Cáncer de endometrio


Compártelo

cáncer de endometrio o endometrial
El endometrio es un tejido que recubre las paredes del útero, es una protección que el cuerpo de la mujer prepara cada vez, por si existiera un embarazo y albergar con seguridad un feto.

Es una membrana que se elimina de forma natural cada mes y que varía dependiendo del momento menstrual: fase menstrual, fase folicular y fase lútea.

  • Durante la fase menstrual el endometrio es desechado junto con la sangre menstrual, aunque el siguiente mes, el útero volverá a crear uno nuevo.
  • Durante la fase folicular es cuando la membrana va a ser creada y ocurre antes de ovular.
  • En la fase lútea el endometrio alcanza su madurez y se convierte en una membrana más resistente, ya que se prepara para alojar al feto.

 

¿Qué es el cáncer de endometrio?

El tipo de cáncer aparece cuando las células de ésta membrana, comienzan a crecer de forma descontrolada. Las células cancerígenas se “pegan” a los músculos del útero,  sea, la matriz.

Durante el ciclo menstrual, las hormonas van cambiando, dependiendo de la fase en la que se encuentra el endometrio.

Al inicio de la menstruación, cuando aún no hay ovulación, las hormonas que se producen son las denominadas estrógenos y si tras la ovulación no ocurre el embarazo, disminuyen éstas hormonas y aparecen las llamadas progesterona.

Pues bien, éste tipo de cáncer genital femenino, está asociado con la primera, con la llamada estrógeno.

Si la mujer tiene reglas regulares, durante las dos primeras semanas de la menstruación, su cuerpo producirá estrógenos, que hace que las células del útero se reproduzcan en mayor cantidad.

En las dos siguientes semanas, producirá progesterona, con lo que se controla el crecimiento de éstas células.

Éstas células se encargan de nutrir las paredes del útero y así prepararse para un posible embarazo y albergar un feto. Si se reproducen en gran cantidad, se acumularán y producirán en la pared uterina un tumor que puede evolucionar en un cáncer.

Vídeo donde doctor nos cuenta y aclara dudas sobre este tipo de cáncer
 

Causas del cáncer endometrial

Ya conocemos qué es el endometrio y dónde se sitúa, pero ¿porqué aparece el cáncer de endometrio?

No se sabe a ciencia cierta qué es lo que produce que las células se tornen en cancerígenas, pero si es posible determinar ciertos factores de riesgo, que aumentan la posibilidad de sufrir éste tipo de cáncer, específicamente femenino.

Lo que sí está bastante claro para la ciencia, es que un desajuste hormonal suele ser la principal causa del cáncer de endometrio. Éste desajuste suele ocurrir con las hormonas anteriormente mencionadas (estrógenos y progesterona) y el descontrol del crecimiento de células en la pared uterina, creando masas o tumores que pueden convertirse en cáncer.

Veamos algunos factores de riesgo, que acentúan la posibilidad de que una mujer sufra cáncer de endometrio:

Agentes que afectan a las hormonas y sus niveles

  • El uso de píldoras anticonceptivas. Suelen reducir considerablemente la posibilidad de padecer cáncer de endometrio. Si la mujer utiliza éste método anticonceptivo durante muchos años, es posible que siga protegida de éste tipo de cáncer, hasta 10 años después de haber dejado de tomar “la píldora”
  • El embarazo es un factor que reduce el riesgo de padecer cáncer de endometrio, ya que durante éste periodo, el cuerpo de la mujer tiende a producir más cantidad de progesterona. El riesgo aumenta, cuando la mujer nunca ha pasado por un embarazo o es estéril.
  • El número de ciclos menstruales que haya tenido la mujer a lo largo de su vida. Cuanto mayor es el número de ciclos totales que una mujer ha tenido en su vida, mayor es el riesgo de padecer éste tipo de cáncer. También depende de si la mujer tuvo su primera regla antes de los 12 años de edad o si la menopausia aparece a una edad más tardía, ya que también es un factor que aumenta el riesgo.
    De todos modos, para las mujeres que tuvieron la primera regla antes de los 12 años, el riesgo se reduce si la menopausia aparece a edad temprana.
    De igual modo, para aquellas mujeres cuya menopausia aparece de forma tardía, no es necesariamente un factor que aumente el riesgo si su primera regla apareció después de los 12 años.
  • La obesidad. Los ovarios son los productores de la hormona estrógeno y los tejidos grasos producen la hormona andrógeno que se puede transformar en estrógeno. Cuanto más obesidad, mayor tejido graso o adiposo y mayor producción de hormonas que se transformarán en estrógeno. Las mujeres con obesidad, tienen dos veces más posibilidad de padecer cáncer de endometrio que una mujer que tenga su peso controlado.
  • Algunos tumores de ovario suelen producir estrógeno, que como ya hemos mencionado, es el mayor productor de células que pueden tornarse en cancerígenas por su exceso.
  • Ovarios poliquísticos. En éste caso, la mujer que padece de síndrome de ovarios poliquísticos, suele tener un desorden hormonal, con andrógenos (hormona masculina) y estrógenos elevados y niveles de progesterona realmente bajos. Éste tipo de síndrome, también suele ser el causante de infertilidad femenina.
  • El uso de dispositivos que se colocan en el útero. Cuando una mujer utiliza algún mecanismo intrauterino para el control de la natalidad, está reduciendo considerablemente el riesgo de padecer cáncer de endometrio. Los estudios se han realizado en dispositivos hormonales, mientras que de los mecanismos que no utilizan hormonas, existe poca información.
  • Padecer de diabetes. Las mujeres que padecen de diabetes, tienen cuatro veces más posibilidades de padecer cáncer de endometrio que aquellas que no la tienen.
  • La edad de la mujer. El riesgo de padecer cáncer de endometrio aumenta según la mujer aumenta de edad.
  • Mala alimentación. Una alimentación basada en exceso de calorías y grasas, aumenta el riesgo de padecer éste tipo de cáncer, ya que como se indicó anteriormente, los tejidos grasos producen andrógenos que evolucionarán en estrógenos, responsables del cáncer de endometrio.
  • Falta de ejercicio. Ciertos estudios han determinado, que las mujeres que practican algún tipo de deporte, tienen menor tendencia a padecer cáncer de endometrio, al contrario que aquellas que no practican deporte nunca o casi nunca.
  • Herencia familiar. En ciertas familias, existe la tendencia a padecer éste tipo de cáncer, así como también padecen cáncer de colon. Esto ocurre por un defecto de un gen.
  • Haber padecido cáncer de pecho u ovario anteriormente. Ciertos factores de riesgo que aparecen en estos tipos de cáncer (hormonas, factores reproductivos y dieta), son también factores de riesgo que aumentan la posibilidad de padecer cáncer de endometrio.
  • Haber padecido hiperplasia endometrial anteriormente. Cuando se padece de hiperplasia, es porque existe una mayor producción de endometrio mayor de lo normal.
  • El uso de radioterapia en el útero por otro tratamiento canceroso. Cierto tipo de radioterapia que se utiliza en la zona pélvica para tratar el cáncer, puede dañar el ADN de las células.

 

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de endometrio?

cáncer endometrio o endometrialAproximadamente el 85% o 90% de las mujeres que padecen este tipo de cáncer, suelen tener síntomas indicativos de éste cáncer. Los más significativos son:

  • Sangrado inusual o evacuaciones vaginales inusitadas. Cuando se producen sangrados o manchados entre menstruaciones o cuando ya ha ocurrido la menopausia, es un síntoma importante a tener en cuenta. Aunque no todos los sangrados atípicos son indicativos de cáncer, si hay que tomarlos en cuenta y consultar con el médico o especialista para descartar un tumor.
    Igualmente es importante controlar las secreciones vaginales para poder descartar un cáncer, sobre todo si no van acompañadas de sangre.
  • Calambres abdominales. Cuando el tumor entorpece el canal cervical, la sangre no fluye y aparecen los calambres en el abdomen.
  • Cambios de peso. Si aparece de forma repentina una pérdida de peso sin explicación, hay que comprobar si está asociado al cáncer endometrio. De todas formas, éste síntoma suele aparecer cuando la enfermedad ya está detectada o al menos en estado avanzado.
  • Dolores en la zona pélvica. Pueden aparecer dolores a la hora de orina, cuando se mantienen relaciones sexuales o en todo el área de la pelvis.

Siempre que aparezca alguno de éstos síntomas, hay que acudir con el médico o especialista para descartar este cáncer endometrial. No siempre padecer éstos síntomas son indicativo de un tumor, pero si es imperativo hacer revisiones en cuanto aparezcan.

 

Diagnóstico del cáncer endometrio

biopsia uterina endometrialCuando aparecen uno o varios síntomas de los posibles relacionados con este tipo de cáncer, lo primero es acudir a nuestro médico habitual o especialista.

Para diagnosticar si los síntomas son debido a éste tipo de cáncer, hay que realizar una serie de pruebas. Lo primero que hará el doctor, será revisar el historial familiar y después realizar un examen físico. Más tarde se procederá a la toma de muestras y otro tipo de pruebas.

  1. Historial familiar: en él, el doctor comprobará la existencia de antecedentes familiares y cuál es la genética de la paciente. Conociendo éstos datos, determinará los factores de riesgo a los que está expuesta.
  1. Examen físico: el especialista ha de realizar un examen general completo de la zona pélvica, para detectar anomalías en el útero.
  1. Toma de muestras: la toma de muestras consiste en tomar una pequeña cantidad de tejido endometrial, es decir, recopilar una pequeña cantidad de endometrio para su examen. Existen diversas pruebas que se realizan en base a ésta muestra endometrial:
    • Biopsia endometrial: es la prueba que se suele realizar para detectar si es cáncer de endometrio. La prueba consiste en insertar un tubo delgado y flexible en el útero y a través de succión, se extrae una pequeña muestra de endometrio. El procedimiento puede producir una pequeña molestia y por eso, algunos especialistas suelen inyectar anestesia local.
    • Legrado: si la prueba anterior no extrajo la suficiente muestra para hacer la prueba o el resultado ha sido positivo y determina que existe cáncer pero no con toda seguridad, entonces se realiza el legrado o dilatación. En ésta prueba, se introduce un aparato para ensanchar o dilatar el cuello del útero y así extraer tejido o realizar un raspado. El proceso puede durar una hora y se precisa anestesia local o general.
    • Histeroscopia: ésta prueba consiste en introducir en el útero un pequeño microscopio, para que el doctor pueda observar bien en su interior. El útero se llena de agua salada, lo que hará más sencillo el proceso de visualización. Para ésta prueba se necesita anestesia local.

Después de la toma de muestras del endometrio, éste es sometido a una serie de pruebas que determinarán si existe cáncer y de qué tipo es.

Las muestras de tejido, son enviadas a un laboratorio de análisis especiales, en donde se observa bajo microscopio si aparece algún tipo de cáncer.

El resultado lo enviará el laboratorio a su médico, quien le indicará qué tipo de cáncer y en qué grado se encuentra (del 1 al 3).

Cuando los resultados indican que el cáncer ya no está en su estado inicial, el médico deberá determinar con diversas pruebas, cual es su estado y a qué zonas afecta.

Para ello necesitará el resultado de nuevas pruebas:

  • Radiografía de tórax. Es una simple radiografía en donde el doctor puede observa si existe extensión del cáncer a los pulmones.
  • Tomografía computarizada. Es una prueba en donde realizan radiografías transversales del cuerpo, mientras el paciente está tumbado en una camilla. La cámara gira alrededor del cuerpo y después todas esas imágenes se unen en el ordenador para crear una imagen 3D del cuerpo de la paciente. Con ésta prueba, se puede ver si el cáncer a afectado a más órganos del cuerpo.
  • Resonancia magnética. Ésta prueba funciona con ondas de radio e imanes en lugar de rayos X. También realiza radiografías del cuerpo de forma transversal como en la prueba anterior, solo que las ondas de radio son absorbidas por el cuerpo, devolviendo después una imagen formada por el tejido y la enfermedad.

 

Tratamiento para el cáncer de endometrio

tratamiento por radioterapiaDependiendo de la etapa en la que se encuentre el cáncer de endometrio, será necesario un tratamiento u otro.

Existen 5 etapas para éste tipo de cáncer, tipo I, tipo II, tipo III, tipo IV y endometrio recurrente.

  • Tipo I: el cáncer aún permanece en la zona del útero. La gran mayoría suelen ser operados, pero dependiendo del tipo, necesitará uno u otro tratamiento que determinará su médico.
  • Tipo III: el cáncer se ha extendido fuera del útero. Se extirpan las Trompas de Falopio y los ovarios.
  • Tipo IV: el cáncer se ha extendido a la vejiga o el intestino. Se extraerá con cirugía todo el cáncer visible. Se suelen extirpar las Trompas de Falopio y los ovarios y se realiza una histerectomía. En algunos casos se aplica radioterapia.
  • Endometrio recurrente: se denomina así, cuando después del tratamiento, aparece de nuevo. Suele aparecer en el mismo sitio o cerca de donde apareció inicialmente o en un lugar más distante, que en éste caso sería en pulmones o huesos. Se aplica radioterapia y en ciertos casos terapia hormonal. En casos más extremos es posible el uso de quimioterapia.
Quizás también te interese conocer sobre:
 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 voto, media: 4,67 de 5)
Cargando…
 
imagen libro de remedios caseros

SUSCRÍBETE GRATIS Y OBTÉN EL LIBRO DE "REMEDIOS CASEROS"


  • + 300 REMEDIOS
  • + 640 páginas
  • Con consejos, causas y mucho más!!

Más de 40.000 personas ya lo tienen!!

 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *