Cáncer de cuello de útero


Compártelo

cáncer de cuello uterinoTodos tememos al cáncer. El peor diagnóstico, o uno de los peores, que nos puede dar un médico, es uno que incluya la palabra cáncer.

Afortunadamente, y a pesar de la terrible enfermedad, estamos en una época donde el acceso a la información es prácticamente universal. Aquí te presentamos toda la información clave y básica del cáncer de cuello uterino.

Como en otras ocasiones te hemos comentado, si padeces ésta enfermedad, o conoces a alguien con ella, esperamos, antes que nada, que mejore, y que la información que te presentamos, resuelva alguna o todas las posibles dudas que tengas.

La información y la asistencia de un médico profesional son el mejor antídoto al miedo, a los prejuicios y a un sinfín de remedios, curas y medicinas (entre comillas) que carecen de base científica y que no aportan nada en el combate a la enfermedad, y provocan que, gracias al tiempo invertido, la enfermedad avance sin la asistencia médica necesaria.

Antes de comenzar con el artículo, debes saber que tan solo en España, 800 mujeres mueren cada año víctimas del cáncer de cuello uterino, y un dato aún más preocupante: el 40% de los casos detectados, se realizan de forma tardía. La información es clave, y acudir a un médico de inmediato, y ante cualquier sospecha, vital.

Te ofrecemos, pues, una guía básica completa para comprender qué es el cáncer de cuello de útero, sus posibles causas, cómo se diagnostica y detecta, y sus posibles tratamientos. Esperamos te ayude.

 

¿Qué es el cáncer de cuello uterino?

cáncer cuello de úteroAntes que nada, definamos brevemente lo que es el cáncer.

El cáncer es un tejido con un tumor (conocer sobre el tumor), o bulto compuesto por células malignas, que crecen sin control, pudiendo tener o no células cancerígenas.

Si es el segundo caso, entonces es un tumor maligno, y hablamos ya de un cáncer, pues comenzará a invadir y destruir tejidos de otros órganos.

El cáncer de cuello uterino es un cáncer que comienza en el cuello uterino, en el extremo inferior del útero que hace contacto con la vagina superior.

El cáncer de cuello uterino comienza en las células que recubren el cuello uterino o lo que se conoce como cuello del útero. El feto, por cierto, crece en la parte superior del útero.

El cuello uterino conecta el cuerpo del útero con la vagina. La parte más cercana a la vagina se le conoce como exocérvix, y la más cercana al útero, endocérvix.

Las dos tipos de células principales que cubren el cuello del útero son, células escamosas, en la exocérvix, y células glandulares, en la endocérvix, respectivamente.

Ambas se encuentran en un lugar que se llama ‘zona de transformación’. La ubicación exacta de ésta zona cambia a medida que la mujer que envejece, y si ésta ha tenido o no hijos.

La mayoría de los casos de cáncer de cuello uterino comienzan en las células ubicadas en la zona de transformación, y debes saber, que no cambian repentinamente a células cancerígenas. Entran primero en un estado llamado ‘células precancerígenas’ que, luego de un tiempo, sí se convierten en cáncer.

Los médicos usan distintos términos para describir éste cambio, entre otros, neoplasia intraepitelial cervical, lesión intraepitelial escamosa y displasia.

Los principales tipos de cánceres cervicales son carcinomas de células escamosas y el adenocarcinoma. Hasta 9 de cada 10 cánceres cervicales son carcinomas de células escamosas.

La mayoría de los otros tipos de cáncer son adenocarcinomas, que nacen en las células de la glándula productora del moco del endocérvix.

Vídeo de Doctor TV donde junto a la oncóloga Claudia Lozada te cuenta sobre el cáncer uterino
 

Síntomas del cáncer de cuello de útero

Tal como te hemos comentado al inicio, el 40% de los casos de cáncer uterino en España se detectaron tarde. Un porcentaje muy grande. En una enfermedad como el cáncer, es vital acudir de inmediato al médico.

El problema está en que no sabemos asociar los síntomas a algo más que una gripe u otra enfermedad, evitando ir al especialista. Es tiempo valioso que se pierde, y en muchas ocasiones, implica el éxito en la terapia.

Aunque, eso sí, existe un problema en el caso del cáncer de cuello uterino: los síntomas son muy poco identificables, de hecho, en ocasiones, no hay síntomas notables que indiquen la presencia de alguna enfermedad.

Los síntomas que comúnmente presentan las mujeres que padecen y han padecido ésta enfermedad son las siguientes:

  • Sangrado vaginal anormal.
  • Sangrado vaginal luego de la menopausia.
  • Sangrado vaginal luego de tener relaciones sexuales.
  • Sangrado o manchado entre los períodos menstruales.
  • Flujo vaginal anormal.
  • Períodos menstruales más largos de lo normal, y más pesados.
  • Dolor durante el coito.

Debes tener claro que presentar uno o más de los síntomas mencionados no significa que tengas cáncer de cuello uterino, ya que la sintomatología es muy parecida a otras enfermedades de menor gravedad.

Si presentas algunos de los síntomas, acude de inmediato con tu ginecólogo de confianza, y si es necesario, anota los síntomas, los momentos en que se presentan, la intensidad y la frecuencia de éstos, son datos que agradecen mucho los médicos.

 

Causas

Como cualquier cáncer, es complicado encontrar las causas concretas que ocasionan el contraerlo. Lo que sí existe, al igual que todos los cánceres, son factores de riesgo que ayudan o propician que una mujer contraiga el cáncer de cuello uterino.

Una de las principales causas, es una infección prolongada del virus del papiloma humano (VPH).

Se ha encontrado una enorme relación de mujeres diagnosticadas con cáncer de cuello uterino, que han sido también diagnosticadas con el virus de papiloma humano, especialmente cuando ésta infección se prolonga más del período normal.

Los principales factores de riesgo son, sin embargo, y además del virus del papiloma humano:

  1. El consumo de tabaco.
  2. Infección del sida (VIH).
  3. Supresión o debilitamiento del sistema inmunológico.
  4. Haber estado infectada, o estarlo, de clamidia.
  5. Exceso de peso.
  6. El uso continuado a largo plazo de anticonceptivos orales.
  7. Haber tenido tres o más embarazos.
  8. Haber tenido un embarazo antes de los 17 años de edad.
  9. Antecedentes familiares.
  10. Una dieta pobre en frutas y verduras.
  11. Uso frecuente de anticonceptivos intrauterinos.
  12. Dietilestilbestrol (estrógeno sintético recetado décadas del 1940 al 1970).

 

Cómo prevenir el cáncer de cuello uterino o de útero

La ventaja, aunque suene frívolo, de éste tipo de cáncer, es que, si se detecta a tiempo, existen muchas probabilidades de superar la enfermedad, y que existen métodos fiables para evitar contraer el cáncer de cuello uterino.

Éstos son los conejos que expertos dan para prevenir el cáncer de cuello de útero:

  • Detecta a tiempo las células precancerígenas: existen pruebas que ayudan a detectar cambios en las células, pudiendo descubrir así células dañinas, pero antes de que se vuelvan cancerosas. Las pruebas del Papanicolaou y del virus del papiloma humano detectan éstos cambios.
  • Aléjate del VPH: Busca las formas de prevenir el virus del papiloma humano, ya que es el principal agente de riesgo del cáncer de cuello uterino. Recuerda que el VPH se contagia en el contacto piel con piel. Busca más información sobre cómo prevenir éste virus.
  • No te infectes del VPH: Normalmente la mayoría de mujeres infectadas con el VPH son jóvenes, con muchas parejas sexuales, o tener relaciones con parejas que han tenido también muchas parejas sexuales. A pesar de que es más fácil el contagio entre hombres y mujeres, también hay un contagio cuando la mujer es homosexual.
  • No fumes: El consumo excesivo de tabaco es considerado también un factor de riesgo para contraer el cáncer de cuello uterino.
  • Vacúnate: afortunadamente existe una vacuna contra el VPH. Con ésta vacuna previenes no solo el virus del papiloma humano, sino que reduces las probabilidades de padecer cáncer de cuello uterino. La vacunación se recomienda en mujeres entre 9 y 24 años de edad.
  • Infórmate sobre métodos anticonceptivos: el abuso de anticonceptivos orales por parte de las mujeres aumenta las probabilidades de contraerlo… intenta que sea el hombre quien sea el que use el método, y busca opciones eficaces, no abuses de las píldoras.

 

Cómo se diagnostica el cáncer de cuello de útero (uterino)

diagnóstico cáncer uterino o de úteroAfortunadamente, el cáncer de cuello uterino es de los que mayor porcentaje de éxito tiene cuando se detecta en etapas tempranas, especialmente cuando las células se encuentran en estado ‘precancerígena’. Detectarlo a tiempo es clave, insistimos en ello.

La prueba más poderosa, es la del Papanicolaou, que detecta el cáncer de cuello uterino en sus etapas más tempranas.

Es por esto que países como Estados Unidos, recomienden a las mujeres de entre 21 y 65 años de edad, hacerse una prueba de Papanicolaou cada tres años al menos.

Si la prueba del Papanicolaou muestra células dañinas, se procede, normalmente a una colposcopia, que consiste en un microscopio con luz para examinar la superficie externa del cuello uterino durante un examen pélvico.

Si se encuentra algún bulto o tumor, se extrae una pequeña muestra del tejido para enviarla a un patólogo y examine el tejido; es lo que conocemos como biopsia. La colposcopia es igual de incomoda que la prueba del Papanicolaou.

Si la colposcopia no tiene éxito, se recurre a pruebas como el legrado endocervical o raspado, o la prueba de la conización.

Si el patólogo encuentra tejidos cancerígenos, se procede a realizar pruebas para determinar el tamaño, el estado del cáncer y el grado de diseminación del tejido maligno, y hasta qué órganos ha llegado, si es que fuese el caso.

Obviamente, cada médico utilizará la prueba que determina oportuna, y pueden ser otras menos generalizadas que las mencionadas. No te asustes si es que te han sometido a alguna poco utilizada.

 

Cuál es el tratamiento del cáncer cuello de útero

Luego de que el médico determine todo el escenario del tumor cancerígeno, su etapa, tamaño, ubicación, grado de diseminación y demás factores, determinará, junto con otros médicos especialistas en distintas áreas, el tratamiento adecuado para la paciente.

Si durante la colposcopia es posible, el médico podrá realizar un procedimiento, entre ellos la electrocirugía con asa, o la criocirugía, que consiste en utilizar nitrógeno líquido para matar las células precancerígenas, o hasta la cirugía con láser, que consiste en evaporar los tejidos malignos.

Si no está en etapa precancerígena sino ya en etapa de cáncer, entonces se optaría por la cirugía, siendo la más común la histerectomía, que consiste en la extirpación del útero, pero dependiendo del perfil de la paciente y del estado del cáncer, se opta por otras como la bipsia de cono y la traquelectomía, que consiste en extirpar parte del cuello superior del útero y la vagina, a fin de preservar la fertilidad, aunque solo puede ser utilizada en tumores de menos de 2.5 centímetros.

Si el cáncer está ya muy diseminado y avanzado, se extirpa el útero y los ganglios linfáticos circundantes e incluso partes de otros órganos, dependiendo la ubicación del tumor cancerígeno, el tamaño y otros factores.

La radioterapia es otro tratamiento utilizado, dependiendo del tamaño del tumor y la fase, siendo común la radioterapia luego de la cirugía para terminar de matar las células malignas que hayan sobrevivido a la cirugía mediante una aplicación de rayos x que las destruye… junto con muchas buenas, y por eso los efectos secundarios de éste tratamiento. Conoce mucho más sobre la radioterapia.

Por último, la quimioterapia, que consiste en introducir fármacos al cuerpo a fin de evitar que las células cancerígenas se reproduzcan y crezcan de tamaño, puede ser por vía intravenosa u oral y aplicada a la par que la radioterapia. Es muy común que se utilice en mujeres que son recurrentes, a fin de evitar una posible segunda cirugía, o quizá tercera. Conoce más sobre la terapia con quimioterapia.

Existe también la terapia dirigida, que consiste en aplicar medicamentos especializados en ciertos tipos de cáncer, y se aplica normalmente a pacientes con un cáncer en estado avanzado.

Vídeo animación 3D sobre diferentes opciones de tratamiento para este tipo de cáncer
 

Conclusión

La ciencia ha ayudado a aumentar los casos en los que las pacientes superan exitosamente el cáncer de cuello uterino y hay todo un catálogo de tratamientos, y sobre todo, pruebas diagnósticas para poder descubrir el cáncer en su etapa más temprana.

La mejor para combatir y vencer al cáncer: permanece en alerta si presentas síntomas extraños, y acude de inmediato a tu ginecólogo o especialista, es clave en el posible futuro tratamiento, y puede significar vencer al cáncer antes de que éste comience a dar su batalla.

 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 voto, media: 5,00 de 5)
Cargando…
 
imagen libro de remedios caseros

SUSCRÍBETE GRATIS Y OBTÉN EL LIBRO DE "REMEDIOS CASEROS"


  • + 300 REMEDIOS
  • + 640 páginas
  • Con consejos, causas y mucho más!!

Más de 40.000 personas ya lo tienen!!

 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *