Apendicitis


Compártelo

apendicitis dibujo
Este padecimiento consiste en la inflamación del apéndice y generalmente no se presentan síntomas claros, razón por la que a veces es confundida con otras afecciones como problemas ginecológicos entre otras cuestiones con las que las manifestaciones de la enfermedad son las mismas que las de otros padecimientos, esto suele retrasar el diagnostico.

El apéndice es un tubo cerrado formado de tejidos que se ubica unido al intestino largo. Está en la parte inferior derecha del área abdominal. La inflamación ocurre cuando el apéndice se bloquea o se infecta por el contacto con objetos foráneos o ajenos al cuerpo, con heces o con un tumor.

El médico puede usar un ultrasonido pélvico o abdominal, una TC de pelvis y abdomen o una radiografía para evaluar de forma clara la condición.

El mejor tratamiento y el más frecuente para la apendicitis es extirpar quirúrgicamente el apéndice. Si esta se rompe y crea abscesos, el doctor usualmente recomienda un drenaje para extraer del cuerpo del paciente el fluido infectado.

 

Qué es la apendicitis

Es una condición que se origina por la inflamación del apéndice. Este miembro de tejido es un tubo cerrado en un extremo, por lo tanto no tiene salida, este tubo de tejido se encuentra adherido al intestino.

Cuando el apéndice se bloquea o infecta se produce una inflamación, generalmente los bloqueos que originan la apendicitis son causados por:

  • Un tumor.
  • Cuerpos extraños (sustancias u objetos que fueron introducidos desde afuera).
  • Materia fecal.

Una clara señal de la apendicitis es el dolor, generalmente da en el centro del abdomen o en algunos otros casos da en el costado derecho. Comienza con un dolor difuso pero a medida que se agrava puede ser severo y agudo. Otro de los síntomas que trae el dolor pueden ser nauseas, vómitos o fiebre leve por encima de los valores normales.

Algunos pacientes, sobre todo los niños, suelen presentar pérdida del apetito. Mientras esta condición progresa, generalmente se siente un muy severo dolor en la parte inferior derecha del abdomen.

Mientras que el apéndice continúe inflamándose, los demás síntomas también incluyen:

  • Diarrea o estreñimiento.
  • Fiebre muy alta.
  • Sensibilidad o hinchazón del abdomen.
  • Incapacidad para eliminar los gases.
  • Dolor que empeora o que es muy agudo, o punzadas en el recto, abdomen o espalda.
  • Náuseas o vómitos severos.

La apendicitis suele ser de diagnóstico difícil porque hay otros aspectos que causan síntomas similares. No todos los pacientes que padecen de apendicitis presentan todos los síntomas mencionados.

Si la persona tiene cualquiera de estos síntomas en particular dolor abdominal que es progresivo y constante, deberá acudir de inmediato a su médico.

 

Causas de la apendicitis

Esta enfermedad es producida como consecuencia del conducto interno del apéndice obstruido. Esta obstrucción ocurre por diversos motivos:

  • Hiperplasia de folículos linfoides: es la más común causa de apendicitis. Los folículos linfoides del apéndice funcionan de la misma manera que las amígdalas de la faringe, de manera que si se infectan por un microbio se inflamaran, crecerán y obstruirán. Quizá en las etapas más jóvenes de la vida el organismo humano es aún más propenso a ello, por esta razón se justifica que la mayoría de los cuadros de apendicitis ocurran entre los 9 y los 30 años de edad.
  • Apendicolito o fecalito: de las causas más frecuentes esta es la segunda. A través del intestino grueso transita toda la masa fecal con dirección al ano. Ocasionalmente una pequeña partícula de excremento puede drenarse y quedar en el apéndice.
  • Cuerpos extraños: así como un fecalito o cuerpo extraño que se haya ingerido puede obstruir la luz del apéndice siempre y cuando tenga el tamaño adecuado.
  • Parásitos y Microorganismos: ya sea por obstrucción directa o porque inflaman de más los folículos linfoides. Uno de los microorganismos que más se relacionan con la apendicitis es la Yersinia.
  • Tumores: en raras ocasiones un tumor provoca la apendicitis pero puede ser del colon o del propio apéndice.

 

Síntomas de la apendicitis

Los más comunes síntomas que se presentan en un cuadro de apendicitis se han descrito en un orden clásico conocido como la patocronia de Murphy.

Sin embargo este orden se respeta solo en un 50% de los pacientes, lo que vuelve más complicado el diagnóstico de la apendicitis.

1. El dolor inicia en el epigastrio (en la zona superior del abdomen) o en la región periumbilical (en la parte media del abdomen en la zona del ombligo). Es un dolor continuo y sordo (dolor parecido al cólico).
2. Náuseas y vómitos.
3. El dolor se irradia hacia el área derecha del abdomen y termina por manifestarse en la zona inferior derecha del abdomen de manera continua.

Si uno de estos síntomas se presenta antes que el otro, el diagnostico suele ser confuso. Si aparecen los vómitos antes es fácil que se confunda con una gastroenteritis. Por esto el orden de los síntomas es muy importante.

La falta de ganas de comer o anorexia y la febrícula (tener menos de 38ºC) se presentan en casi todos los casos de apendicitis. Aunque si aparece la fiebre podemos pensar que el apéndice ha sido perforada y se trata de una mayor urgencia.

Varias enfermedades causan dolor en la parte inferior derecha del abdomen que simulan una apendicitis aguda, por ejemplo: diverticulitis de Meckel que consiste en una bolsa o divertículo inflamado que afecta al 2% de la población. Enfermedad de Crohn, ileocolitis ocasionada por bacterias como Yersinia, colitis tuberculosa, colitis amebiana, cáncer de colon perforado, linfoma o alteraciones ginecológicas.

Es de gran importancia destacar que algunas alteraciones ginecológicas como el proceso de ovulación del ciclo menstrual, el embarazo ectópico, quistes ováricos, pueden ocasionar dolores sin fiebre que se confunden comúnmente con un padecimiento de apendicitis. Durante el embarazo la apendicitis se vuelve complicada de diagnosticar porque el apéndice se mueve de lugar, desplazándose hacia el área superior derecha del abdomen.

Esta común manifestación de los síntomas que anteriormente se detallan, no ocurren en lactantes ni en niños menores de 3 años, esto dificulta el diagnóstico. Sucede en parte debido a que la apendicitis cuando es aguda transcurre muy rápido y también es consecuencia de la información escasa que el paciente puede ofrecer.

En personas de la tercera edad, la apendicitis aguda también es un proceso de gravedad, con elevado riesgo de muerte. Los síntomas de apendicitis retrasan el diagnóstico porque no son muy claros. Se muestran como un dolor discreto en la fosa ilíaca derecha sin vómitos ni fiebre y el abdomen hinchado es común por la forma en que se paralizan los movimientos peristálticos naturales del intestino por la apendicitis, a este proceso se le llama íleo paralítico.

mujer tumbada con síntomas de apendicitis

 

Etapas de la apendicitis

Una vez que se obstruye el apéndice, se inicia el proceso de inflamación, que se agrava por la infección de las bacterias que se encuentran de forma natural en el intestino grueso. Esto provoca un aumento en la presión dentro del apéndice y debilita su pared, causando su perforación y ruptura.

Ocurre frecuentemente que el propio organismo intenta detener la inflamación. El tejido que cubre la apéndice se adhiere antes de que se haga la perforación, lo que forma una masa inflamatoria que se le conoce como plastrón apendicular. Lo que va a evitar que las heces se dispersen por toda la cavidad abdominal provocando una peritonitis general.

El resultado final es un absceso ubicado de forma general en la fosa iliaca derecha aunque en otros casos se acentúa en la parte baja de la pelvis.

Muy pocos casos se curan por si solos, son menos del 30% y dejan solo un tejido de cicatrización. Sucede solo en los casos de apendicitis subaguda. Pero en la mayoría de los cuadros inflamatorios o infecciosos del apéndice puede desencadenar serias complicaciones si no hay atención médica a tiempo.

Hoy en día es poco común que se presente una peritonitis general, solo en casos de personas que tienen las defensas muy débiles como los ancianos o en personas con apendicitis demasiado avanzada por un mal diagnostico o diagnóstico tardío.

En los bebés y niños pequeños, la apendicitis puede progresar muy rápido hacia perforar el tejido y la peritonitis general ya que a por ser a edad tan temprana la estructura del tejido del apéndice es muy ineficaz y pequeña para detener la infección.

Normalmente es algo aceptable que la perforación suceda entre las 24 y 48 hrs desde que iniciaron los síntomas, pero en un bajo de los casos se puede perforar antes de las 24 hrs.

Las etapas de la apendicitis

Cuando se basan en la apariencia macroscópica y en los hallazgos se logran diferenciar distintos estadios o fases de la apendicitis, estos van de menor a mayor dependiendo el nivel de gravedad en que se encuentre el paciente.

Etapa 1 Apendicitis simple:

Cuando el apéndice es obstruido, el moco que segrega como lo hace cualquier parte del intestino, no podrá fluir de manera libre y comenzara a acumularse en la parte interior. Esto provoca que las bacterias que son parte de la flora del intestino se multipliquen en niveles excesivos y se inicie el proceso de inflamación. En esta etapa del padecimiento, el apéndice luce normal y solo se puede reconocer la inflamación por un microscópico.

Etapa 2 Apendicitis fibrinosa o flemonosa:

Lentamente el apéndice comienza a aumentar su presión en el interior. Llegando un momento en que la presión es tan grande que la sangre no logra irrigar de manera correcta el apéndice. La apariencia del apéndice es agrandada y roja.

Etapa 3 Apendicitis gangrenosa:

Se van debilitando las paredes que cubren el apéndice, tanto por el aumento de la presión interna como por la falta de riego sanguíneo. Hay partes que se comienzan a necrosar, pueden segregar pus y se tornan color negro.

Etapa 4. Apendicitis perforada:

En la etapa final y más peligrosa es en la que las paredes se rompen y liberan todas las heces y la pus hacia el interior de la cavidad del abdomen, dando lugar a un severo cuadro de peritonitis.

Cada una de las etapas sucede en el transcurso de 24 a 36 horas desde el comienzo del proceso en los adultos, en cuanto a los niños pequeños la forma en que progresa la enfermedad es regularmente muy rápida, tanto que la primera de las tres etapas suelen darse antes de que se lleve al menor a una consulta médica.

 

Complicaciones de la apendicitis

Las más frecuentes complicaciones que conlleva la apendicitis son:

  • Peritonitis difusa.
  • Absceso abdominal.
  • Pileflebitis: la más rara y grave, se forman émbolos que pueden formar abscesos porque se acumulan directo en el hígado.

Hoy en día es poco común que estas complicaciones se generen, solo en el caso de ancianos o personas a las que se les diagnostico tardíamente este padecimiento.

 

Tratamiento de la apendicitis

El más común de los tratamientos utilizados para curar la apendicitis es una apendectomía o cirugía que consiste en remover quirúrgicamente por completo el apéndice.

Aunque puede complicarse en casos de pacientes a los que se les rompe y se forman colecciones de pus o abscesos. En estos casos además de realizar la apendectomía, el médico puede recomendar que se haga un proceso de drenaje para lograr expulsar todo el fluido de su cuerpo. Cuando un paciente es sometido a un drenaje percutáneo del absceso, durará en hospitalización por algunos pocos días.

Generalmente el seguimiento se hace de manera ambulatoria y su médico de intervención se hará cargo de asegurar que la curación y recuperación proceda correctamente de acuerdo a lo planeado.

Es muy importante tomar en cuenta la forma en que se manifiestan los síntomas para poder tener un diagnóstico oportuno y de esta manera evitar complicaciones innecesarias ya que la salud puede verse gravemente afectada si se llega a la última fase o incluso llevar a la muerte, lo cual se puede prevenir al estar alerta de las señales que brinda el cuerpo.

En el siguiente vídeo puedes ver una operación de apendicitis:

Quizás también te interese conocer sobre:
 

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 voto, media: 4,67 de 5)
Cargando…
 
imagen libro de remedios caseros

SUSCRÍBETE GRATIS Y OBTÉN EL LIBRO DE "REMEDIOS CASEROS"


  • + 300 REMEDIOS
  • + 640 páginas
  • Con consejos, causas y mucho más!!

Más de 40.000 personas ya lo tienen!!

 
   

El contenido ofrecido en MundoAsistencial.com es sólo para propósitos educativos e informativos. No sustituye consejos médicos profesionales, de tratamientos o de diagnósticos. No desatiendas o tomes decisiones terapéuticas sin consultar los consejos de tu médico ni retrases el tratamiento que te recomienda debido a algo que hayas leído en esta web.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *