Gingivitis 2


Compártelo

dientes con gingivitis

¿Qué es la gingivitis?

La gingivitis es una enfermedad bucal que afecta preferentemente a las encías de la boca. Ésta enfermedad es una infección bacteriana que produce síntomas muy característicos como son el sangrado y la inflamación.

En casos muy extremos, los tejidos que soportan los dientes (ligamentos periodontales), se destruyen debido a éstas infecciones e inflamaciones y los dientes tienden a desprenderse al no tener sujeción.

Existe un tipo de gingivitis en su estado más grave, que se denomina GUNA (Gingivitis Ulceronecrotizante Aguda) y que se caracteriza por un aliento putrefacto, el tejido gingival necrosado y hemorragias habituales y sin previo aviso.

Éste tipo de gingivitis determina un estado muy avanzado de la enfermedad y con pocas posibilidades de restaurar las zonas afectadas a su estado natural.

Vídeo donde odontólogo y periodoncista nos cuesta sobre esta enfermedad bucal
 

Cuáles son sus causas?

La principal causa de la gingivitis es la placa que se deposita en los dientes a lo largo del tiempo. Pero, ¿sabes que es la placa?

La placa de la que tanto se habla en la higiene bucal, es una acumulación de mucho tiempo de residuos alimenticios y saliva que crea una especie de película incolora y pegajosa que se pega en la base visible de los dientes, creando una imagen bastante desagradable.

La placa es un claro indicativo de falta de higiene, ya que si después de cada comida no se limpian los dientes, con el tiempo la acumulación de alimentos y otros residuos crean ésta desagradable placa.

Con el tiempo, la placa irá endureciendo si no se retira, convirtiéndose en sarro, lo que producirá la infección, inflamación y enrojecimiento de las encías.

Según avanza el tiempo, si el cepillado diario de los dientes no se realiza, las bacterias de los residuos de comida comienzan a actuar.

Ésta enfermedad comienza siendo una irritación gingival, es decir, inicialmente se irrita la zona de las encías, lo que aún no es demasiado extremo. Aún se puede restablecer la salud de la boca, con el tratamiento higiénico adecuado.

En el caso extremo de no actuar eliminando la placa, la enfermedad puede pasar a la segunda fase, en donde la irritación se convierte en una infección más grave que afectará a la zona de los huesos (alvéolo dental) y la zona de los ligamentos periodontales.

Podemos hablar de periodontitis cuando hemos llegado a ésta segunda fase de la enfermedad, lo que produce grandes e irreversibles daños en los huesos que sujetan los dientes.

Otros factores que pueden incrementarla

Existen otros factores que pueden incrementar, más si cabe, la posibilidad de padecer gingivitis

  • Cuando nuestro cuerpo ha luchado contra una infección o enfermedad.
  • Cierto tipo de medicamento que tomamos, puede actuar como factor importante a la hora de padecer la gingivitis, sobre todo aquellos cuya composición sea fenitoína o bismuto. También suele ocurrir con algunas píldoras anticonceptivas.
  • Por supuesto, la mala higiene bucal, es uno de los factores más importantes a destacar.
  • Los cambios hormonales importantes, como por ejemplo en el periodo del embarazo.
  • Algunos correctores dentales o cualquier otro aparato dental que no están bien alineados o estén infectados o contaminados, pueden provocar daños que finalmente producen gingivitis.
  • Si padece de diabetes y no la tiene controlada, es probable que afecte directamente en la salud bucal.
  • El estrés psicológico y los factores genéticos también son factores de riesgo a la hora de padecer esta enfermedad.

 

Síntomas de la Gingivitis

dentadura dental con gingivitisLa gingivitis suele aparecer durante la pubertad de forma leve e incluso al inicio de la madurez, debido al cambio hormonal, aunque es reversible.

Es bastante común padecer la enfermedad en su primera etapa, es decir, con algo de inflamación o irritación de las encías y después desaparece completamente debido a la higiene bucal habitual.

Dependiendo de la higiene que cada uno tenga, la salud y los cambios hormonales, la gingivitis aparecerá ocasionalmente o de forma habitual.

En el caso de padecer alguno de los factores de riesgo, es importante conocer los síntomas que nos indican que nuestra boca no está en su mejor momento.

Presta atención a éstos para poner remedio antes de que sea demasiado tarde:

  • Las encías sangran. Éste es el síntoma más común, aunque no todos los sangrados indican gingivitis, siempre hay que tener en cuenta un sangrado a la hora de cepillarte los dientes o incluso al morder una pieza de fruta o con el uso del hilo dental.
  • Enrojecimiento de las encías. Si su color no es el rosado habitual y se convierte en un color rojizo, incluso casi granate o encarnado es un síntoma bastante indicativo de una posible gingivitis.
  • Sensibilidad de las encías al tacto, es decir, al tocar la encía se nota algo de sensibilidad, aunque no se siente dolor.
  • Mal aliento.

 

Diagnóstico

Ésta enfermedad periodontal no produce la pérdida del hueso, pero si la inflamación y sangrado de las encías.

El diagnóstico ha de realizarlo un dentista en base a una evaluación clínica, después de un examen periodontal completo. Este examen puede realizarlo un higienista dental, pero el diagnóstico sólo puede interpretarlo un dentista.

El examen periodontal consiste en varios pasos:

  • Un examen visual.
  • Varias radiografías.
  • Sondeo de la encía para comprobar hasta dónde llega el daño en la zona periodontal.
  • Revisión de los historiales médico y dental.

Existen unos biomarcadores de enzimas que se utilizan en bioquímica, para determinar el diagnóstico y el tratamiento de la gingivitis.

El dentista o higienista bucal tiene que comprobar el grado de gingivitis y revisar la cantidad de placa que existe en los dientes del paciente afectado por ésta enfermedad.

Cuando la gingivitis no responde al tratamiento que impone el dentista, es necesario que el caso sea revisado por un periodoncista, que es el especialista en las enfermedades de las encías y del hueso que rodea a los dientes.

 

Tratamientos para la gingivitis

tratamiento del dentista para la gingivitisEl tratamiento tiene como objetivo principal eliminar la placa y para ello se trata de reducir la cantidad de bacterias que existen en la boca.

Éste tratamiento es necesario llevarlo a cabo con profesionales y en la mayoría de los casos, hay que seguir el tratamiento en casa.

Algunos de los métodos profesionales que se utilizan para aminorar la placa y la producción bacteriana son:

  • La descamación.
  • El alisado radicular.
  • El legrado.
  • Lavados bucales con clorhexidina o peróxido de hidrógeno.
  • El hilo dental o cepillos interdentales.

Hay que destacar que los cepillos dentales eléctricos, son mucho más efectivos que los cepillos manuales a la hora de tratar ésta enfermedad, ya que es más efectivo y elimina más placa.

La fórmula ideal que ayuda a eliminar la placa bacteriana es un compuesto de diversos compuestos químicos, que se pueden aplicar en forma de pasta dental y enjuague bucal y son:

  • Triclosan.
  • Digluconato de clorhexidina.
  • Mezcla de timol, mentol, eucaliptol y salicilato de metilo.

El enjuague bucal a base de peróxido de hidrógeno y flúor o los que están hechos a base de aceites esenciales ayuda a reducir la gingivitis.

Para controlar y eliminar la bacteria que crea la infección gingival, se puede utilizar un enjuague bucal con antibiótico, flúor y sin alcohol, que contenga alguno de éstos elementos:

  • Amoxicilina.
  • Cefalexina.
  • Minociclina.

 

Prevención de la gingivitis

pasta de dientes y cepillo manualHasta ahora hemos visto que el principal enemigo de la salud bucal, es la falta de higiene, aunque existen otros factores determinantes.

La mejor forma de evitar que la salud de nuestra boca se deteriore, es la prevención de enfermedades, como es la gingivitis, con una serie de indicaciones y consejos diarios a tomar en cuenta.

  1. Limpieza diaria. La primera indicación y más importante, es mantener un hábito higiénico diario, consistente en cepillar los dientes después de cada comida, procurando extraer los restos de alimento de entre los dientes, ayudándonos con la seda dental, siempre procurando no dañar las encías ni producir sangrado con el uso. Existen diversos productos de higiene dental en el mercado, que te ayudarán a mantener tus dientes limpios y las encías sanas, así como gran variedad de cremas dentales y enjuagues bucales anti sarro. Los enjuagues bucales son el complemento ideal al cepillado para eliminar todo tipo de bacterias de la boca.
    Es importante si fuera necesario, solicitar ayuda al higienista dental o dentista, para que nos enseñan cual es el modo correcto para cepillar los dientes y de utilizar el hilo o seda dental.
  1. Limpieza dental integral. Los odontólogos recomiendan una limpieza profesional en profundidad al menos dos veces al año, porque con el cuidado en casa puede quedar algo de placa en los dientes, a pesar de un uso exhaustivo del cepillo y el hilo dental.
  1. Alimentación. Es muy importante que tanto los dientes como las encías o la mandíbula estén nutridos y sanos y la mejor forma es a través de una alimentación rica en Vitamina D, sobre todo. Esta vitamina proporciona beneficios que fortalecerá las encías. Hay que procurar tomar mucha fruta y verdura, que proporcionan las vitaminas y proteínas necesarias para fortalecer los componentes de la cavidad bucal. Evita los alimentos con exceso de azúcar y si los consumes, procura cepillarte los dientes después, para evitar la creación de placa bacteriana.
  1. Aparatos dentales. Cualquier tipo de aparatología que utilices para la boca, ya sea para la corrección de los dientes o cualquier otro uso, es necesario que sean del tamaño correcto de la boca para evitar heridas que se infecten. Han de estar asépticos para que no haya probabilidad de infección. Si es necesario, reemplazar los aparatos en mal estado o que estén provocando daño o infección en las encías.
  1. Visitas al dentista. Aunque ésto parece demasiado obvio, es necesario recordar que únicamente un profesional puede determinar si nuestra boca está sana o no y en cualquiera de los casos, decidir qué tipo de cuidados necesita. Las revisiones periódicas garantizan que la boca se mantenga sana, limpia y sin irregularidades.
    Con las visitas al dentista o higienista dental, puedes optar a limpiezas profesionales profundas, exámenes para descartar cualquier tipo de enfermedad bucal y sobre todo recibir consejos sobre el cuidado, limpieza y prevención.

 

Higiene bucal adecuada

Cualquier infección o enfermedad es fácilmente evitable si partimos de la base de una adecuada higiene bucal. Aunque son muchos más los factores que pueden producir una enfermedad como la gingivitis, la correcta higiene es un punto de partida bastante importante.

Una boca sana se caracteriza por unos dientes correctamente colocados y sin restos de comida, con encías sonrosadas y sin dolores o sangrado y buen aliento.

La boca sana es un indicativo de salud, socialmente nos proporciona seguridad por tener buen aspecto (dientes colocados y limpios) y nos permite comer y hablar de forma correcta.

La higiene bucal no consiste únicamente en un cepillado antes de ir a dormir o pasar el hilo o seda dental cada determinado tiempo.

Hay que tener en cuenta que existen métodos que podemos llevar a casa en nuestro domicilio, como es la higiene habitual y también métodos profesionales, para los cuales tenemos que acudir a un higienista dental o dentista para que nos los practique.

¿Qué podemos hacer en casa?

  • Cepillar los dientes después de cada comida y sobre todo si la comida contiene azúcar, como puede ser la bollería.
  • La pasta de dientes o dentífrico es un gran aliado, ya que puedes optar entre cremas con flúor, con productos blanqueantes, fortalecedores, etc. No olvides que el compañero inseparable es el cepillo de dientes y has de cambiarlo al menos dos veces al año. Si puedes permitírtelo, es aconsejable utilizar un cepillo de dientes eléctrico, ya que es más eficaz que el cepillo manual. Eliminarás más bacterias, restos de alimentos y placa.
  • Utilizar el hilo o seda dental para extraer restos de comida de entre los dientes, para evitar el almacenamiento de bacterias y futuros gérmenes que producen infección. Utilizar el hilo o seda dental con cuidado de no dañar las encías ni producir sangrado.
  • Acompaña tus cepillados con un enjuague bucal apropiado para tu estado de salud. En el mercado existen enjuagues con productos blanqueantes, con flúor, con antibiótico, con anti placa y un largo etcétera.

¿Qué podemos hacer de forma profesional?

Una limpieza profunda cada 6 meses es lo más recomendable para eliminar restos de placa que el cepillado diario no puede.
Las revisiones periódicas al higienista dental o dentista, evitan las desagradables enfermedades o dolencias.

También podemos aprender o perfeccionar el modo en que cuidamos nuestra boca o utilizamos los productos de limpieza bucal. El experto nos guiará y aconsejara cual es la forma correcta de cepillar los dientes, los enjuagues que podemos utilizar o cómo usar el hilo o seda dental.

Recuerda que la salud bucal depende de una buena higiene y una buena alimentación.

Puedes conocer más en el artículo remedios caseros para la gingivitis.

 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 voto, media: 5,00 de 5)
Cargando…
 
 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios en “Gingivitis

  • marta

    Yo no tengo dientes arriba, tengo postizos y debajo, solo me queda um diente que está bien y un perno para sostener la prótesis de abajo, pero yo creo ese perno lo rechaza mi boca porque nunca estuvo bien y ahora tengo gingivitis y me dio plac aut un gel (perdón si está mal escrito) pero no mejora, entonces empecé por mi cuenta con sal y un poco de agua y me hago buches, también le agregué Duranil y ayer empecé con la sal y me siento mejor, pero ni siquiera con un cepillo delicado me puedo pasar allí en esa encía y la verdad tengo mucho miedo de ir al dentista, pero si sigo así tendré que ir. Gracias.

    • Mundo Autor

      Hola Marta, en mi modesta opinión debido a que ya padeces algunos problemas dentales, de no mejorar los síntomas mi consejo es que acudas al dentista, podrá verificar si todo está bien y cuando antes se acuda mucho mejor, dado que si lo vamos posponiendo se puede ir agravando el tema y luego necesitar de más tratamiento para su curación.

      Y no hay que temer por el dentista, es el profesional más indicado para tratar estos problemas, no podemos estar en mejores manos. Ánimos y desear que te recuperes pronto de este problema bucal.