Semana 18 de embarazo


Compártelo

semana 18 embarazo
¿Cómo va tu bebé? ¿Qué tan grande es ahora? ¿Qué tanto puede hacer ese nuevo ser creciendo en tu interior y cómo te hará sentir esto? ¿Cómo te sentirás tú?

Es posible que estés llena de preguntas y muchos rumores, remedios y consejos de todos los que te rodean si eres madre primeriza.

Si no es tu primer bebé es probable que tengas muchas cosas bajo control, pero si aún te quedaron algunas dudas aquí responderemos estas y muchas preguntas más.

 

Tu bebé está creciendo a paso agigantados en esta semana 18 de embarazo

Tu bebé paso de la semana 17 a la semana 18 del embarazo de pesar unos 100 gramos a unos 150 gramos, esto es un 50% más de lo que pesaba hace unos días. Crece muy rápidamente y ahora tendrá el tamaño suficiente para que sientas todo lo que sucede con él.

Tu bebé probablemente estará muy inquieto, sentirás perfectamente cómo se acomoda dentro de tu vientre. Estos movimientos a veces pueden ser bruscos e incomodarte un poco, aunque son una señal de que todo marcha bien y tu bebé tiene mucha energía durante la semana 18 del embarazo.

Esta es una de las sensaciones más reconfortantes y tranquilizantes, ya que es usual que las madres primerizas estén temerosas y preocupadas. Sentir a su bebé es un verdadero alivio para ellas, un placer para muchas otras.

Además de acomodarse y redecorar tu útero pateando por aquí y por allá, tu bebé adquirirá fuerza en su diafragma, el músculo más importante para la respiración. Este músculo puede provocarle hipo y bostezos, y seguramente los tendrá en esta etapa.

Vídeo embarazada cuenta su experiencia de sus semanas 18 y 19 de embarazo
 

El tamaño del útero, un poco incómodo

Otro síntoma muy frecuente son los dolores de espalda, las flatulencias y dolores abdominales, entre algunos otros trastornos del sistema digestivo como el reflujo y la acidez.

Muchos de estos síntomas, o todos, se explican una por el tamaño creciente de tu útero y dos por las hormonas.

 

Los dolores de espalda

Estos dolores son muy frecuentes y se deben principalmente a tres motivos: el tamaño del útero, mucho más grande que normalmente, comprime toda el área de tu estómago y tus intestinos, empujándolos hacia atrás y presionando un poco tu columna.

Además, el aumento de peso provoca que el cuerpo se incline levemente hacia adelante, ya que el bebé se aloja en tu parte frontal.

Esto provoca que los músculos de la espalda trabajen de más para mantenerte erguida y puede provocar que algunos de tus músculos y nervios se hinchen y duelan. El último motivo es hormonal, que provoca una serie de contracciones y relajamientos musculares sincronizados que puedes encontrar desagradables.

 

Problemas con el sistema digestivo

aparato digestivo

sistema digestivo

Estos problemas también se deben a las hormonas y el tamaño del útero durante la semana 18 de embarazo y en adelante. Los intestinos se comprimen, lo que puede provocar que se escapen ventosidades, flatulencias, etc.

No tienes nada de qué avergonzarte, les pasa a todas las mujeres y algunas tendrán más control sobre ello que otras. Cualquiera que haya tenido un embarazo, hermana, amiga o familiar cercano que tuviese un embarazo sabe que es perfectamente normal, siéntete cómoda.

La acidez y el reflujo tienen orígenes similares. Existen muchas formas de remediarlo, como los antiácidos. Un remedio natural es el bicarbonato. Esta sustancia tiene la particularidad de actuar como alcalina frente a ácidos y como ácido frente a sustancias alcalinas.

Cuando este tipo “opuesto” de sustancias se ponen en contacto neutralizan su pH, lo que significa que se terminará la acidez. El reflujo puede no detenerse, pero simplemente será agua que no te hará sentir tan incómoda.

 

Otros síntomas de la semana 18 de gestación

síntomas y embarazo

síntomas en el embarazo

Además de estos síntomas, también puedes tener:

  1. Es común que aparezcan las temibles hemorroides. Esto es especialmente cierto cuando llevas más de un bebé en tu vientre. Para prevenirlo, asegúrate de estar tomando suficiente agua, dependiendo la zona en la que vivas y las actividades que realices. Así mismo, duerme con las piernas ligeramente elevadas (con una almohada basta para levantarlas) para favorecer tu circulación. La actividad física (que debiste empezar antes de la semana 18 del embarazo) te ayudará mucho a bien llevar este y muchos otros síntomas poco placenteros.
  1. Las náuseas debieron de haber desaparecido casi por completo o totalmente. Si no es así, no queda mucho.
  1. Los movimientos de tu bebé pueden ser fuertes, bruscos y constantes. Algunos son más activos que otros, recuerda que está casi duplicando su tamaño cada par de semanas así que necesita descansar muchísimo e invertir su energía en crecer.
  1. Puedes comenzar a retener líquidos. Esto significa que tus pies y hasta tus pantorrillas pueden hincharse un poco. Esto es normal y un baño con agua tibia para tus pies al final del día puede ser una bendición para ti y tus pies durante la semana 18 de embarazo.
  1. Si seguiste nuestros consejos, el ejercicio te ayudará mucho a evitar que aparezcan las estrías. Si de todas formas aparecen (y tiene mucho qué ver con genética, es decir, de si tus padres son propensos a desarrollarlas) entonces tienes que estar preparada para actuar. Cuando apenas comienzan, tienen un color rojo muy característico. En realidad este color indica una herida, el colágeno que le da soporte a tu piel se rompió y quedan surcos y crestas, en este punto se observa la coloración rojiza. En este momento todavía puedes hacer algo, consume alimentos ricos en vitamina A (o tratamientos con retinol), esto ayudará a disminuir e incluso desaparecer las estrías. Si esperas a que el color rojo desaparezca es muy tarde, ya no se pueden eliminar salvo con cirugía (solamente atenuarse).
  1. Es probable que te encuentres sumamente sensible. Esto puede significar que tus hermanos, papá, pareja o amigos pueden verte llorar a veces con motivo y a veces sin motivo aparente. Esta etapa puede ser difícil para ti y para quienes te rodean. No es raro que algunas personas, más sobreprotectoras y un poco frustradas por no poder ayudarte, pierdan la cabeza intentando “protegerte”. Es importante que sepan que muchas veces solamente buscas desahogarte.
 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 voto, media: 5,00 de 5)
Cargando…
 
 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *