Gastritis aguda


Compártelo

gastritis aguda

¿Qué es la Gastritis aguda?

La gastritis aguda es generada cuando la mucosa gástrica que es la que mantiene encerrado al estómago sufre de un cuadro de hinchazón, lo que produce distintas anomalías tales como hemorragias subepiteliales. De igual forma no todo el estómago se verá afectado necesariamente.

La gastritis aguda es una tumefacción o inflamación repentina del recubrimiento del estómago, esta afección produce un intenso y constante dolor. Por fortuna el dolor es de corta duración, pero se presenta de forma frecuente.

La gastritis aguda es un tipo de gastritis que se caracteriza por dolores intensos, pero de corta permanencia, pero, así como desaparecen pronto, aparecen instantáneamente. Además de que los dolores son los más fuertes que cualquier otro tipo de gastritis.

Sobre la gastritis de manera más amplia, aquí puedes encontrar un completo artículo para saber de ella: Infoguía de la Gastritis.

 

¿Cuáles son las causas de  la Gastritis aguda?

Algunas de las causas que pueden ser detonantes de la gastritis aguda son:

Gastritis por tóxicos

Este tipo de gastritis se origina por la ingesta frecuente de antiinflamatorios, cocaína, alcohol, cáusticos, reflujo biliar o por enzimas que produce el páncreas.

Los factores mencionados, mediante diversos tipos de mecanismos casan un incremento en la secreción de los ácidos del estómago superior al que las células de la mucosa pueden tolerar, pero llega un momento en que se produce una irritación inminente.

Gastritis de estrés

Los pacientes con enfermedades de gravedad como personas que sufrieron quemaduras, politraumatizados o con hipertensión intracraneal, sobre todo aquellos que han ingresado por alguna razón a las unidades de cuidados intensivos, presentan con frecuencia erosiones o úlceras que a menudo se manifiestan en forma de hemorragia.

Dichas lesiones son causadas por diversos orígenes entre los que se encuentran el exceso de secreción ácida en el estómago y la pérdida de mecanismos de defensa en la mucosa gástrica.

Aunque es menos frecuente, los pacientes críticos o los que tienen procesos que ocasionan una pérdida de sangre o tensión arterial baja pueden presentar problemas de gastritis debido a la baja perfusión sanguínea, por una reducción del riego estomacal.

Cuando se ve por medio de la endoscopía el estado estomacal, se percibe con un aspecto de mucosa negra debido a la necrosis.

Gastritis producida por bacterias

La bacteria que comúnmente infecta la mucosa estomacal es la Helycobacter pylori, que causa úlceras o distintos tipos de gastritis.

En algunos casos las personas que se infectan con esta bacteria no desarrollan ningún síntoma de problema gástrico, pero existe el riesgo de padecerlo.

También existen otras gastritis por causas infeccionas que aunque son menos reconocidas pueden causar el mismo problema tales como las que son causadas por el VIH, el citomegalovirus o algunas bacterias agresivas como E coli y otros virus que se adquieren por las vías respiratorias. Usualmente forman parte de síndromes más generales, no solo a nivel gástrico.

 

Tipos de gastritis aguda

Se conoce de dos tipos de gastritis aguda, que son la no erosiva y la erosiva.

Se clasifica como su nombre lo dice por su efecto y también por el origen de cada una pues son distintos ya que la gastritis aguda no erosiva aparece de forma general por la presencia de una bacteria que afecta la mucosa estomacal mientras que la gastritis aguda erosiva es causada cuando el paciente sufre de hemorrágicas erosiones ya sea que estén superficiales o profundas.

Las erosiones pueden ser provocadas por distintos factores como el estrés excesivo, consumo desmedido de sustancias corrosivas como medicamentos o alcohol. Aunque es probable que también sea una patología en consecuencia de una insuficiencia respiratoria, renal o hepática.

La gastritis aguda sucede cuando hay un daño debido a la debilidad del recubrimiento del estómago. Esta afección permite que los ácidos digestivos penetren y dañen o irriten el estómago.

Hay distintos factores que pueden causar un daño en el recubrimiento del estómago y según estudios clínicos se debe a los siguientes detonantes:

  • Infecciones bacterianas como las mencionadas en los párrafos anteriores.
  • Medicamentos tales como los no esteroideos, los corticoides y los antiinflamatorios que protagonizan las causas más frecuentes de gastritis aguda.
  • Estar sometido a situaciones estresantes en extremo.
  • Reflujo biliar crónico.
  • Consumo de cocaína.
  • Trastornos autoinmunes.
  • Ingerir veneno u otra sustancia corrosiva.
  • Insuficiencia renal.
  • Consumo de alcohol, tabaco o irritantes en exceso.

 

Síntomas de gastritis aguda

síntomas gastritis crónicaLos síntomas de la gastritis aguda pueden variar bastante de un paciente a otro, y en algunos casos los pacientes no presentan síntomas.

Los síntomas más comunes son el dolor abdominal, vómitos, náuseas, pérdida de apetito, dispepsia que es el dolor, sensación de estar inflamado del estómago y malestar.

En los casos más graves se presentan las hemorragias digestivas que son vómito con sangre de color negro como los conocidos posos de café o deposiciones pegajosas, negras y malolientes.

En algunas ocasiones la hemorragia digestiva puede manifestarse de manera sutil, presentándose únicamente por medio de la anemia leve gracias a las pequeñas pérdidas de unidades sanguíneas que se ocasionan.

El dolor que provoca la dispepsia se caracteriza por aumentar con las comidas por el aumento en producción de ácidos gástricos, mientras que van calmando los dolores con el consumo de lácteos y con el reposo del sistema digestivo.

En el análisis de sangre y en la historia clínica se puede detectar si hay anemia, este también es un signo que puede generar sospecha de una gastritis aguda.

Como comentamos, algunas personas que padecen gastritis aguda que no presentan síntoma alguno pero hay otras tantas que pueden presentar diversos malestares que van de moderados a graves.

Entre los problemas más frecuentes que no mencionamos se encuentran:

  • Indigestión.
  • Falta de apetito.
  • Dolor en la parte superior del abdomen.
  • Sensación de molestia después de comer y ardor estomacal.

 

Diagnóstico

Para diagnosticar la gastritis aguda, se pueden realizar diversos análisis.

Primero, usualmente el médico hará algunas preguntas a detalle para tener un informe completo de todos los síntomas, dependiendo el caso, posiblemente prosiga a indicar que se le realicen análisis al paciente para confirmar el diagnóstico y esos análisis son:

  • Análisis de sangre, de aliento y de saliva.
  • Hemograma completo para hacer una evaluación general del estado de salud.
  • Análisis de heces para detectar la presencia de sangre en ellas
  • Esofagogastroduodenoscopía o endoscopía que consiste en realizar con el fin de observar el recubrimiento del estómago, la introducción de una cámara pequeña.
  • Radiografía del sistema digestivo para detectar si existen o no problemas estructurales.
  • Biopsia o tejido gástrico, extrayendo una pequeña porción del tejido estomacal para analizarlo y conocer más a fondo las causas.

Vídeo del doctor Julio Murra Saca sobre una endoscopia de gastritis aguda severa
 

Tratamiento

Como hemos visto anteriormente, lo mejor sin importar el tipo de gastritis que se padezca es acudir a un especialista para que analice con detenimiento el caso y recete el tratamiento adecuado para cada paciente.

La gastritis en muchas ocasiones también se debe a una mala alimentación lo que está haciendo que nuestro estómago lleve más sufrimiento de lo normal al momento de hacer la digestión.

En algunos casos el médico va a indicar una serie de pautas para hacer un cambio en la alimentación y de esta manera fortalecer el sistema digestivo complementándolo con algunos fármacos para inhibir la fuerte acidez que se presenta en el estómago.

Existen algunos casos de gastritis aguda que pueden desaparecer sin necesidad de aplicar tratamientos. No obstante, muchas personas requieren de tomar distintos medicamentos para lograr erradicarla, todo dependerá de las causas y del nivel de gravedad de cada paciente.

Probablemente el médico también recomiende que el paciente detenga la ingesta de antinflamatorios o corticoides para ver si existe una mejoría en los síntomas. No obstante, antes de dejarlos es imprescindible consultar al médico.

El médico va a recomendar evitar alimentos como el café, té, pimienta, mostaza, vinagre, etc pues resultan muy irritantes para la mucosa gástrica y suspenderlos podría ser un apoyo para la recuperación óptima.

También es recomendable fraccionar las comidas y no ingerir hasta quedar totalmente pleno para evitar los malestares consecuentes y evitar pasar mucho tiempo en ayunas.

Se pueden mezclar frecuentemente, si el médico lo indica, antiácidos o ranitidina con omeprazol para inhibir el exceso de ácido y ayudar a formar un recubrimiento en el estómago para protegerlo de los ácidos gástricos.

En los casos en los que se presenta la gastritis aguda por causa de una bacteria, es necesario aplicar una triple terapia pues además de los antiácidos y el omeprazol para regular la acidez estomacal, deberá de incluirse un tratamiento antibiótico ya sea de claritromicina o amoxicilina que son los que se recetan en la mayoría de los casos.

Si la gastritis aguda es tratada de forma adecuada, podrán mejorar las condiciones de salud del paciente haciendo desaparecer las lesiones paulatinamente y de forma favorable.

Cuando existen complicaciones como hemorragias digestivas puede que sea necesario practicar una gastroscopia, aunque en la mayor parte de los casos la hemorragia puede ceder de manera espontánea sin necesidad de aplicar métodos tan invasivos.

La cirugía es una opción cuando el caso es muy grave y consiste en extirpar las partes afectadas del estómago, pero este procedimiento es muy riesgoso y presenta un grado elevado de mortalidad que se debe de usar como último recurso.

 

Prevención

Para reducir drásticamente el riesgo de padecer esta afección que aqueja a tantas personas, es recomendable seguir los siguientes fáciles pasos:

  • Cocinar las comidas completamente, además de evitar el exceso de ácido para poder digerirla, también reducirá el riesgo de padecer infecciones.
  • Lavarse las manos fuertemente con agua y jabón antes de cada comida para disminuir el riesgo de infección.
  • Evitar el alcohol, el tabaco y otros irritantes.
  • Evitar la ingesta de medicamentos analgésicos o limitar su consumo para casos muy necesarios.

Para finalizar este artículo, citar que quizás te puede ser útil conocer sobre remedios naturales para la gastritis, donde poder saber sobre algunos remedios, más consejos y recomendaciones que pueden ser de ayudar para aliviar sus síntomas.

Quizás también te interese conocer sobre:
 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 voto, media: 4,50 de 5)
Cargando…
 
imagen libro de remedios caseros

SUSCRÍBETE GRATIS Y OBTÉN EL LIBRO DE "REMEDIOS CASEROS"


  • + 300 REMEDIOS
  • + 640 páginas
  • Con consejos, causas y mucho más!!

Más de 40.000 personas ya lo tienen!!

 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *