Cómo dar jarabe a un bebé


Compártelo

jeringas especiales para bebésSi la enfermedad de los niños ya es un gran problema para los padres, la lucha de poder lograr que ellos tomen los jarabes es aún peor. Sabemos que quizás tengas los nervios alterados por las preocupaciones, pero debes comprender que los bebés no comprenden que es necesario tomar el jarabe y ellos también se sienten molestos por los síntomas por lo que todo se complica más, es necesario que los padres puedan mantener la calma y así transmitírsela a ellos.

Los niños mas grandes toman los jarabes en vasos con medidas o cucharas, pero para los bebés estas técnicas no son muy recomendadas. Ellos nunca accederán a tragar el jarabe por lo que debes hacer que tengan confianza en ti y luego darle la medicación con una jeringa especial para jarabes. Puedes adquirirla en cualquier farmacia y no es nada costosa.

Algunos padres temen que los niños se ahoguen, pero para que esto no ocurra debes ir suministrando el jarabe de a poco para que no tenga complicaciones al tragarlo. Para que el momento de la toma del jarabe no sea una tortura para el pequeño que ya tiene demasiado con la enfermedad, lo mejor es que tú puedas transmitirle calma y confianza. Si ellos notan a sus padres nerviosos se alteran aún más, en cambio si tú lo alzas como lo haces comúnmente cuando vas a darle el biberón o cuando quieres jugar con ellos, no notarán nada extraño y no se asustarán.

Te cito un vídeo donde se muestra como se alimenta a un bebé con una jeringa, lo cuál sería lo mismo en el caso de darle jarabe:

Puedes dejarnos un comentario sobre tu experiencia en ello,  ¿conoces algún truco?

 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 voto, media: 5,00 de 5)
Cargando…
 
imagen libro de remedios caseros

SUSCRÍBETE GRATIS Y OBTÉN EL LIBRO DE "REMEDIOS CASEROS"


  • + 300 REMEDIOS
  • + 640 páginas
  • Con consejos, causas y mucho más!!

Más de 40.000 personas ya lo tienen!!

 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *