Semana 9 de embarazo


Compártelo

9 semanas de embarazo
Seguimos con nuestro recorrido semana a semana del embarazo. Ya estás en el segundo mes, por lo que queremos hablar de los cambios que se producen en esta semana.

Este es un momento mágico y especial, pues una vez que han pasado los primeros meses, la mamá se empieza a relajar y a tomar consciencia de que está embarazada.

A estas alturas, la gran mayoría de mujeres todavía no se lo han contado a todo el mundo, sin embargo las ganas crecen cada día. Tu bebé está creciendo en tu interior y lo más seguro es que tengas ganas de gritarlo a los cuatro vientos y que pase el tiempo muy deprisa.

A continuación detallaremos los cambios que suceden tanto en el embrión como en la mamá durante esta semana.

 

Desarrollo del embrión en la semana 9 de embarazo

9 semanas de embrión

embrión de 9 semanas

En esta semana el embrión sigue todavía cambiando, creciendo y desarrollándose. Ahora mide y pesa más o menos lo mismo que una uva y aunque es pronto para notarlo, el crecimiento es realmente vertiginoso.

Tu bebé se va pareciendo más a un ser humano y puede moverse ya aunque de forma involuntaria. Además, el desarrollo del sistema nervioso ha aumentado y a veces, el embrión no se está quieto, sino que puedes detectar que tiembla. Su pequeño cerebro no controla aún estos movimientos y se presentan en forma de espasmos para indicar que las conexiones se van formando correctamente.

En la semana 9 de embarazo no es posible distinguir todavía si es niño o niña con una ecografía, pero ya han empezado a formarse los órganos sexuales. Si quieres saber el sexo antes del nacimiento todavía te queda esperar un poco más.

De momento concéntrate en estar tranquila y en mandarle señales de amor a tu bebé, cuidando de ambos con mimo. Ha llegado el momento de que se formen sus párpados, los cuáles mantendrá cerrados hasta aproximadamente la semana 26.

También se ve cada vez más claro la forma de sus orejitas y comienza a formarse la estructuración de las mismas por dentro. Además, los pulmones y el corazón continúan con su desarrollo.

Durante esta novena semana podemos observar también que la cabeza toma forma y podemos ver sus ojitos a los lados de su cabecita, que poco a poco irán migrando hasta su posición frontal, distinguiendo orejas, nariz e incluso el labio superior.

Ahora la cabeza no parece tan grande si la comparamos con el resto de su cuerpo y dentro de muy poco comenzarán a formarse sus huesos de la cara y las costillas.

Además, sus extremidades han empezado a formarse también y ya se hacen visibles tanto las rodillas como los codos y los ínfimos dedos de sus pies. Como ves, el embrión no deja de crecer y desarrollarse a toda velocidad y a partir del tercer mes nos asombrará mucho más.

 

Cambios en la mamá en la semana 9 de gestación

mujer de 9 semanas embarazo

mujer con 9 semanas de embarazo

Aunque en la 9 semana de embarazo todavía el embarazo no es perceptible para algunos, para la madre si lo es y lo nota.

Los pechos le han aumentado considerablemente y el vientre está más hinchado, incluso puede notarlo en la cara, que está más redondita y tiene la piel más brillante.

Esta es una época en la que la gran mayoría de mujeres embarazadas sienten molestias tales como cansancio, mareo, vómitos y mucho sueño.

No olvides escuchar a tu cuerpo y no dudes en tomarte los descansos que te pide. Desde ya tienes que ser consciente que aunque el embarazo no supone una enfermedad, mereces cuidarte y descansar lo suficiente.

Tu pequeño va creciendo dentro de ti y además como mujer estás haciendo el trabajo quizás más importante de toda tu vida, por lo que debes procurarte un bienestar tanto físico como emocional.

Las mamás debemos tener como prioridad en el embarazo nuestra salud, y la base está en una nutrición correcta. Debes comer sano y mantener una dieta equilibrada.

Elimina los productos que son procesados con grasas saturadas, azúcares añadidos, exceso de sal. Vigila tomar la suficiente cantidad de verduras y frutas frescas, además de calcio y proteínas. Evita las bebidas gaseosas y como no, el tabaco y el alcohol.

Para que puedas llevar mejor los gases y la acidez producidos por los cambios de los órganos internos y hormonales, lo mejor es que comas de forma tranquila y pausada y hagas unas 5 o 6 comidas al día.

A partir de esta semana podrías plantearte también acudir al dentista, ya que durante el embarazo aumentan las probabilidades de los problemas dentales, por lo que es importante prevenirlos.

Estate atenta al sangrado e inflamaciones de las encías con una medida de la higiene adecuada, además de la visita al especialista. No debes sentirte mal por necesitar cuidarte y descansar.

Toda mujer embarazada debe recordar que es absolutamente normal que en determinados momentos necesites tumbarte, descansar o dar un paseo sin sentir la presión externa por mantener un ritmo que es excesivo para ti en estos momentos.

 

Vídeo sobre la semana 9, semana 10 y semana 11 de embarazo

 

Curiosidades en la semana 9 del embarazo

relaciones sexuales y embarazo

cuadro de relaciones sexuales entre hombre y mujer

Si estás llevando un embarazo normal no hay ningún problema en que mantengas relaciones sexuales durante el embarazo, no supone riesgos para el pequeño porque se encuentra protegido dentro de tú útero y el cuello de este está sellado, por lo que penetración no afectará al feto en el coito.

Sin embargo, en la primera fase puede que disminuya tu deseo sexual. Si ahora tu libido está baja no te preocupes, esto está asociado principalmente a las molestias típicas de este periodo, como son las náuseas o el cansancio.

Si los sujetadores que usas habitualmente te oprimen es porque ha llegado el momento de cambiarlos. Necesitarás un par una o dos tallas mayor que la habitual, sin aros y preferiblemente de algodón. Otra medida para que cuides tus pechos es hidratarlos para evitar que te salgan estrías.

 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 voto, media: 5,00 de 5)
Cargando…
 
 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *