía: Es muy parecida a la prueba anterior, solo que, en vez de un imán, el paciente será sometido a una enorme y poderosa radiografía a la cabeza, junto con un líquido que te inyectarán, y crearán una imagen en 3D del tumor que el paciente, tentativamente, tiene en el cerebro.
  1. Angiografía por resonancia magnética: Es muy parecida a la imagen por resonancia magnética, solo que ésta es mucho más detallada, y se usa, comúnmente, para planear ya la cirugía del paciente, aunque su uso no implique eso.
  1. Punción lumbar: Mediante una aguja, se extrae el líquido cefalorraquídeo al paciente a fin de enviarlo a un laboratorio clínico de análisis especiales, y encontrar allí los vestigios de un tumor cerebral. Es una prueba diagnóstica que se hace con anestesia local.
  1. Biopsia: Consiste en tomar una pequeña muestra del tejido para que un patólogo examine la presencia de células anormales en el cerebro o sistema nervioso central. Es la forma más utilizada y quizá de las mejores para saber si hay presencia de células anormales, bajo qué condiciones, el tiempo y demás detalles clave en su posible tratamiento.
  1. Tomografía Axial Computarizada (TAC): Es una gran máquina de rayos X que toma radiografías de la cabeza del paciente en forma de cortes (slides en inglés) desde distintos ángulos, y se hace con la ayuda de una sustancia yodada que debe beber el paciente, o bien, inyectársele.

El médico podría utilizar más de una prueba diagnóstica si es que no queda del todo convencido del diagnóstico, o bien, desea profundizar en estado en que se encuentra el tumor.

La clave, además de saber si el paciente tiene un tumor cerebral, es saber dónde está, el tamaño, si es benigno o maligno, el grado del tumor y otros factores a fin de saber el estado actual del paciente, poder informarlo, y si es necesario, elegir el tratamiento adecuado.

 

Tratamientos para tumor en el cerebro

Si luego de una o más pruebas diagnósticas resultaron positivas, y luego de que el médico de cabecera, junto con el especialista, sepan todo sobre el tumor cerebral que el paciente tiene, es momento de elegir el tratamiento.

El tratamiento más eficaz y utilizado es el de la craneotomía.

Consiste en una cirugía en la que, luego de una anestesia general, se afeita la cabeza del paciente, y se retira un trozo de hueso para acceder al tumor, y extirparlo. Durante la cirugía el paciente puede estar despierto, y los médicos le podrían pedir que cante, que toque algún instrumento o que cuente historia, así, pueden preservar el tejido sano, ya que se hará visible para ellos.

Luego de la cirugía, el cirujano cierra el hueco con el propio hueso, o en su defecto por alguna plaza de metal o alguna tela, dependiendo el tamaño del hoyo que han realizado en el cráneo.

El paciente puede sentir mucho dolor en los días posteriores, pero se controla con medicamentos.

Eso sí, la craneotomía tiene riesgos, y existe la posibilidad de producir daños en el cerebro y que el paciente vea mermada su capacidad de habla, escucha o sus capacidades motrices.

Además, el cerebro puede hincharse y almacenar un líquido, para drenarlo y que no haya daños, y, por último, el alto riesgo a una infección. La supervisión luego de una craneotomía es muy intensa.

Vídeo donde poder observar una microcirugia por craneotomía

Si el tumor cerebral se encuentra en una zona inaccesible por craneotomía, el tratamiento más utilizado es el de la radioterapia.

La radioterapia consiste en aplicar una alta dosis de rayos x en la zona donde está localizado el tumor, a fin de atacar el crecimiento de las células cancerígenas y/o frenar el crecimiento del tejido maligno.

La radioterapia normalmente es el siguiente paso a la craneotomía, a fin de asegurarse de que cualquier célula maligna, permanezca viva en el cerebro. >>Conocer más sobre la radioterapia<<

Y, por último, la quimioterapia. Es un tratamiento que se aplica normalmente cuando no se puede realizar una craneotomía al paciente, o después de la radioterapia.

Consiste en inyectar un fármaco que ataca las células malignas a fin de disminuir su crecimiento, eliminarlas, aumentar el nivel de vida y la vida del paciente. Se puede aplicar de dos formas.

La primera, es la tradicional, por vía intravenosa en el número de sesiones que indique el oncólogo. También hay quimioterapia que se administra por vía oral. >>Saber más sobre la quimioterapia<<

Un método que es poco conocido, es de una especie de oblea que se coloca en la cabeza del paciente, y que con el paso de los días se va deshaciendo y penetrando en el cerebro. Miden aproximadamente lo mismo que una moneda de dos euros.

Éste método de las obleas se utiliza normalmente para evitar la reaparición de un tumor ya extirpado, y no para tratamiento de un tumor cerebral que no ha recibido ningún tratamiento.

Esperemos que, a éste punto, tengas una mejor idea de lo que implica el tratamiento, diagnóstico y causas de los tumores cerebrales y te repetimos lo que al inicio: acude cuanto antes al médico si presentas los síntomas, y si ya te han confirmado la mala noticia, obedece al médico, y esperamos que tu recuperación sea en firme y definitiva.

Quizás también te interese conocer sobre:
 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (sin votaciones todavía)
Cargando…
 
imagen libro de remedios caseros

SUSCRÍBETE GRATIS Y OBTÉN EL LIBRO DE "REMEDIOS CASEROS"


  • + 300 REMEDIOS
  • + 640 páginas
  • Con consejos, causas y mucho más!!

Más de 40.000 personas ya lo tienen!!

 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *