MundoAsistencial RSS twitter Google Plus facebook Youtube subscripción por email

Hipertensión arterial

hipertensión arterial
Existen múltiples problemas de salud que tienen una alta frecuencia en la población, uno de ellos es la hipertensión arterial, conocida normalmente como presión alta.

El aparato cardiovascular está compuesto por el corazón y los vasos sanguíneos (arterias, venas y capilares) los cuales se encargan de distribuir la sangre por todo el cuerpo. La sangre está compuesta por células sanguíneas y plasma, cumpliendo múltiples funciones.

Dentro de las principales funciones está el transporte de oxígeno, sustancias nutritivas y de desecho, razón por la cual el movimiento de la misma debe ser constante, pasando de forma permanente por todas las células del cuerpo. La mayoría de las células de nuestro cuerpo pueden vivir pocos minutos en ausencia de oxígeno en las cantidades adecuadas.

El corazón está formado por músculo y funciona como una bomba, recibiendo sangre e impulsándola por las arterias, que llegan a los tejidos a través de capilares. Luego la sangre vuelve por las venas hacia el corazón. Este proceso se repite sin interrupciones, en donde toda nuestra sangre pasa por el corazón en cada minuto.

Para que la sangre puede llegar a los diferentes órganos y tejidos debe tener una presión adecuada, la cual la provee el corazón, que se ajusta según el estado de contracción o relajación que poseen las arterias. Las arterias son unos vasos sanguíneos que tienen una capa muscular que les permite disminuir o aumentar su calibre, además de la capacidad elástica que poseen.

La hipertensión arterial se define como el aumento de la presión arterial por encima de valores de 140/90 milímetros de mercurio en dos o más ocasiones separadas. Existen diversos métodos para medir la presión arterial de las personas, el que se utilizada con mayor frecuencia por su comodidad y confiabilidad es con un esfingomanómetro en uno de los brazos. Se deben cumplir ciertos requisitos para asegurar que la medida de presión arterial sea confiable.

Todo profesional de la salud debe estar capacitado en realizar una correcta toma de presión arterial como pilar fundamental para realizar un diagnóstico precoz de la enfermedad.

Previamente a la toma de la presión el paciente debe haber tenido de 10 a 15 minutos de reposo sentado, no consumir ni alcohol ni comida en las últimas horas.

Se debe contar con un aparato adecuado, con un manguito que ajuste según el diámetro del brazo del paciente, sin ropas que compriman algún sector del miembro. Actualmente existen aparatos digitales automáticos para la toma de la presión arterial lo que posibilita que muchas personas controlen sus cifras en la comodidad de su propia casa.

Solamente cumpliendo todas las recomendaciones para la toma de presión arterial se podrá llegar a un diagnóstico certero y confiable de la enfermedad.

La hipertensión arterial es una enfermedad crónica, que hasta la actualidad no tiene una cura, si existen tratamientos que permiten controlarla eficazmente disminuyendo sus manifestaciones perjudiciales. Actualmente las enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión arterial, ocupan los primeros lugares de frecuencia en los países desarrollados.

CAUSAS

Las causas de la hipertensión arterial son múltiples, entre las que se destacan una alimentación inadecuada con un aporte de sodio por encima de lo recomendado para proteger la salud. Una dieta que contenga un nivel de cloruro de sodio (sal de mesa común) alto determina que se acumule más líquido dentro de los vasos sanguíneos, aumentando la presión habitual de la persona.

Otra causa que influye es la edad, porque con el paso del tiempo la elasticidad natural de las grandes y medianas arterias se pierde, lo que determina una menor capacidad de las mismas de adaptarse según la presión interna que posean, disminuyendo su capacidad de adaptación. Los vasos sanguíneos más rígidos determina una presión arterial mayor, siendo mayor la frecuencia de hipertensos en personas de mayor edad.

La raza también influye, siendo mayor la hipertensión arterial en individuos de raza negra, debido a un nivel bajo de una sustancia que actúa en la regulación de la presión arterial propia del cuerpo.

La presencia de síndrome metabólico, caracterizado por resistencia a la insulina, predispone a padecer de cifras tensionales elevadas.

El componente genético también influye, existiendo múltiples genes que predisponen a padecer de hipertensión arterial, por lo tanto los antecedentes familiares constituyen un factor de riesgo.

TIPOS

Existe un tipo de hipertensión arterial denominada secundaria, que se debe a una causa determinada y que puede ser identificada, este tipo de problema de salud aparece en personas jóvenes, que requiere que sean estudiados buscando la causa. Con una adecuada localización de la causa se pueden iniciar terapias específicas para combatir el problema de forma definitiva. Poseer este tipo de hipertensión arterial mejora las posibilidades de un mejor tratamiento, ya que se busca tratar la causa de fondo que produce la presión elevada.

El tipo de hipertensión arterial es primaria, siendo el más frecuente, con un valor aproximado de 90% de los casos. La causa de la misma se desconoce, por lo tanto también se le denomina hipertensión esencial.

EFECTOS

Los efectos que produce la presión alta afecta a todo el organismo, pero especialmente algunos órganos. Los denominados órganos diana son los más afectados si las cifras de presión arterial se mantienen elevadas en el tiempo, los mismos son el sistema nervioso central, la retina, corazón y riñones. Esta situación sobre los órganos más afectados en los pacientes hipertensos determina que las asociaciones lesionales estén vinculadas a los mencionados órganos.

En pacientes hipertensos que no cumplen el tratamiento indicado por el médico es habitual que presenten problemas a nivel de la retina, cardíacos o a nivel renal. El tratamiento dietético y farmacológico bien conducido permite detener el avance de la enfermedad, prevenir complicaciones y mantener una excelente calidad de vida.

TRATAMIENTO

El primer paso para el tratamiento de la enfermedad es que el paciente comprenda perfectamente que ha sido diagnosticado de una enfermedad crónica, es decir, que lo acompañará a lo largo de toda su vida. Actualmente no existe ningún tratamiento curativo que pueda resolver el problema de salud que presenta el paciente. Si la persona no acepta esta situación cualquier tratamiento que se le proponga lo abandonará en el mediano plazo obteniendo escasos resultados.

Siempre en un paciente que presenta hipertensión arterial se deberá comenzar por el tratamiento dietético ya que influyen notablemente sobre las cifras tensionales. Toda persona debe ser informada sobre la importancia de disminuir el consumo de sal al mínimo posible, ya que aumenta los valores de presión arterial. Además de evitar usar sal al preparar los alimentos, no llevar el salero a la mesa hay que disminuir el consumo de alimentos con gran proporción de salud. Los embutidos, fiambres, conservas y sopas son algunos de los alimentos que tienen una gran proporción de cloruro de sodio. El consumo de sal común debe ser inferior a 6 gramos diarios para permitir que las cifras de presión de la persona bajen lo máximo posible.

En otros casos el médico podrá indicar la toma de medicamentos por parte del paciente, los cuales, son muy efectivos en el descenso de las cifras de presión arterial. Existen múltiples medicamentos antihipertensivos que tienen variados mecanismos de acción para el descenso de los valores tensionales, el profesional de la salud indicará cual se ajusta mejor a cada caso particular. Hay que tener en cuenta que la eficacia de los medicamentos antihipertensivos radican en su consumo regular todos los días, evitando su olvido o su abandono. En algunos casos puede ser indicado el uso de dos o más medicamentos antihipertensivos distintos como forma de lograr el descenso mantenido de los valores de presión arterial.

El objetivo del tratamiento es lograr que las cifras se mantengan por debajo de 140/90 milímetros de mercurio como forma de detener el avance de la enfermedad. Si se logra un adecuado control de los valores de presión arterial a corto y mediano plazo, se podrá disminuir el riesgo de padecer las complicaciones de la hipertensión arterial, ofreciendo a las personas que la padecen una muy buena calidad de vida.

VÍDEO SOBRE LA HIPERTENSIÓN ARTERIAL

Comparte el conocimientoShare on Facebook25Tweet about this on Twitter1Share on Google+0

Etiquetas: , , , ,


Escribe una respuesta


MundoAsistencial se reserva el derecho de moderar los comentarios. Los comentarios que utilizen palabras soeces, insultos, ataques directos, descalificativos y spam serán eliminados.