Beneficios de la actividad acuática en los bebés


Compártelo

bebé y natación
El agua es un básico instrumento de enriquecimiento del pequeño desde sus primeros meses de vida fuera del útero. La matronatación o la natación para bebés podría definirse como una afectiva experiencia, placentera, estimulante y recreativa.

Cuando hablamos de actividades en el agua para bebés en casa, tomamos en cuenta la cuestión lúdica y la cuestión de higiene.

El baño cumple la función de limpiar al pequeño, pero también es el perfecto momento de disfrutar del contacto directo de piel con piel, de aprovechar ese momento de tranquilidad, de conocer más a nuestro pequeño, de dejarlo que experimente e interactuar junto a él, etc. Todo esto favorecerá su desarrollo motriz y físico pero también el afectivo e intelectual.

Si queremos que en un futuro nuestro hijo aprenda bien a nadar y se sienta seguro dentro del agua, tenemos que dejar que se relacione con el este medio acuático de una forma espontánea y feliz.

Para esto no forzaremos la situación y ya sea que en una piscina o en la bañera, dedicaremos los primeros meses de su existencia a trabajar la flotación, la respiración, los desplazamientos, los deslizamientos, etc.

Siempre desde un lúdico enfoque, dejándoles que experimenten con el líquido, chapoteando o intentando coger el agua y divirtiéndose con distintos juguetes como esponjas, regaderas o animales de goma.

Estas actividades le abren todo un mundo de sensaciones por descubrir como el agua que moja, el olor del champú, el ruido del chapoteo, la temperatura fría o caliente, etc.

Ya que los primeros baños en la casa pueden crear ciertas inseguridades cuando los padres son primerizos, aquí van los consejos:

  • El agua debe mantenerse a unos 36º y la habitación o el baño a unos 25º de temperatura ambiental.
  • Quítate las joyas o el reloj, cualquier cosa que pueda dañar la piel del bebé.
  • Ten a la mano y prepara todo lo necesario. No se debe dejar desatendido al bebé ni por un segundo.
  • Procura que no le entre jabón ni agua en sus ojos.
  • No fuerces el tiempo de baño. Si el pequeño está fatigado, sácalo de la ducha, otro día estará dispuesto a gozar durante más tiempo.

 

Natación para bebés

bebé nadando en la piscinaLo que conocemos como natación para bebés tiene poco que ver con el hecho de nadar, por lo menos con lo que cree la mayoría por aprender a nadar, dado que este planteamiento no se podría efectuar hasta los 4 o 5 años. Antes de esa edad los niños son muy pequeños para que desarrollen la autonomía acuática y adquieran los movimientos propios de la natación.

Por esto hay que aclarar que una cosa es el dominio, el disfrute y la adquisición de ciertas habilidades y otra muy diferente es aprender a nadar. Esto es una cosa que los papás deben tener muy claro.

Los bebés recién nacidos están dotados perfectamente de una variedad de recursos y reflejos que hacen el progresivo desarrollo posible de una conducta adaptada en el medio en el que se desenvuelven, para este caso es el agua.

Limitar las experiencias en el primer año de vida a la estancia en en el cochecito de pasear o una cuna, puede significar reducir su desarrollo tanto intelectual como físico del pequeño, en un crítico e importante periodo de su vida.

Todos los pedagogos y psicólogos reconocen la gran importancia de sus primeros años de la vida del individuo y a pesar de eso, seguimos a veces sin prestar la necesaria atención hasta la entrada al colegio.

El objetivo principal y más importante de dicha actividad, se enfoca en reforzar una relación y vínculo de confianza y amor entre el bebé y la madre, haciendo que los dos compartan una original experiencia, irrepetible y única, fortaleciendo la relación cognitiva y afectiva entre padre, madre y bebé.

Además, por si lo dicho fuera poco, se van a crear situaciones de juego y diversión, dentro de un ámbito recreativo.

Pero hay otros beneficios que aportará la natación para pequeños, algunos casi tan importantes como los ya mencionados:

Beneficios de la natación para los bebés

  • Fortalecimiento en el sistema cardio-respiratorio: la natación fortalece los pulmones y el corazón. Gracias al trabajo respiratorio que se hace en el agua, se incrementa la eficiencia en el flujo de la sangre y en la oxigenación.
  • Desarrollo psicomotriz: el pequeño que no camina aún, encuentra con el agua la posibilidad de adquirir un movimiento tridimensional, siendo mucho mayor la continuidad de movimientos y la libertad. A temprana edad comienza a adquirir nociones de desplazamiento de una gran sensibilidad y riqueza, lo que redundará en una coordinación motriz mayor.
  • Ayuda en el sistema inmunológico.
  • Aumento en el coeficiente intelectual: se ha demostrado que los niños que han practicado natación en los primeros dos años de vida desarrollan una mayor percepción del mundo que los rodea, con lo que están aprendiendo ya a ser más observadores y creativos. El agua es un estimulante en la capacidad y desarrollo de juego del niño y este factor repercute muy positivamente en futuros aprendizajes.
  • Fortalece y mejora la relación cognitiva y afectiva entre bebé mamá papá: el realizar un acuático programa para un bebé, lo llevará junto con los padres a compartir situaciones profundas y ricas que no ocurrirán de otra forma pues se van a unir las innatas e instintivas reacciones del pequeño con las vivencias propias que genera la práctica acuática, que sin dudar ayudarán al mutuo conocimiento, enriqueciendo el orgullo y el amor del padre y la madre.

Para finalizar te cito un bonito vídeo donde poder ver a bebés practicando natación junto a sus padres:

 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (sin votaciones todavía)
Cargando…
 
imagen libro de remedios caseros

SUSCRÍBETE GRATIS Y OBTÉN EL LIBRO DE "REMEDIOS CASEROS"


  • + 300 REMEDIOS
  • + 640 páginas
  • Con consejos, causas y mucho más!!

Más de 40.000 personas ya lo tienen!!

 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *