Linfoma 5


Compártelo

linfoma y estructura de ganglio

¿Qué es un linfoma?

Los linfomas son una anomalía del sistema linfático, conformado por los ganglios linfáticos, la medula ósea y la sangre. Componentes esenciales e inseparables del sistema inmune del cuerpo humano. Estas anomalías no son otra cosa que un vasto grupo de enfermedades malignas que atacan a la sangre y a través de ella, a todo el sistema linfático ya que la médula ósea es la generadora de las células productoras de sangre, por lo tanto,  se trata de un sistema que  es un conjunto.

El linfoma es la palabra general utilizada para nombrar a los muchos tipos de cáncer que atacan la sangre. Toma su nombre de los linfocitos,  múltiples células encargadas de la defensa del cuerpo ante virus y bacterias y que hacen parte de los ganglios linfáticos.  Puede haber otros tipos de cáncer que perjudican el sistema linfático (como el de colón o pulmón), pero los linfomas se identifican sólo como los cánceres que tienen origen en el sistema linfático mismo. Un linfoma no siempre genera tumores.

El sistema linfático está repartido por todo el cuerpo a través del tejido linfático, constituido mayormente de linfocitos. Los linfocitos equivalen a glóbulos blancos hechos para  generar anticuerpos. El tejido linfático se sitúa en los ganglios linfáticos ubicados en determinadas zonas del cuerpo. Consecuentemente los linfomas pueden surgir y propagarse a todas aquellas partes del cuerpo en las que están ubicadas los ganglios, como por ejemplo:

  • Médula ósea: la médula ósea (el tejido interno de los huesos) produce la sangre, compuesta por glóbulos rojos, por plaquetas y por glóbulos blancos, constituidos en gran parte por linfocitos.
  • Tracto digestivo: gran parte de la mucosa que recubre los intestinos y el estomago se compone de tejido linfático.
  • El Bazo y el timo: son dos órganos muy importantes para el sistema inmunológico, ambos almacenan linfocitos.
  • Adenoides y amígdalas: se trata de tejido linfático puro situado en la parte trasera de la garganta. Su tarea es generar los anticuerpos que combaten los gérmenes que puedan introducirse en el cuerpo a través de la nariz o la boca. Frecuentemente cuando una persona está resfriada se le inflaman los ganglios linfáticos de la garganta, pero esto no tiene nada que ver con cáncer.

La investigación sobre el linfoma es costosa y difícil, pese a que hablamos de uno de los canceres más propagados y a veces, duros de curar. La observación pretender saber cómo y por qué los linfocitos sanos devienen células cancerígenas. El éxito sería llegar a sustituir las células dañadas por unas en buena salud, así como llegar a definir efectivas políticas de prevención. Estas investigaciones ya han facilitado que hoy el linfoma se detecte en su etapa más temprana.

 

Tipos

sistema linfáticoExisten diversos linfomas, pero los más frecuentes con el linfoma de Hodking y el linfoma no Hodking. Dos tipos de enfermedades cancerígenas cuyo desarrollo, reacción y crecimiento se dan de distinta manera:

LINFOMA DE HODKING (LH)

Bautizado así en 1832 por el nombre de quien lo descubrió, Thomas Hodking. Es un tipo de cáncer que ataca el sistema linfático y por ende el sistema inmunitario de los pacientes. El linfoma de Hodking se desenvuelve en dos variantes: nodular con predominio clásico o linfocitico.

El linfoma de Hodking clásico

Actualmente es uno de los cánceres que más se cura exitosamente, (con un porcentaje de un 75%, rozando un 90% en pacientes jóvenes) también es el más corriente. Tras la identificación de un cáncer por linfoma, cerca del 95% de los casos son por linfoma de Hodking clásico. Su desarrollo dependerá según sus propiedades:

– Linfoma de Hodking con esclerosis nodular

(Es el tipo que más se presenta y con una incidencia particular en adultos jóvenes o adolescentes)

  • Linfoma de Hodking con prominencia de linfocitos.
  • Linfoma de Hodking clásico de celularidad mixta.
  • Linfoma de Hodking con depleción linfocítica.

El Linfoma de Hodking nodular con predominio linfocitico

Es mucho menos frecuente que el anteriormente expuesto y se distingue de él porqué suele ubicarse mayormente en los ganglios linfáticos de la región del cuello, la zona inguino-femoral o el sobaco. Por otra parte, tiene  mayor cantidad de linfocitos y cuenta con una menor participación o total ausencia de las células Reed-Sternberg o de las típicas células de Hogking. Cabe la posibilidad de que aparezca antes de los 40 años de edad y afecta mayoritariamente al sexo masculino.

LINFOMA DE NO HODKING (LNH)

La definición del LNH suele ser un poco más confusa puesto que se trata de una amplia y variada gama de cánceres que aún hoy están en proceso de clasificación. Normalmente son agrupados en función de su apariencia, de su composición cromosómica y de las proteínas que presenta, sin embargo el criterio más aclarador suele ser el que clasifica los tipos de linfoma conforme a las células de las que se compone, pues se puede diferenciar si son linfomas de células tipo B ó T. A continuación describiremos brevemente algunos tipos:

Linfoma de células B grandes

Se trata del cáncer más común. Y se caracteriza porque al ser vistas a través del microscopio las células se ven de un tamaño particularmente grande. Perjudica a personas de todas edades, aunque prevalece en personas mayores de 65 años. El ganglio se infla y crece a velocidad rápida. Se centra en una zona determinada,  facilitando así su tratamiento en un inicio.

Linfoma folicular

Debe su nombre a que las células cancerígenas aumentan su tamaño según una matriz circular. Este cáncer no es del tipo que afecta a personas jóvenes o a niños, pero es más frecuente en adultos cercanos a los 60 años. Suelen tener una evolución lenta, pero puede crear problemas para su curación total.

Linfoma de linfocitos pequeños y leucemia linfocítica crónica

Son canceres muy similares, podríamos decir que son el mismo pero en versiones diferentes. La diferencia se establece por la zona donde atacan. Para el caso de leucemia linfocítica crónica, está situada en la médula ósea y en el flujo sanguíneo, de manera distinta, el linfoma de linfocitos pequeños se localiza sobre todo en el bazo y/o en los ganglios linfáticos.

 

Causas

Desgraciadamente no existen unas causas realmente identificadas y comprobadas. Si bien es cierto que el factor hereditario sigue siendo una de las causas más determinantes, no es la única. Pero, las investigaciones han arrojado algunos índices que pueden acercarse a las causas.

Posibles causas/factores de riesgo en el caso de LNH:

  • Las posibilidades son potencialmente mayores para personas con precariedades inmunológicas debidas a determinados tratamientos con fármacos, o a ciertas condiciones hereditarias, así mismo, al estar infectado con VIH o en caso de trasplante de órganos.
  • En los casos de personas cuyo sistema inmunológico se comporta anormalmente produciendo enfermedades autoinmunes, el riesgo es mayor.
  • Cuando el sistema inmunológico se enfrenta constantemente a infecciones y obligado a producir un exceso de linfocitos, puede producirse una modificación de ADN que puede conducir al linfoma.

 

Diagnóstico

muestras tubos de sangreA la hora del diagnostico este puede efectuarse con diversos métodos, en el caso del linfoma de Hodking:

Un recuento sanguíneo: se trata de un examen de sangre que se hace con el objetivo de contar la cantidad de glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos que contiene. Se miden también sus cantidades de hemoglobina (sustancia encargada de transportar el oxígeno) y se examina la calidad de los glóbulos rojos separadamente.

Sedimentación de la sangre: es también una muestra de sangre cuyo fin es corroborar el tiempo que necesitan los glóbulos rojos para asentarse en la parte baja del tubo de ensayo.

Biopsia: es un procedimiento por el cual se extrae una muestra del ganglio linfático afectado. Después de la realización, es el patólogo quien determina la presencia o no de células cancerígenas y su estado.

En el caso del linfoma de no Hodking, el diagnóstico más preciso es la biopsia, acompañada de varios exámenes de visualización (entre otros: escáner de tórax, abdomen o pelvis, ecografía y radiografía, gammagrafía). A menudo se recomienda una biopsia medular para determinar el funcionamiento de la médula ósea.

Está claro que el diagnóstico se completará en función de la etapa en la que se encuentre el cáncer, ya sea LNH o LH:

  • Nivel I: El cáncer es localizado, es decir se instala en una zona única ganglionar.
  • Nivel II: El cáncer afecta más de una zona ganglionar o excede un territorio linfoide, pero solo a un costado del diafragma.
  • Nivel III: el cáncer afecta varias zonas ganglionares y comprende los dos costados del diafragma.
  • Nivel IV: el cáncer está diseminado y afecto varias zonas.

Igualmente los niveles van acompañados de una valoración de los síntomas que presenta el paciente para así dar un diagnostico final. Los síntomas anuncian el estadio del linfoma que se denomina a través de letras:

  • Estadio del linfoma A: prácticamente asintomático, no hay fiebre, adelgazamiento, ni sudores nocturnos.
  • Estadio del linfoma B: los síntomas son visibles en forma de una pérdida de peso  y fiebre sin motivo y sudoración nocturna.
  • Estadio del linfoma C: el cáncer ya está identificado en un órgano o tejido que comprende o que está cerca un área del sistema linfático.
  • Estadio del linfoma S: el cáncer está localizado en el bazo.

 

Tratamiento

tratamientos para el cancerDada la amplitud y variabilidad de los tipos de cáncer de linfoma se hace difícil establecer un tratamiento estándar. Pero casi siempre estos incluyen sesiones de inmunoterapia, terapia dirigida, quimioterapia y/o radioterapia o trasplante de células madre, dependiendo del tipo de cáncer y su estadio de desarrollo.

  • La quimioterapia actúa gracias a la combinación de fármacos distintos que atacan la enfermedad y que se suministran por vía intravenosa.
  • Los casos de trasplante de células madre se lleva a cabo cuando se trata de un paciente que ha reincidido o que tiene probabilidades de recaer. Usualmente las células trasplantadas pertenecen a un miembro de la familia del paciente.
  • La inmunoterapia consiste en una terapia de fortalecimiento del sistema inmunológico del paciente. Puede hacerse a través del propio sistema inmunológico del paciente o se puede valer de anticuerpos artificiales. Los anticuerpos sintéticos son anticuerpos monoclonales que son capaces de tratar objetivos muy específicos y que pueden desacelerar, evitar y eliminar las células que generan el linfoma. Es un tratamiento viable especialmente en los primeros estadios de la enfermedad.
  • La radioterapia se trata de un procedimiento en el que las células cancerígenas son expuestas a la radiación, de una manera segura y localizada. La radioterapia es un tratamiento utilizado en estadios avanzados de cáncer, puesto que suele ser bastante agresivo con el cuerpo, dado que la radiación puede eliminar tanto células malignas como benignas y produciendo en el paciente efectos secundarios adversos.

 

Pronóstico

El pronóstico es totalmente personalizado y reservado, pues los tratamientos del cáncer aunque mantienen ciertos niveles de estándar, dependen de las características propias del paciente, esto puede incluir factores físicos y síquicos así como su historia clínica y familiar.

El pronóstico suele ser más desfavorable en el caso de pacientes que no logran la completa remisión y que han sufrido una o más recaídas.

 

Prevención y recomendaciones

Dado que las causas del linfoma no están completamente esclarecidas, igualmente se hace difícil establecer medidas de prevención comprobadas. Esto determina una diferenciación clara con otros tipos de cáncer que podrían prevenirse adoptando un mejor estilo de vida y mejorando la alimentación.

En el caso de LNH, como hemos mencionado, el riesgo es mayor cuando una persona presenta problemas o enfermedades en su sistema inmunológico. Por ejemplo, en el caso de personas que son portadoras del virus de inmunodeficiencia adquirida (VIH). Una enfermedad que puede prevenirse con una correcta y responsable salud sexual y evitando el contacto con jeringas infectadas. Es decir que protegiéndonos contra el sida prevenimos también la aparición del linfoma.

En países del África donde algunas formas de linfoma son comunes en niños y adolescentes, la prevención radica en las medidas de sanidad puesto que son poblaciones que están alta y continuamente expuestas a infecciones. Un problema que a largo plazo llega a afectar los jóvenes sistemas de inmunodeficiencia de niños y adolescentes.

 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 voto, media: 4,88 de 5)
Cargando…
 
imagen libro de remedios caseros

SUSCRÍBETE GRATIS Y OBTÉN EL LIBRO DE "REMEDIOS CASEROS"


  • + 300 REMEDIOS
  • + 640 páginas
  • Con consejos, causas y mucho más!!

Más de 40.000 personas ya lo tienen!!

 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 Comentarios en “Linfoma