Cómo cambiar un pañal


Compártelo

bebé con pañal
Cambiar un pañal no es algo que se sepa hacer de forma natural. Con estos pasos y algo de práctica, serás capaz de cambiar los pañales de tu bebé sin causarle molestias y de forma rápida.

Reúne todos los artículos necesarios antes de comenzar. Esto incluye pañales, toallitas húmedas, una tela para cubrir bebés, y polvos de talco o una crema para curar y prevenir irritaciones de piel si fuese necesario. Ten en cuenta que no podrás moverte de la zona en la que estés cambiando el pañal una vez que hayas comenzado. No importa la necesidad, estamos hablando de la seguridad de tu bebé. Coloca al niño en una superficie plana, preferiblemente sobre una toalla. De esta forma se sentirá más cómodo. Quita cualquier superficie dura que pueda molestar a la hora de hacer los movimientos para cambiar el pañal.
 

PASOS A SEGUIR

  1. Abre un pañal limpio y colócalo debajo del bebé (esto mantendrá la superficie limpia si el bebé decide seguir ensuciando mientras cambias el pañal). Quita las cintas adhesivas de los muslos con las piernas del bebé hacia abajo. Agarra la banda frontal o el elástico de la cintura y colócala hacia abajo (desplegándola hacia ti). ¡Asegúrate de que la parte de atrás del pañal sigue sujeta!
  2.  

  3. Agarra los tobillos del bebé con una mano y levántalos para que el culito del bebé deje de tocar el pañal pero que todavía lo toque con la espalda. Estira del pañal sucio y apártalo a un lado. A continuación limpia al bebé. ¡Mantén los pañales sucios lejos del alcance del bebé!
  4.  

  5. Coge una toallita húmeda. Termina de limpiar las zonas donde el bebé se ensució. Enjuaga de arriba a abajo para que no se levante la espalda del bebé y para evitar infecciones. Asegúrate de que todas las posibles dobleces y arrugas de la piel están limpias.
  6.  

  7. Mantén el culito del bebé levantado mientras retiras en primer lugar los trozos más grandes de excrementos. Después retira los trozos más pequeños. Este proceso como máximo suele llevar de4 a6 enjuagues. Cuando termines con cada toallita déjala sobre los pañales sucios. Ten en cuenta que todavía debes tener al bebé agarrado por los tobillos.
  8.  

  9. Dobla los pañales sucios por la mitad con la mano que te queda libre. Para que no se escape nada, utiliza las cintas adhesivas para crear una bola bien cerrada y apretada.
  10.  

  11. Baja al bebé suavemente al nuevo pañal (¡ves, estaba preparado para hacerlo más fácil!). Lleva el elástico delantero hacia adelante y fíjalo a la cintura del bebé asegurándote que no está demasiado apretado. ¡Asegúrate también de que las protecciones están colocadas alrededor de las piernas para prevenir filtraciones!
  12.  

  13. Recoge al bebé. Si necesitas cambiarlo de ropa, hazlo en este momento. Si tienes que limpiar la zona donde has cambiado el pañal, hazlo también en este momento ya que nunca se sabe cuándo volverás a necesitarla.
  14.  

  15. Coloca el pañal sucio en una bolsa de plástico y ciérrala bien. Tira la bolsa a la basura.
  16.  

  17. Lávate las manos bien y enjuaga las manos de tu bebé si fuese necesario.

 

CONSEJOS

  • ¿No tienes mesa para cambiar al bebé? Puedes usar una cama con una toalla vieja por encima para prevenir mancharla. Siempre puedes cambiarlo en el suelo colocando una toalla, de esta forma evitarás que el bebé se caiga y se produzca un accidente.

 

  • Cuando los bebés son un poco “mayores”, a veces es más fácil poner el pañal limpio mientras están tranquilos.

 

  • Mantente perpendicular al bebé para evitar que te haga pis o caca encima.

 

  • Si tu bebé se mueve demasiado, dale un juguete para que se mantenga ocupado. Puedes también cantar, poner la radio o simplemente hablar.

 

  • Usa solamente cremas cuando aparezcan irritaciones.

 

  • Los bebés recién nacidos pueden ser alérgicos a las toallitas húmedas. Si observas que tienen la piel irritada prueba a limpiarles con algodón húmedo.

 

  • Usa dos paños húmedos si eres muy ecológica. Uno de ellos para quitar los trozos grandes y el otro para terminar de limpiar. Harás un mejor trabajo de limpieza y dejarás menos sustancias químicas en tu bebé. Asegúrate de que los paños estén limpios antes de cada uso.

 

  • A los bebés no les gusta sentirse desnudos. Si tu bebé comienza a llorar o moverse mientras lo cambias, puedes probar a cubrirle el pecho y la barriguita con un trozo de tela.

 

  • Si necesitas utilizar polvos para evitar irritaciones, prueba los polvos de almidón mejor que los polvos de talco. El uso del talco se ha asociado con el cáncer de pulmón y cánceres genitales femeninos. También, el olor de algunos productos para bebé pueden causar irritación, de forma que evita siempre que puedas perfumes agregados.

 

ADVERTENCIAS

  • Nunca, nunca dejes solo o desatendido a tu bebé en la mesa de cambiar los pañales, ni siquiera un momento. Caerse de la tabla de cambiar los pañales es uno de los accidentes más habituales en los bebés.

 

  • NO DES DE COMER al bebé mientras lo cambias ya que se puede ahogar.

 

  • Los bebés masculinos suelen orinar más a menudo cuando están desnudos o están en zonas con aire, usa una tela o toalla para evitar que te haga pis encima.

 

  • Si utilizas pañales de tela asegúrate de enjuagarlos y aclararlos bien.

 

  • A la mayoría de bebés se les queda un poco de pis dentro, mueve un poco el pañal y presiona un poquito para que lo tiren todo.

 

  • Consulta con el pediatra las posibles enfermedades de la piel, que te explique cómo prevenirlas y detectarlas y que te indique los productos adecuados para cada una de ellas.

 

COSAS QUE NECESITARÁS

  • Un bebé sucio
  • Pañales limpios
  • Toallitas para bebés
  • Cubo de basura
  • Cremas para las irritaciones de piel (no las uses si no tienen la piel irritada)

 

VÍDEO DE CÓMO CAMBIAR EL PAÑAL DE TU BEBÉ

 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (sin votaciones todavía)
Cargando…
 
 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *