Colitis 3


Compártelo

colitis

¿Qué es?

La colitis es una afección del intestino. Se presenta a través de la hinchazón del intestino grueso o del recto. Esta zona del cuerpo (la parte más baja del intestino) se conoce también como colon, de ahí su nombre. Esta dolencia se conoce también como CUCI – colitis ulcerativa crónica idiópatica o CUI – colitis ulcerosa crónica indeterminada.

Últimamente la colitis se denomina simplemente como síndrome de intestino o del colon irritable. Es una enfermedad que afecta sobre todo a la población femenina y aunque se desconocen sus causas se cree que podría ser también de origen nervioso. Se estima que un 60% de la población afectada por la colitis es del sexo femenino. La colitis suele afectar a mujeres menores de 40 años.

La colitis se caracteriza porque la mucosa del intestino bajo se inflama. Esta inflamación produce en la mayoría de los casos diarrea, dolores abdominales, estreñimiento, gases, entre otros síntomas. En la mayoría de los casos la colitis no es una enfermedad grave, pero en sus fases agudas y crónicas puede llegar afectar de manera significativa la calidad de vida del afectado.

La colitis suele ser una enfermedad de carácter crónico, aunque pueden haber periodos asintomáticos. Cuando la enfermedad se reactiva se dice que hay un nuevo brote.

 

Tipos

La colitis está clasificada dentro de las enfermedades inflamatorias del intestino, entre las que están la enfermedad de Crohn y la colitis indeterminada. Dentro de este espectro existen diversos tipos de inflamación del colon o colitis:

Rectolitis hemorrágica o colitis ulcerosa: En esa enfermedad la mucosa interna de intestino presenta hinchazón de manera crónica. Se distingue porque hay partículas de sangre en las heces, así como algunas sustancias que pertenecen a las células que generan la mucosa intestinal, pudiendo encontrarse también partículas de moco en la deposición. Esta es una forma de enfermedad inflamatoria del destino que contraria a las demás, afecta en su mayoría a los hombres.

Enfermedad de Crohn: La enfermedad de Crohn también se presenta por la inflamación del colon, con la diferencia de que en este caso la pared interna del intestino presenta lesiones. Aunque las causas no han sido determinadas, algunos estudios han determinado la posibilidad de que sea una enfermedad de carácter autoinmune. Es decir que sea el propio sistema inmunitario del individuo el que crea una reacción de ataque al intestino.

La enfermedad de Crohn puede aparecer en distintos periodos de la vida, por eso responde a una clasificación en 3 tipos: El tipo A1, en personas menores de 16 años. El tipo A2, en personas entre los 16 y los 40 años y el tipo A3 en personas mayores de 40 años.

La enfermedad de Crohn puede localizarse en diferentes partes del intestino, por lo que síntomas entre un paciente y otro pueden variar. Dependiendo de dónde está ubicada la inflamación la enfermedad de Crohn puede clasificarse en:

  • Enteririts, cuando la inflamación está en el intestino delgado.
  • Ileítis, cuando es la porción final del intestino delgado (íleon) la que está inflamada.
  • Ileocolitis, cuando están afectados la parte inferior tanto del intestino delgado (íleon) como del grueso (colon).
  • Gastroduodena, cuando la inflamación afecta la primera fase del intestino delgado (duodeno) y parte del estómago.
  • Granulomatosa, es cuando la inflamación afecta de manera más severa el intestino produciendo lesiones, gránulos y obstrucción.

La enfermedad de Crohn mal atendida puede derivar en un cáncer de colon, un caso en el que la enfermedad se complica bastante pues la cirugía solo puede hacerse de manera parcial.

 

Causas

Las causas que producen la colitis no están establecidas. Aunque el factor genético o hereditario ha sido tenido en cuenta no se establece como una enfermedad congénita.

Por otra parte se cree que algunos agentes ambientales podrían influir en su aparición y desarrollo, especialmente las infecciones gastrointestinales que generan a su vez una respuesta atípica en el sistema inmune.

Se han identificado algunos tipos de colitis relacionadas con el consumo de medicamentos. Ciertas sustancias como los suplementos de hierro, la vitamina C, los antibióticos o el ácido acetilsalicílico un antiinflamatorio no asteroide, podrían generar que la mucosas del colon se irrite y se produzca la inflamación.

También la dieta se considera un factor que puede interferir en la aparición de la colitis. Ciertos hábitos y alimentos pueden resultar irritantes para los intestinos especialmente las bebidas gaseosas, los condimentos, el picante, las grasas y las bebidas gaseosas.

Por otra parte, se ha determinado que los episodios de síndrome de inflamación intestinal podrían tener que ver con los estados emocionales del paciente, produciendo un tipo de colitis nerviosa. Estudios han demostrado que un alto porcentaje de los afectados por este tipo de enfermedades padecen al mismo tiempo de cuadros de neurosis, depresión, estrés o ansiedad. Algunos de los tratamientos contra la colitis incluyen ayuda para mejorar los estados emocionales del paciente y de esta manera aportar a la mejora de su sistema intestinal.

 

Síntomas

mujer con síntomas de colitisComo hemos dicho anteriormente la colitis puede presentarse a manera de brotes esporádicos, pudiendo permanecer de manera asintomática por algunos periodos.

Cuando el brote se presenta, el síntoma que más a menudo es referido por los pacientes es la presencia de sangre en los excrementos. Nueve de cada diez personas afectadas experimenta esta molestia.

Los síntomas de la colitis son muy variables, dependiendo de laz zonas afectadas del intestino un paciente puede tener uno o varios síntomas. Frecuentemente la persona sufre de diarrea constante, o al menos de deposiciones menos solidificadas. También puede presentarse el deseo de defecar de manera urgente, corriendo el riesgo de perder el control. A este síntoma puede sumarse el deseo de ir al baño para defecar aun cuando ya se ha hecho, una molestia denominada tenesmo. Gases intestinales que pueden incluir mucosidad sanguinolenta. Y típicamente, dolor abdominal agudo.

Conviene aclarar que la presencia de diarrea o de sangre en las heces no tiene por qué estar obligatoriamente relacionado con un caso de colitis. Otras dolencias como las hemorroides, la gastroenteritis, problemas endocrinos, reacciones a fármacos, enfermedad celíaca, problemas de páncreas, entre otros, pueden proporcionar síntomas similares.

Podemos resumir los síntomas producidos por la colitis así:

  • Cólicos y dolor abdominal.
  • Diarrea.
  • Deposiciones sanguinolentas y/o con apariencia de presencia de pus o moco.
  • Dolor rectal.
  • Borborigmos (sonidos al interior del estómago e intestinos).
  • Gases excesivos y malolientes.
  • Pérdida de apetito.

Otros posibles síntomas son:

  • Fiebre.
  • Taquicardia.
  • Dolor articular.
  • Pérdida de peso.
  • Vomito, mareo y náuseas.
  • Ulceraciones en la piel.
  • Heridas en la boca.
  • Sangrado gastrointestinal.

 

Diagnóstico

colonoscopia virtualEl diagnóstico de la colitis se hace a través de diversos medios. Una vez que existe la sospecha clínica, se procede a hacer análisis de sangre y análisis de la deposición.

Estos exámenes deberían permitir descartar otras enfermedades relacionadas con los síntomas como apendicitis, tuberculosis, o colitis secundarias por infecciones, entre otras.

El método más frecuente para hacer el diagnóstico definitivo de la colitis ulcerosa es la colonoscopia.  Esta técnica permite observar y extraer la mucosa del colón para su estudio. La colonoscopia permite establecer con claridad en qué fase se encuentra la enfermedad, demarcar la zona afectada y su extensión, así como los posibles riesgos de complicación, de sobreinfección o de ulceración.

Existen otras técnicas de diagnóstico que se apoyan en la imagen como:

La radiografía simple: especialmente recomendada en los casos de colitis ulcerosa severa, pues permite ver con claridad lesiones y cuadros de obstrucción como estenosis, fístulas o abscesos.

La gastroscopia: no es un método suficiente para cerrar el diagnóstico, su utilidad está en determinar si la colitis incluye algún tipo de patología gástrica.

Colonografia virtual: mucho menos invasiva que una colonoscopia, la colonografia virtual puede hacerse a través de resonancia magnética o escáner, para establecer la localización de la enfermedad. En caso que se sospeche de lesiones en la mucosa intestinal una colonografía no puede remplazar una colonoscopia.

 

Tratamientos

medicamentos antibióticosAl estar hablando de enfermedades intestinales inflamatorias, en los tratamientos contra ellas la primer herramienta a usar son los medicamentos antiinflamatorios.

Dentro de las posibilidades médicas para tratar la inflamación por colitis se destacan:

Los antibióticos: Se usan como base para eliminar las infecciones que puedan haber en el intestino. Así mismo están indicados para los casos de colitis ulcerosas en los que se presentan complicaciones tales como abscesos y/o fístulas. Los antibióticos son también muy importantes en el periodo de reservoritis, cuando el colon ( o parte del colon) se extirpa a través de cirugía.

Los salicilatos: Conocidos también como aminosalicilatos. Son la primera medida en caso de brotes leves y esporádicos. Ayudan a mantener la colitis ulcerosa controlada, disminuyendo la inflamación. Los salicilatos pueden consumirse por vía oral, en granulados o por vía rectal. Dependiendo la zona afectada se preferirá usar la vía rectal, hay casos en los que se debe recurrir a las dos vías de administración.

Los salicilatos funcionan como medicina de mantenimiento y protección, evitando reincidencias. Sus efectos resultan positivos también en casos de cáncer de colon.

Los corticoides: Los corticoides son unos efectivos antiinflamatorios. Sin embargo no suelen ser la medicina preferida puesto que se les atribuyen ciertos efectos secundarios, especialmente de tendencia estética como la aparición de estrías, de vello corporal o de acné. Así mismo puede contribuir a estados de insomnio, nerviosismo o a producir diabetes, osteoporosis y algunas problemas oculares. Estos efectos se suspenden en el momento en el que el tratamiento se detiene.

Los corticoides pueden proporcionarse por vía oral, rectal o intravenosa.

Los inmunosupresores: Son medicamentos que van dirigidos a la regulación del sistema inmune encargado de controlar la colitis ulcerosa. Cuando los corticoides no funcionan o deben suspenderse, se recurre a los inmunosupresores. Los inmunosupresores deben usarse con prudencia pues pueden producir anemia y alteraciones al hígado. Otro inconveniente de los inmunosupresores es que actúan lentamente, obligando a hacer tratamientos demasiado largos y riesgosos por sus efectos secundarios.

Tratamiento quirúrgico: En el tratamiento de la colitis ulcerosa se recurre a la cirugía en dos casos excepcionales:

  • Cuando la enfermedad está muy avanzada y se debe proceder con urgencia.
  • Cuando la enfermedad es crónica y no responde adecuadamente al tratamiento, produciendo el agotamiento de los intestinos y del paciente.

La cirugía se realiza en casos en los que la colonoscopia y posterior biopsia han identificado la presencia de algún patrón anormal en las células, lo que podría ser un indicativo de inicios de cáncer. Por otra parte, la cirugía es urgente cuando la colitis ulcerosa presenta una hemorragia excesiva, cuando hay alguna toxicidad, cuando el colon se perfora o cuando hay abscesos que no logran controlarse a través de los procedimientos habituales. La cirugía puede contemplar extirpar algunos fragmentos del colon o su totalidad. Se trata de una cirugía de alto riesgo.

 

Recomendaciones y prevención

Desconociendo las causas de la colitis es difícil establecer un plan de prevención. No obstante, se cree que el mantener una dieta equilibrada, un peso normal y una actividad física frecuente son circunstancias que evitan la aparición de los síndromes de inflamación intestinal o colitis.

Así mismo mantener una buena alimentación es fundamental para recuperarse de la enfermedad, pues la colitis podría estimular la malnutrición puesto que el metabolismo podría verse afectado por los síntomas. Especialmente los que tienen que ver con la perdida de apetito, el vómito y las náuseas.

Las personas que están remisión después de colitis ulcerosa pueden continuar un dieta normal siempre y cuando esta sea equilibrada y variada.

Cuando la persona está pasando por un brote las recomendaciones principales a la hora de comer son:

  • Comer porciones pequeñas pero varias veces al día.
  • No consumir alimentos muy fríos ni muy calientes.
  • Utilizar como único condimento la sal.
  • Comer lentamente y masticando muy bien.
  • Evitar consumir alcohol, bebidas gaseosas, café y té.
  • Beber agua o líquidos de manera moderada y no hacerlo al mismo tiempo con las comidas. Privilegiar las bebidas rehidratantes recomendadas por el médico.
  • Evitar ciertas legumbres o alimentos que puedan ser irritantes o que se toleren mal.

Descubre más información en remedios caseros para la colitis.

 

Vídeo

Vídeo del programa “Diálogos en confianza” que trata sobre la colitis y gastritis. Dos de los problemas gástricos más frecuentes que suelen afectar a la población.

 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 voto, media: 4,00 de 5)
Cargando…
 
 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 Comentarios en “Colitis

  • JOSÉ DE LOS SANTOS

    HE LEIDO CON MUCHO DETENIMIENTO ÉSTA PÁGINA, Y ME HA GUSTADO BASTANTE, PORQUE CONSIDERO QUE LAS RECOMENDACIONES QUE SE DESCRÍBEN SON SUMAMENTE IMPORTANTE, ESPERO SEGUIR USANDOLA, PARA ACTUALIZARME EN MUCHOS TEMAS DE SALUD. SALUDOS