Obesidad y sistema inmune débil factores de riesgo para infección de celulitis


Compártelo

piel con celulitis infecciosaHabitualmente cuando oímos la palabra celulitis, la asociamos con el problema estéticos que mayoritariamente sufren muchas mujeres, aunque también en menor medida pueden sufrir los hombres, en su piel.

En algunas zonas del cuerpo, la grasa se acumula debajo de la piel y se forman unos nódulos adiposos que hacen que la superficie de la piel pueda mostrar una textura irregular, con hoyos y bultos, muchos la apodan “piel de naranja”.

Este tipo de celulitis, es las más conocida y no se trata de una enfermedad, es más un problema estético (aquí puedes saber mucho más sobre ella), la que sí es una enfermedad (de la piel) y no tan conocida o se habla menos respecto a la otra (celulitis estética) es la celulitis infecciosa, de la cual te voy hablar sobre ella a partir de ahora.

 

Celulitis infecciosa

La celultis infecciosa, como se ha citado en el anterior párrafo, es una enfermedad de la piel, se produce una infección en ella y puede atacar a varias capas de la piel y producir dolores, inflamación, fiebre y calor entre otros síntomas más.

Principalmente esta enfermedad se contrae por la infección de las bacterias estafilococos y estreptococos.

En muchos países esta en aumento y según diversas investigaciones, parece ser que el tener un sistema inmune débil y la obesidad son un factor importante de riesgo de contraer esta patología.

A la vez el padecer obesidad puede dificultar su tratamiento dado que en algunos casos, las personas obesas pueden acarrear otros problemas de salud, como la diabetes, dificultando así el tratamiento de esta infección.

Las personas mayores y personas sometidas a tratamientos severos como pueden ser el VIH o algún tipo de cáncer, serían ejemplos de personas con mayor riesgo de sufrir esta celulitis.

Una de las otras principales causas es cuando tenemos una herida en nuestra piel, en ella se puede crear un punto de entrada para que penetre esta bacteria si es que nos ponemos en contacto con ella.

Al entrar, la bacteria ataca a la piel y al tejido que esté por debajo. Esta herida o rotura de la piel por donde puede penetrar la bacteria, no hace falta que sea grande, puede ser muy pequeña, pudiendo ser producida por:

  • La picadura de un insecto.
  • Quemadura.
  • Por un objeto punzante.
  • Úlcera en la pierna.
  • Mordedura de animal.
  • Enfermedades de la piel como por ejemplo pie de atleta o un eczema.

Por si te puede ser de interés y complemento a este artículo, en sitio como Celulitispedia, puedes encontrar más información sobre la celulitis infecciosa.

 

Síntomas en la celulitis infecciosa

Puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, aunque una de las zonas más habituales y comunes que suceda es en la pierna.

Al padecerla, habitualmente la zona de la piel afectada se vuelve roja, caliente, se hincha y es más sensible.

También se pueden producir síntomas como náuseas, gripe, escalofríos, ampollas, fiebre y temblores.

Cuando uno padece de ella o desarrolla sus síntomas, lo más prudente y recomendado es que se acuda a su doctor o centro de atención médica.

 

Complicaciones

Hay la posibilidad de que se puedan agravar los síntomas y padecer complicaciones, entre las más comunes tenemos:

  • Intoxicación en la sangre. Si la bacteria logra entrar en el torrente sanguíneo, ello puede intoxicar la sangre, producir confusión menta, mareos, diarrea e incluso llegar a perder el conocimiento.
  • Fasctitis necrotizante. Se trata de una infección bacteriana en la capa profunda de la piel, causando gangrena.
  • Abscesos. En algunos casos, pueden formarse abscesos (masa hinchada) cerca de la zona de la infección. Ello se produce por una acumulación de glóbulos blancos muertos y de bacterias.
  • Meningitis. Si se desarrolla en la cara y no es tratada en niños, podría llegar a producir meningitis (infección de gravedad en el cerebro).

 

Tratamiento

tratamientos para la celulitis infecciosaSu tratamiento, habitualmente consiste en unas dosis de antibióticos, donde en la mayoría de casos, en unos pocos días de tomarlos, los síntomas mejoran.

Si la persona afectada no responde al tratamiento de antibióticos o padece de otros problemas de salud que hagan que no pueda tomarlos o agravarse, puede que tenga que estar en observación y ser hospitalizado.

Hay personas que junto al tratamiento con antibióticos, lo refuerzan con remedios naturales, los cuales les pueden ayudar en su recuperación y aliviar molestias, entre los más conocidos y usados para este tipo de patología destacamos:

  • Ajo: En esta página en muchas ocasiones te hemos hablado de este alimento y es usados en muchos remedios gracias a sus propiedades naturales antibióticas gracias a su compuesto activo alicina. Consumir 2 o 3 dientes de ajo bien limpios al día. Conoce más propiedades para la salud del ajo.
  • Aceite de árbol de té: Otro conocido e importante aceite usado en muchos remedios, sobre todo para problemas en la piel gracias a sus propiedades antifúngicas, antibacterianas y antiinflamatorias.
    Aplicar en la zona afectada una o dos veces al día, se deja durante aproximadamente una hora y luego lavar la zona. Saber más beneficios de este estupendo aceite.
  • Echinacea: Esta planta es muy usada en temas medicinales. Ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, el cual en el artículo hemos vistos que tenerlo débil es un factor de riesgo importante.
    Pero también se puede aplicar tópicamente en la zona de la piel afectada, donde ayudará a tratar la inflamación y la irritación.

 

Prevención

Una de las las mejores prevenciones es que cuando tenemos una rotura o herida en la piel, lavar la zona diariamente con agua y jabón. Es importante tener una buena higiene para que no proliferen las bacterias que pueden causar esta enfermedad.

También sobre la herida, después de lavar y secar, aplicar una pomada antibacteriana protectora y proteger con un vendaje, ante cualquier síntoma de infección acudir al centro sanitario.

Si se padece diabetes, hay que extremar las medidas para prevenirla, se recomienda hidratar la piel frecuentemente para que no se agriete, inspeccionar los pies diariamente, al cortar las uñas ir con cuidado y vigilar que no se dañe la piel circundante.

Quizás también te interese conocer sobre:
 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (sin votaciones todavía)
Cargando…
 
imagen libro de remedios caseros

SUSCRÍBETE GRATIS Y OBTÉN EL LIBRO DE "REMEDIOS CASEROS"


  • + 300 REMEDIOS
  • + 640 páginas
  • Con consejos, causas y mucho más!!

Más de 40.000 personas ya lo tienen!!

 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *