Gastroenteritis


Compártelo

mujer con dolor de estómago por gastroenteritis

¿Qué es?

La gastroenteritis es una enfermedad intestinal que se produce cuando hay inflamación del tejido interno del intestino. La gastroenteritis afecta el estómago y los intestinos. Y normalmente aparece debido a la presencia de virus o bacterias en las membranas interiores del intestino.

Es una enfermedad común, muy frecuente en países subdesarrollados del continente africano, asiático y americano, donde llega cobrar la vida de entre cinco y diez millones de personas.

La gastroenteritis suele propagarse con más facilidad en los países pobres puesto que su contagio está asociado a condiciones de vida insalubres, en las que la calidad del agua o los alimentos no está completamente garantizada.

Las gastroenteritis se presenta con frecuencia en niños y ancianos. Y suele ser la población con más índices de mortalidad debido a esta dolencia. Se estima que en los Estados Unidos cada año se ven afectados cerca de 250.000 niños con edad inferior a cinco años y alrededor de 300 llegan a morir.

Las cifras dicen que cerca de cuatro y cinco millones de casos de gastroenteritis se presentan cada año alrededor del mundo. Aproximadamente un millón de personas mueren por esta causa.

La gastroenteritis es una enfermedad conocida desde tiempos antiguos. Los cuadros de diarrea aguda se identificaban como algún tipo de cólera o de fiebre tifoidea. Solo hasta 1824 el conjunto de sus síntomas se denominó oficialmente bajo el término de gastroenteritis.

Un episodio de gastroenteritis puede ser leve o agudo. Su evolución puede causar solamente algunas molestias o provocar el colapso del sistema digestivo de una persona en cuestión de horas. Una de las consecuencias más graves de la gastroenteritis es la deshidratación severa que en muchos casos puede conducir a la muerte.

La gastroenteritis se considera como una enfermedad aislada pero también se puede manifestar de forma epidémica, especialmente en sitios vulnerables a los virus como hospitales y residencias de niños y ancianos. Los brotes pueden ser también frecuentes.

Por ejemplo, durante los años ochenta se observó un incremento de casos, cuando la gastroenteritis causo la muerte a casi cinco millones de niños especialmente en países del tercer mundo. A partir del año 2000 se ha apreciado una notoria mejoría en la propagación de la gastroenteritis, aunque sigue siendo una enfermedad que ocasiona millones de consultas médicas en el mundo. Si bien ya no es una enfermedad tan peligrosa como antes, siempre está en observación.

 

 

Causas

virus de la gastroenteritisLas causas específicas de la gastroenteritis son con frecuencia desconocidas, pero se ha establecido que en la mayoría de los casos responde a procesos infecciosos. Sin embargo el origen de la infección que produce la gastroenteritis aún debe determinarse, pues las infecciones del tracto intestinal pueden provenir de fuentes alimenticias, tóxicas, farmacológicas o estar asociadas a otras enfermedades del aparato digestivo.

No obstante, ha llegado a establecerse que la gastroenteritis tiene en la mayoría de los casos un carácter viral. Es decir que está provocada por infecciones causadas por los rotavirus y los norovirus especialmente. Los rotavirus y los norovirus son los principales responsables de las infecciones que causan diarrea en niños y adultos mayores.

También existe la gastroenteritis bacteriana, cuya causa se asocia en la mitad de los casos a bacterias presentes en la carne de aves. Las bacterias son las responsables del 15% de casos de gastroenteritis en la población infantil. Pero no solo la carne de ave puede estar expuesta al contacto con bacterias, también la carne cruda, los pescados o los mariscos, vegetales crudos, leche no pasteurizada, quesos, huevos o zumos de frutas y verduras pueden contener y propagar bacterias que conducen a la gastroenteritis.

En África, algunas zonas de Asia o Centroamérica e Hispanoamérica el agua contaminada ha producido brotes graves de cólera, el primer paso para desarrollar gastroenteritis aguda.

Se conoce también, aunque de manera más excepcional, ciertos tipos de gastroenteritis que no tienen un origen infeccioso. En estos casos la hinchazón de la membrana interna del intestino puede estar provocada por el consumo de ciertos fármacos (AINE), algunos alimentos derivados de los lácteos y los lácteos, especialmente en aquellas personas que son intolerantes, y recientemente la intolerancia al gluten, sobre todo en los celiacos.

La gastroenteritis también puede adquirirse por consumir pescados y mariscos contaminados o en mal estado o por el tratamiento incorrecto de ciertos alimentos.

 

Síntomas

inodoroEl síntoma más claro de gastroenteritis es la diarrea. Este molesto síntoma viene acompañado de náuseas, dolor abdominal, vómito y en algunas ocasiones de fiebre.

Se considera que una persona tiene diarrea cuando realiza al menos tres deposiciones de consistencia líquida o muy pastosa al día. La diarrea puede presentar mucosidades e incluso sangre. Según la evolución y la duración de este síntoma se podrá establecer la fase en la que se encuentra la gastroenteritis.

Una diarrea leve dura entre tres y cinco días, mientras que la diarrea aguda puede durar entre siete y catorce días. La diarrea también puede instalarse en el cuerpo de un paciente de manera crónica, afectando la persona durante semanas.

Una diarrea puede ser un síntoma leve de enfermedad pero sufrirla de manera continuada es altamente peligroso, puesto que a través de la deposición el cuerpo pierde líquidos y electrolitos importantes llegando a producir casos de deshidratación que si no son tratados a tiempo pueden llegar a causar la muerte.

Una diarrea mal tratada puede debilitar mucho a la persona afectada, además puede llegar a producir también problemas circulatorios y pérdida de peso, produciendo todo un desequilibrio corporal. Los niños y los ancianos tienen organismos que son más vulnerables a los estados diarreicos.

Cuando una persona presente diarrea por más de dos días debe ponerse muchísima atención a que esta no conduzca a la deshidratación, algunos signos que pueden indicar una perdida aguda de líquidos en el cuerpo son:

  • Baja salivación: la persona se mantiene con la boca seca o muy pegajosa.
  • Disminución de la orina: el cuerpo reacciona racionando las perdidas de líquido, la orina toma un color más oscuro o amarillento y se expulsa en bajas cantidades.
  • Ausencia de lagrimas: los ojos se sienten cansados y secos, una persona con una deshidratación aguda no podrá fabricar lágrimas.
  • Hipotensión arterial: al estar deshidratado el cuerpo alcanza niveles muy altos de debilidad que se traducen en una baja de la presión arterial. Se trata de un síntoma muy graves puesto que quiere decir que la sangre tiene problemas para llegar al corazón y desde allí bombear a todo el cuerpo.
    En el caso de los bebés, un signo de alarma por deshidratación es cuando las fontanelas (aquellos puntos blandos en el cráneo de los neonatos) están más hundidas de lo normal. Conoce remedios para la hipotensión arterial.
  • Ojos hundidos: que las cavidades oculares adquieran una apariencia más hundida de lo normal indica también presencia de deshidratación.

 

Diagnóstico

Para hacer el diagnóstico el médico hará un estudio de los síntomas que sufre el paciente. Siendo la diarrea el síntoma que indica el punto en el que se encuentra la enfermedad. La duración de la diarrea y su apariencia pueden indicar al médico el procedimiento a seguir.

En la mayoría de los casos establecer las razones exactas que causaron la diarrea no influye en el tratamiento a realizar. No obstante, en algunos casos el médico puede solicitar un análisis de los cultivos fecales, especialmente en aquellos casos en los que se sospecha de intoxicación alimentaria o de contacto con poblaciones de alto riesgo (por ejemplo en el caso de viajes a países en vías de desarrollo), o cuando hay presencia de sangre en las heces.

El diagnostico de la gastroenteritis se centra básicamente en determinar la gravedad de la enfermedad, para ello el médico necesitara saber desde cuando la persona padece la diarrea, en qué contexto epidemiológico se presentaron los primeros síntomas, y cuál es la situación de inmunidad y defensas del paciente.

Según el tipo de diarrea, la persona puede llegar a perder entre 10 y 200 ml de hidratación. En caso de que esta cifra corresponda a la pérdida de un 20% del peso corporal se puede establecer un estado de emergencia.

También conviene que el tratamiento descarte otras enfermedades que podrían presentarse con síntomas similares como una infección urinaria, colitis, enfermedad de crohn, apendicitis, enfermedad inflamatoria intestinal, vólvulo, entre otras.

 

Tratamientos

Los tratamientos contra la gastroenteritis se dirigen en primer lugar a rehidratar el paciente. Igualmente el médico puede formular algunos antibióticos o antidiarreicos para acelerar la recuperación. Otro punto a tener en cuenta es la dieta.

El paciente con un caso leve de diarrea podrá hidratarse en su domicilio con bebidas que contengan glucosa y sodio. Podrá beber infusiones, zumos, bebidas de hidratación deportiva y refrescos sin cafeína.

Para casos más avanzados se recomendará beber suero fisiológico, una bebida capaz de aportar las cantidades de glucosa, sodio y bicarbonato sódico que el cuerpo necesita. El suero se emplea especialmente en los casos que incluyen vómitos, diarrea y falta de apetito. La persona deberá tomar al menos una cucharada cada diez minutos para no entrar en un estado de deshidratación severa.

En los casos más graves la hidratación debe realizarse por vía parenteral y en el centro médico.

La recomendación es que la persona continúe (siempre que sea posible) con la ingesta de alimentos. O al menos, de las bebidas hidratantes. Contrario a lo que se piensa, dejar de comer no ayuda a mejorar los estados diarreicos, sin alimentos el cuerpo estará más débil para contrarrestar los efectos de la deshidratación. Los niños pueden continuar tomando leche, mientras que en los adultos hay que evitar los productos lácteos. La dieta debería incluir carbohidratos, arroz, patatas, cereales, frutas y carnes magras.

Por otra parte, los antibióticos y los antidiarreicos suelen usarse con poca frecuencia. Por lo general la recuperación se realiza a partir de las propias defensas del paciente. Más vale evitar el uso de antibióticos que pueden crear resistencias y aumentar la duración de la excreción de bacterias, lo que podría conducir a más contaminación. En el caso de los antidiarreicos deben usarse solo en casos agudos y con mucha prudencia pues sus efectos pueden ser contraproducentes en casos de diarrea inflamatoria.

 

Recomendaciones y prevención

lavarse las manosLa recomendación más importante ante un caso de gastroenteritis en mantener la hidratación producida a causa de la diarrea constante. En los casos leves el paciente puede preferir ingerir bebidas con sodio y glucosa, para niños y adultos mayores que presentes casos de diarrea un poco más evolucionados, la recomendación es beber suero, limonadas alcalinas, en definitiva, sales dirigidas a la rehidratación del cuerpo.

Durante un episodio de gastroenteritis, puede ser que la persona no coma alimentos sólidos y se mantenga solamente con una dieta líquida. Una vez que la diarrea este más controlada, es decir que la persona realice menos de tres defecaciones al día, se pueden introducir alimentos sólidos en la dieta.

La dieta que se recomienda en estos procesos de recuperación es la dieta astringente que comprende:

  • Frutas como manzana (asada u oxidada con limón) y plátano.
  • Carne de ave sin grasa. A la plancha y sin piel.
  • Huevos duros, en tortilla o pasados por agua.
  • Sopa de zanahoria o sopa de arroz.
  • Puré de patatas y zanahorias.
  • Tostadas de pan blanco.
  • Pescados blancos cocinados o a la plancha.
  • Infusiones de manzanilla o té claro.

Los alimentos a evitar durante un episodio de gastroenteritis son:

  • Los productos lácteos (leche, yogures y queso).
  • Los dulces (todo lo que pueda incluir azúcar refinado como productos de pastelería, chocolates, caramelos, etc..).
  • Verduras crudas. Especialmente las de color verde (espinacas, acelgas, apio, lechuga). Así mismo frutas que no estén maduras.
  • Productos con un posible efecto laxante ( almendras, nueces, compotas, pan negro ).
  • No se deben tomar bebidas con cafeína, ni bebidas muy frías, hay que evitar los refrescos y el agua con gas.

En cuanto a la prevención de la gastroenteritis hemos señalado que el contagio de una infección que se convierte en gastroenteritis puede venir de muchos costados. Por eso la medida de prevención más importante es LAVARSE LAS MANOS, las manos son en principal mecanismo de contagio. Antes de cocinar, antes y después de ir al baño, antes y después de cambiar los pañales de un bebé. Y siempre que pueda.

 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (19 voto, media: 4,42 de 5)
Cargando…
 
imagen libro de remedios caseros

SUSCRÍBETE GRATIS Y OBTÉN EL LIBRO DE "REMEDIOS CASEROS"


  • + 300 REMEDIOS
  • + 640 páginas
  • Con consejos, causas y mucho más!!

Más de 40.000 personas ya lo tienen!!

 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *